Capítulo del domingo puesto en lunes por pereza del traductor

Kon’nichiwa minna-san ~~♫♫ !Shu-chan reportándose¡ Aquí os traigo el último capítulo del pack, espero que lo disfrutéis, después de todo parece ser que es el preludio de rikura y zhukulencia. ( ͡° ͜ʖ ͡°)

Traductor: Shu-chan

Editor : Bro-chan

Capítulo 11

 

Al no tener elección (en nada), Della se unió a regañadientes a mi grupo, y empezamos con el asesinato. Honestamente, ella era un poco más cooperativa cuando le prometí que podía verme tomar a la Sacerdotisa. Después de todo, toda esa cosa de dar sufrimiento era de su gusto.

 

Los cultores que encontramos fueron, en su mayor parte, locos, no tan malvados. Della era una de las excepciones a la regla de ‘loco de mierda’, pero entonces, había estado huyendo de algunos funcionarios que se daban cuenta de sus actividades. ¡Intentas iniciar un burdel de tortura al lado de un templo de un dios que valora la castidad, y todo el mundo pierde la cabeza!

 

De todos modos, ella tuvo que moverse, y cayó en este culto como una manera de salir de la ciudad rápidamente. Una vez dentro, difícil de salir. Especialmente porque, en ese punto, ya estaban bien dentro del bosque para encontrarse con la Sacerdotisa en su cabaña. Y viendo el collar alrededor de su cuello, ella casi pensó que Ambrose (el tipo que perdió su cabeza) iba a tratar de ponérselo en algún momento durante su patrulla de hoy. Por suerte para mí, llegué primero.

 

Matar constantemente a los cultores era mucho más fácil ahora que estaba en un grupo y tenía un curador a mi espalda. Lo suficientemente fácil como para que me las arreglase para encontrar tiempo para utilizar las Dagas de Sacrificio. Encanté una para Della, y una segunda para mí, añadiendo a ambos un bonus de daño oscuro. Rápidamente nos dimos cuenta de que contaba como un “sacrificio” si el enemigo estaba atado o desamparado sobre un altar, o si el golpe mortal ocurría  cuando hacías algún tipo de golpe de gracia, como cortar su garganta o apuñalarles en el corazón mientras llamas a una deidad. Escogí a Sharess, por varias razones.

 

De todos modos, así es como he ganado la habilidad de “Maestría en la Daga”, otro nivel, y aumento de estadísticas en SAB y FUE. Della llegó al nivel 7 y consiguió algunas estadísticas en CON. Ah, sí, más botín, y algunos artículos basura que vendería más tarde, una vez que llegásemos a tierras civilizadas. Había guardado mis estadísticas obtenidas por aumentar mi nivel, pero finamente las puse en INT y CON. Necesitaba más HP y MP.

 

Aún nos quedaban unas cinco horas hasta que Cosas Malas™ sucediesen. Un poco de descanso para beber agua y comer algo de carne de lobo asado, y seguimos adelante, hasta el tercer nivel de la mini-mazmorra. Aquí encontraríamos el altar, los prisioneros y la Sacerdotisa. Ah, y los últimos cinco cultores.

 

En algún lugar del camino (¡probablemente empezando por tomar un esclavo y luego sacrificar un montón de gente con la daga de EVUL!) mi alineación había cambiado a Caótico Neutral. En cuanto a mi comprensión del sistema de alineación, era bastante justo. Me estaba comportando bastante depravado (caótico) y no exactamente preocupándome por el asesinato, pero haciéndolo para salvar al mundo (neutral). Funcionó por ahora.

 

Al abrir la puerta de la habitación del altar mayor, vimos a las dos elfas desnudas y encadenadas a dos columnas cerca del altar. Cinco sacerdotes estaban de pie en medio de la habitación y la Sacerdotisa estaba junto a un altar de piedra. Cuando entramos, todos se volvieron para mirarnos. Durante el choque tomé un momento para observarlos.

123456

Oh, genial. ¡Un grupo de enemigos con nombre! ¡Y un nivel 10 detrás de ellos! Afortunadamente, yo era bastante OP, y en general el grupo tenía nivel inferior al mío. Mirando a Della, la dije: —Ponte detrás, enfócate en la defensa, y estate lista para sanarte si es necesario —. Estos tipos probablemente serían malvados, lo que significaba que la daga no les haría nada. Forma inteligente para los chicos de arriba de asegurarse de que ninguno de los de debajo consiguiese pasárselo con facilidad. Mientras tanto, yo vertí el veneno en mis cuchillas, y vi que infligirían veneno de araña gigante en el enemigo durante 1 minuto.

 

La sacerdotisa se recuperó antes que cualquiera de sus compinches, y gritó: —¡MATAD A LOS INTRUSOS!

El grupo reaccionó como se podría esperar. El pícaro entró en sigilo. El luchador sacó su espada y su escudo. El bárbaro rugió y quiso cargar con su gran hacha. Y el Mago y el Clérigo se quedaron atrás, recitando. Oh, no estaremos teniendo nada de eso, gracias.

 

Corriendo hacia adelante, saqué mis hojas, justo había entrado en el rango del Mago cuando el Bárbaro trató de partir mi cabeza con el hacha. Me deslicé fuera del camino, y lancé un corte en la parte trasera de su pierna.

7

Y entonces ya había pasado. Atrapé al mago con Nublar Mente justo a tiempo para interrumpir su hechizo. Por desgracia, el clérigo consiguió dar al grupo un buff. Tendría que sacar rápidamente a los caster. Evidentemente había sorprendido a este grupo, ya que era mucho más fuerte y rápido de lo que debería ser. Justo cuando anoté dos golpes fatales en el mago (él realmente no tenía armadura, como yo, y parecía ser un tipo centrado en la ofensiva pura), llevando al bastardo a cero, sentí un pinchazo en mi lado, y vi al Pícaro allí, pareciendo sorprendido. