Werewolf & Assassin Capitulo 10

CAPITULO 10

 

Para las 15:30 del día, Peter había regresado a la ciudad de Brahim, con el bolso en su hombro al menos tenía el botín de los cristales obtenidos de aquellos Cryptian a los cuales se cargó, tan solo debía buscar el edificio donde se alojaba la tal “La Asociación” y entregarlos para cobrar la recompensa, pero había un problema…

— ¿Dónde se supone que queda ese lugar? –Se preguntó a sí mismo —Ah mierda, olvide ese detalle.

 

Intento preguntarles por indicaciones a varios ciudadanos que transitaban a su alrededor, pero todos les daban indicaciones de ir por barrios y calles que él desconocía, paso cerca de una hora completa tratando de obtener algún dato que pudiera entender y dado a que no era bueno en el tema de la orientación para una ciudad tan grande a la que casi nada conocía, sus esperanzas eran mediocres.

 

— ¡Aaaah!… maldita sea… -Dijo el chico tomando asiento en un banquillo de una plaza —A este paso voy a terminar hallando ese lugar en semanas, lo único que he conseguido hasta ahora son las molestas y pedantes propuestas de reclutadores religiosos.

 

Y cuando menos, un joven devoto seguidor de su fe vestido de camisa blanca, pantalones azules y una corbata roja, se acerca con su libro sagrado al muchacho del banquillo, con sentidos energéticos y una fuerte voluntad, decidido a llevar a cabo la palabra de su religión a él.

 

— ¡Hermano, escucha mi mensaje de paz!, ¡pues los humildes seguidores de la gran diosa buscan aquellos que puedan expandir sus palabras a todo el mundo de…! –Le proponía el reclutador religioso.

 

— ¡Cierra la maldita… la mísera… la estúpida… Y LA JODIDA BOCA! –Le interrumpe el chico peliblanco cerrando la boca del hombre con su mano en ella —Te lo advierto, si vuelvo a escuchar otra puta palabra sobre tu diosa o lo que sea, voy a tomar tu preciado libro, luego lo voy a lubricar y finalmente te lo meteré directo EN EL CULO para que tus queridas escrituras sacras lleguen a lo más profundo de tu colon, ¿¡he sido lo bastante claro!?, ¡pedazo de escoria, PUTRIDA!.

 

Al retirar el muchacho su mano de la boca del hombre reclutador de su orden religiosa, este asustado comienza a alejarse de Peter.

 

—Carajo, para ser otro mundo, la religión tenía que joderla aquí también, bueno, mejor eso a que lo haga el internet… por ahora.

 

Sin indicaciones o pistas sobre que hacer, el muchacho peliblanco se centra en sus pensamientos, reflexionando sobre qué hacer ahora, necesitaba ese dinero, pues aunque solo tenía 7000 Ralods y una noche en la habitación barata del establecimiento donde durmió la última vez costaba 2000 la noche, pero debía pensar también en la comida, ya que su estómago le estaba gruñendo.

 

—Esa sí que es una barriga hambrienta –Dijo una mujer acercando al chico.

 

Volteando la vista, Peter se reencontró con Erina Brohek, la cazadora que conoció en “La Osa Golosa”.

 

— ¿Qué puedo decir?, después de una buena matanza me entra tremenda hambre –Se excusó él ante la cazadora.

 

— ¿Así que lograste con el trabajo?, nada mal para un novato.

 

—Lo único difícil fue tener que cargarme un tal Hodgoblin, ya que era un Cryptian de nivel 2, pero valió la pena esa pelea.

 

—¿¡Venciste a un Hodgoblin con tu nivel!?, ¡jajaja!, ahora si tienes toda mi atención.

 

Peter oculto el detalle sobre la mujer loba con el que se topó, ya que prefería dejarlo en secreto.

 

— ¿Y qué haces aquí sentado?, bromearía diciendo que pareces perdido –Comenta Erina.

 

—Pues acertaste, estoy perdido, pues no tengo ni jota idea de donde está esta esa tal “La Asociación” y tengo una buena pasta que sacar de allí con este botín –Dijo con sinceridad el chico señalando su bolso.

 

—Púes estas de suerte, ya que me dirijo hacia allí, también tengo que cambiar estos cristales por una buena suma.

