Werewolf & Assassin Capitulo 9

CAPITULO 9

 

—Mis brazos ahora están libres… pero sigo sin poder mover un centímetro de mi cuerpo, pero lo que más me frustra… ¿¡cómo demonios termine en esta situación!? –Posaba por su cabeza el chico peliblanco ante tal evento de resultados sexuales.

Con las inhumanas garras de sus manos las clavo en las nalgas de la mujer loba y luego acerco su lengua lamiendo sin crepúsculo la vagina de la chica loba.

 

— ¿¡Que crees que estas…? –Ella es incapaz de terminar su pregunta al sentir el lujurioso placer de una carnosa lengua tocando su interior.

 

Y no era para menos, la forma en que se movía, giraba ese musculo del habla “violando” las paredes vaginales de la licántropa, haciendo que gimiera y sus jugos comenzaran a salir a flote, pareciera todo un experto en el sexo oral.

 

Pero lo cierto es, que no era la voluntad de Peter quien hacia todo eso, era algo más, una personalidad bestial que se había apoderado de él, no parecía tener consciencia o una inteligencia semejante al humano, pues su comportamiento resaltaba un instinto semejante a un animal.

 

Cuando esta “personalidad” despertó, lo primero en que pensó al tener tal pieza femenina ante sus ojos, era el libido que trascendió a su mente e impulso a su cuerpo actuar por inercia sin en la más mínima consecuencia de sus actos.

 

Peter pese a no moverse o poder hablar, sentía cada estimulo que su cuerpo experimentaba, mientras sometía con su mismo remedio a la licántropa. Al cabo de solo pasar el primer minuto, el cuerpo del muchacho de pelo blanco logra destrozar las ataduras de sus piernas, consiguiendo liberarse por completo.

 

La chica loba pese a darse cuenta, no tuvo tiempo para reaccionar, pues al instante en que el chico se liberó, aprovecho esa misma libertad, para mover su cintura hacia arriba y forzar a la loba a tragar por completo todo su pene de un bocado, una y otra y otra vez, sin detenerse.

 

No bastaba con solo su vagina, pues ahora él atentaba contra la boca de ella, aunque al principio ya recibía dicho placer oral, ahora denotaba como el dominante en el libertinaje sexual.

 

La licántropa fácilmente podría hacer uso de su fuerza sobrehumana para voltear el juego a su favor, pero el placer de ser dominado por él, de recordar su bello cabello blanco y la forma salvaje en que lamia su vagina y hacia que se lo chupara, era un grado de placer que ella no quería detener, como un fetiche extraño, ella disfrutaba de la situación.

 

El cuerpo de Peter aumentaba la velocidad de su cintura y su lengua era más violenta, acercando hasta el último centímetro de su boca a la vagina de la lupina en el trascurso para “comérsela” sin compasión, llegando al punto de conseguir tocar una parte sensible dentro de ella y causar el éxtasis final.

 

La mujer loba eyacula chorreando todo su fluido en la cara del muchacho y al mismo tiempo, el muchacho eyacula fuera de la boca de la licántropa manchando toda su cara con su blanca semilla.

 

La mujer cae rendida ante su orgasmo y el muchacho se levanta mirándola fijamente con una maliciosa sonrisa, como si aún no tuviera suficiente, extiende uno de sus brazos con intención de tomarla de una de sus piernas, pero su diabólica mueca pronto es cambiada por una de suma alteración.

 

Retrocede con sus manos en su cabeza como si sintiese una enorme jaqueca, sus ojos vuelve a su color normal, los caninos de su boca desaparecen y las garras de su mano se reducen hasta ser uñas normales, cuando todos estos rasgos volvieron a su estado original, Peter recobra nuevamente el control de su cuerpo.

 

— ¡Ya era la jodida hora!… –Exclama entre rabia.

 

Luego mira detenidamente a la mujer loba en el suelo y analizando rápidamente la situación, toma ventaja de ello, agarra su bolso el cual yacía cerca y huye de la cueva corriendo a toda velocidad como si el diablo le persiguiese.

 

Con su habitual forma de ser, optaría por matar a la inhumana chica, pero no estaba entre sus chances, su espada había desaparecido y no había arma alguna con la que lograr tal cometido, podría valerse con sus manos, pero sería demasiado estúpido tentar su suerte y confrontar desarmado a una criatura humanoide cuya fuerza es mayor a la suya.

 

Peter se sentía frustrado de huir y haber perdido su espada de por medio, supuso que ella la tenía y la había colocado en esa extraña caja mágica flotante que poseía, aun así, tuvo que aguantarse toda esa negativas emociones de decepción, porque de dejarse llevar y tratar de recuperarla era equivalente a morir y él era lo suficiente sensato para entender, que no valía la pena morir, no ahora que empezaba a dar sus primeros pasos en este inhóspito mundo.