 

—Entonces no perdamos el tiempo, después de usted, señorita.

 

—Lindo, eres todo un caballero con modales, me pregunto qué tan “caballeroso” serán tus otras cualidades.

 

—Oh, ¿detecto un pico de picardía en esas palabras?.

 

—Jeje, será una caminata interesante.

 

__________________________________________________________________

 

En el trayecto, Peter aprovecho para consultar ciertas inquietudes, en especial una en concreto, tras lo ocurrido hoy en su primera cacería de Cryptian, aquella experiencia aún estaba perceptible en su mente, en relación al momento en que su cuerpo era “incontrolable”.

 

—Dime Erina, los hombres lobos existen, ¿no? –Pregunta él.

 

—Por supuesto que sí, en este mundo hay criaturas que no son Cryptian, pero son tan peligrosos como uno mismo, y los hombres lobos son una de ellas, bestias bípedas con una fuerza e inteligencia semejante al hombre –Respondió Erina —Te lo advierto, si alguna vez vas en solitario y te topas con solo uno de ellos, en especial de noche, es preferible para ti huir, los hombres lobos andan en grupos, son cazadores por naturaleza y no dudan en matar a cualquier humano con el que le crucen.

 

—Entiendo, son peligrosos, mi pregunta exacta era… si un hombre lobo muerde a un humano, ¿este se convertirá en hombre lobo?.

 

La pregunta del muchacho peliblanco hizo que la cara de Erina tuviera una reacción de asombro y luego cambiara a una sumida en una profunda carcajada.

 

—Oye si te vas a poner así, entonces no respondas –Opina el chico con una expresión molesta.

 

—Jajaja… disculpa… es que olvide que eras del campo, pero en serio me sorprende que no lo sepas –Dice ella con honestidad —En cuanto a tu pregunta, pues no, un humano no puede contraer la licantropía de ninguna manera, así como tampoco puede ser convertido en un vampiro, demonio u otras anormalidades que altere su humanidad, todo gracias a la bendición de la diosa.

 

—¿A quién?.

 

—A la bendición de Artemisa, la diosa “única”.

 

El mundo alguna vez fue hogar de muchas deidades, bastantes de ellos, pero todos en común estaban cansados de que así fuera, todos tenían la mera idea de ser la figura central de adoración, por ello, una batalla a muerte entre todos los dioses existentes fue llevado a cabo, a este evento se lo conoció como “La Guerra de la Ascensión” y sucedió hace 500 años.

 

Entre tantas muertes divinas, solo uno salió victorioso, o mejor dicho victoriosa, Artemisa, tras haber ganado la contienda, se volvió el icono de adoración principal, la única deidad viva, pero ella tan solo velaba con sus bendiciones a tres razas en concreto; los humanos, los elfos y los Drergoh.

 

A todos los demás ella los ignoraba, los discriminaba, pues para la diosa sus palabras solo serían alcanzados por los nombrados “Las Tres Razas”, entre sus bendiciones para los humanos, estaba aquel que protegía su misma humanidad ante las aberraciones que podrían corromperle. Fue la explicación resumida que Peter obtuvo de Erina.

 

—Dioses matándote entre ellos para ser el “presidente espiritual del mundo”, suena bien –Opino él en voz alta.

 

—Por eso los humanos sobresalen como raza junto al resto de los aceptados por Artemisa, ¿alguna otra pregunta?.

 

—Sí, ¿cómo diablos el mundo entero sabe del resultado de esa guerra?, ¿qué los dioses no viven en una lugar o dimensión o “donde carajo sea” muy diferente a este?.

 

—La palabra correcta seria “otro plano”, y si, las deidades viven en uno diferente al nuestro, y la forma en que todo el mundo sabe sobre la “La Guerra de la Ascensión”, fue gracias a los “Oráculos”, los mensajeros de los dioses, en los registros explican que ellos transmitieron cada suceso ocurrido en esa batalla a muerte.

 

—Supongo que con la muerte de cada dios, los oráculos de las raza marginadas se habrán jodido con la situación.

 

—Pues sí, se jodieron, ya que los únicos con oficio de oráculos “funcionales” tan solo pertenecen a “Las Tres Razas”.

 

__________________________________________________________________

 

Habían llegado a la ubicación de “La Asociación”, se trataba de un amplio edificio hecho mayormente de madera, pese a tener una gran altura tan solo constaba de un piso, en su interior albergaba un extenso salón con personas armadas ya sea mirando un tablón con encargos de cacería para realizar o yendo a una ventanilla el cual es atendido por un hombre pelinegro de piel caucásica y gabardina marrón.

 

Todos los individuos armados eran cazadores, o más bien, cazadoras, de entre 20, tan solo 2 eran hombres, el resto lo componían mujeres que en su mayoría albergaban mayor experiencia y mejor equipo.

 

—Es por aquí –Le dijo Erina a Peter.

 

La muchacha pasa por la ventanilla y es atendida por el individuo de la gabardina, entrega los cristales negros y en una bolsa suya se le da las ganancias de su botín, retirándose con un “adiós” y “gracias”.

 

—Tú sigues, chico.

 

Peter sin más demora, se asoma por la ventanilla para ser el próximo en ser atendido.

 

—Buenas tardes, joven, ¿me permites tus cristales mágicos? –Pregunto cortésmente el empleado de la ventanilla.

 

Peter tomo de la bolsa todos los cristales y se los entregó al educado sujeto, quien usando ambas manos los evalúa.

 

—Fascinante, según los “registros”, estos cristales pertenecen a un grupo de Cryptian que estaban bajo un “encargo de caza” reciente, con un nivel de dificultad “mínima”, casi todos son goblins y se aprecia de sorpresa un Hodgoblin, parece que él los lideraba –Describió el hombre tras su “evaluación”.

 

— ¿Cómo rayos supo todo eso en cuestión de segundos solo teniéndolos en las manos? –Pregunto abrumado el chico.

 

— Es mi habilidad, tocando los cristales puedo percibir su “valor” y por supuesto, los “recuerdos” del Cryptian procedente de este, con la finalidad de saber a qué clase de criatura vienen estos cristales y también para comprobar la veracidad de si concuerdan con algún “encargo de caza”.

 

Desde el punto de vista del chico, su explicación tenía bastante sentido, una habilidad muy útil para un establecimiento como este que se encargaba de gestionar el control e intercambio de cristales por dinero. El individuo de la gabardina hizo entrega a Peter de 15.000 Ralods entre los goblin eliminados y el encargo cumplido, más 2.500 extras por la eliminación del Hodgoblin, recibiendo una ganancia total de 17.500 Ralods en 17 billetes de 1.000 y uno de 500

 

—Gracias, buen hombre –Dice Peter recibiendo su recompensa y guardándola en su bolso.

 

—Oh, pero no soy hombre, igual gracias por el gesto –Comenta él.

 

—Ah, ya entendí, es travestido, no tengo problemas con eso.

 

—Tampoco soy mujer.

 

—¿ Pansexual?.

 

—No, básicamente no soy hombre o mujer, soy una máquina –Dijo él quitándose su rostro un momento para revelar que en su interior había un conjunto de engranajes y piezas mecánicas.

 

—Que loco… ósea, ¿eres un robot?.

 

—El termino correcto sería “autómata inteligente”, creado y programado por mis “superiores” con la finalidad de llevar a cabo las riendas de “La Asociación”.

 

Con una interesante anécdota aprendida y dinero reclamado, Peter se retira junta a Erina del establecimiento, no sin antes, notar las miradas de las varias cazadoras del lugar en él.

 

—Es una pena que no pueda quedarme un día más aquí, me hubiese gustado “celebrar” el éxito de tu primera caza –Dijo ella con cierta frustración.

 

— ¿A dónde vas?.

 

—A “Niwooldat”, he aceptado formar parte de un encargo de caza junto a otras cazadoras, será un trabajo bastante problemático ya que estaré allí como un mes o quizás más tiempo, debo prepararme para partir antes de la medianoche.

 

— ¿Un trabajo de cacería en grupo con un estimado de 1 mes que crees que se tardara en lograrlo?, debe ser una presa bastante jodida.

 

—Y mucho, no somos el único grupo que ha puesto en marcha para ir hacia allí y darle caza, quien se haga con su cristal, se llevara mucha pasta de por medio.

 

—Suena a algo con el que disfrutaría ensuciarme las manos, con tooooodo placer.