 

—Maldición, esto es humillante… -Dijo con agobio en sus pensamientos—Y ahora que lo pienso, ¡guacala! –Expreso con asco tras escupir — ¡Me acabo de tragar parte de sus pútridos fluidos!, espero que no me vaya a contagiar con una ETS.

 

Con ese preocupante pensamiento en mente para distraerse de su arma perdida, el chico continúa su retirada para dirigirse a la ciudad Brahim.

 

__________________________________________________________________

 

Por su parte la mujer loba se levanta luego de tal “relajante” experiencia, su mirada se torna pensativa y toma con su mano un poco de la semilla del muchacho para saborearlo con su lengua.

 

—Este sabor… es extraño…

 

Pero lo que más resalto de sus sospechas, fueron las heridas en sus nalgas ocasionadas por las garras de Peter, dado a su licantropía, poseía un factor curativo natural de su raza y aquella superficiales heridas ya se habían regenerado.

 

La forma de comportarse del chico, su extraño olor humano como si oliese más bien a un animal de índole salvaje y aquello con que le clavo en sus partes carnosas traseras y que a pesar de no haber visto que era, ella sintió por experiencia sensorial que sin duda eran un par de garras no humanas, le dieron una conclusión difícil de creer.

 

—No me digas que él… ¿¡él es un…!? –Decía aguantándose la emoción con un fuerte hormigueo en el cuerpo.

 

Continuara…

 

 

DIARIO DE UNA VIDA PASADA:

 

7 DE FEBRERO DEL 2014: Otro día más, otro arduo trabajo de esclavo en el taller, no sé exactamente donde estábamos, solo sé que en algún sótano olvidado de la mano de dios… o de quien sea.

 

Sentado y sobre una sólida mesa de metal, estaba en compañía de otros niños de mi edad y otros de mayor o menor años, nos obligaban a manipular grandes cantidades de un sospechoso polvo azul y a colocarlo cuidadosamente dentro de muchas bolsas de plástico para darle forma de un bloque.

 

Tocar mucho tiempo este extraño polvo azul ocasionaba un molesto comezón en las manos y hace falta añadir que nos hacían hacer esto sin siquiera darnos unos guante, por lo que no quedaba de otra que aguantarse.

 

Éramos supervisados por un considerable número de adultos, armados con porras de acero y bates con clavos, al primero que se quejara o lo hiciese mal, como por ejemplo tirar algo de ese polvo al suelo por accidente, recibía un escarmiento de primera en una de sus extremidades inferiores o el abdomen, por no mencionar también a los ojos, así es como me gane mi marca.

 

Pero nuestra desgracia era compasiva, pues a las mujeres les iba peor, podíamos oírlo, todos nosotros, gemidos provenir del piso de arriba, sonidos sucios y pervertidos de chicas de diferentes edades, ellas eran… explotadas de otro modo y no importaba la edad, de hecho, cuanto menos años tenía una de estas chicas, más clientes de “cierto gusto” atraían, ellas eran las más frecuentadas, todos los sabíamos y nos horrorizaba de solo pensarlo.

 

No me explicaba, ¿¡cómo pudieron tal tipo de escoria terminar en este lugar!?, pensaba que esta ciudad bajo tierra, solo eran selectos aquellas personas más idóneas para fomentar una segunda oportunidad al hombre, pero estos tipos… estas basuras, ¿¡acaso parece que fomentan mínimamente dicho requisito!?, es injusto…

 

__________________________________________________________________

 

La ronda de hoy culmino, como siempre, era llevado como a otros por la fuerza hacia una sala llena de celdas y arrojado a una con brusquedad, dejado a mi suerte para descansar y sirviéndome a los pocos minutos mi comida, un plato con una asquerosa crema blanca que parecía engrudo, junto a un pedazo de pan y un vaso con agua, sin nada de cubiertos.

 

Niños que han estado más tiempo en este lugar, apenas recibían el suyo, como animales se lanzaban a devorarlo sin pensárselo dos veces, los pobres diablos ya estaban acostumbrado al asqueroso sabor de esta cosa.

 

Por mi mente, la inquietud de aquellas palabras que recordaba de la primera vez que llegue aquí, volvieron a resonar, cuando uno de esos hombres me dijo que ocurrió con mis padres.

 

“— ¿Tus padres?, ¡tonto!, ¡nunca más los veras!, ¡tus padres están muertos, BIEN MUERTOS!, ¿cómo crees que supimos donde vivías?, ve a acostumbrándote, esta será tu larga y rutinaria vida cada maldito segundo que respires, jejejejeje”

 

Me negaba a creerlo, me negaba a creer que mis padres habían muerto, ¡sé que ellos están allí, vivos en alguna parte!, debo dar con ellos, ¡tengo que encontrarlos!, pero ahora… tenía otros problemas por delante, solo podía animarme el hecho de que ellos estuviesen esperándome en alguna parte y yo debía hallarles a como de lugar.

 

FIN DE LA ENTRADA 8

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s