 

—Mmm… me habría gustado que vinieras, pero esto es una cacería a otro nivel y no quisieras que la pasases muy mal… tan pronto, ha sido un placer pasar el rato contigo, si nos volvemos a ver, tendremos bastante tiempo para “conocernos mejor” –Guiña ella su ojo derecho y luego se despide tomando su camino.

 

Peter por su parte marcho hacia “La Osa Golosa”, pues debía saciar el hambre que empezaba a incordiarle, en su camino se sentía molesto, pues pese a haber obtenido dinero de su cacería, aún estaba el asunto de su arma, perdió la suya en manos de la mujer loba y debía si o si, hacerse con un reemplazo o no tendría chances para otra ronda de caza.

 

Como no conocía alguna tienda centrada en la venta de armas, resolvería esa duda con los barman de “La Osa Golosa”, pues en términos de información, ellos estaba lo bastante informado y seguro que sabría explicarle con indicaciones comprensibles adonde ubicar uno o mejor aún, el más acorde a su “presupuesto”.

 

__________________________________________________________________

 

En su trayecto por las calles de Brahim hacia su destino, Peter detiene sus pasos de manera inmediata, pues había captado la presencia de la “sed de sangre” de alguien o algo acercándose a él, procedía de su lado derecho, pero antes de que pudiera voltear y reaccionar a tiempo, dicha presencia moviéndole a una velocidad bestial, toma al chico peliblanco de los hombros y lo lleva hacia un callejón que estaba cerca.

 

Colocándolo contra la pared mientras sostenía sus brazos, Peter mira detenidamente a su agresor, para ver que se trataba de una mujer de pelo negro casi de su edad, pero no cualquiera, su rostro, piel y peinado, se trataba de la misma muchacha de aquella cueva que fingía ser una indefensa prisionera para hacerse con el botín del Hodgoblin, ¡era aquella mujer loba y está aquí en Brahim, justo ante sus ojos!.

 

Continuara…

 

 

DIARIO DE UNA VIDA PASADA:

 

24 DE FEBRERO DEL 2014: Uno de los chicos intento escapar hoy, no era la primera vez que alguien lo intentaba, ya hubo casos anteriores y todos terminaban con castigos corporales que dejaban horribles y dolorosas hematomas en sus cuerpos como recordatorio de sus acciones.

 

Pero este en especial, monto un escándalo lo suficiente para hacer enfurecer al mandamás de este lugar, un obeso hombre pelón y canoso en sus 40, que presumía siempre su traje blanco y joyería extravagante de oro que adornaba en la mayoría de sus dedos.

 

A todos nos hicieron llamas al taller para presenciar en primera fila, la manera en que ese chico seria castigado. El escapista que fallo con su cometido, era un muchacho de 11 años, tenía mi edad, estaba sujetado fuertemente en el aire por gruesas cadenas y bajo él se hallaba un barril lleno de ácido.

 

A todos se nos prohibió voltear la mirada o cerrar los ojos, pues seriamos castigados brutalmente de hacerlo, a cada uno de los presentes, incluyéndome, nos obligaron a ver la vil y cruel manera en que sería ejecutado aquel chico cuyo escape fallo.

 

Lentamente era bajado hacia el barril con ácido, él suplicaba desesperado que parasen, pero eso solo animaba a los adultos que manipulaban el instrumento con el que lo descendían de a poco, a saborear aún más cada segundo de su miedo y su miseria emocional.

 

Cuando sus pies fueron los primeros en tocar el letal químico, gritos de angustias acompañados de lágrimas, salían del chico y era acompañado con las risas enfermizas de sus torturadores.

 

El chico murió para cuando todas sus extremidades inferiores terminaron en el barril, pero eso no detuvo a que continuaran descendiendo su cuerpo sin vida hasta detenerse cuando ya lo habían sumergido casi a la altura del cuello.

 

Elevaron su cadáver para exhibírnoslo después de aquel “baño” de ácido, asqueante quemaduras que detallaban visceralmente sus tejidos y huesos consumidos por el letal químico, muchos vomitaron de solo verlo, el gordo mandamás amenazó con hacerlo con el próximo que intentase escapar, de esta manera fuimos regresado a nuestras celdas, con una traumatizante lección aprendida hoy, estos tipos no duraran en darnos la muerte más dolorosa e inhumana posible.

 

FIN DE LA ENTRADA 9

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s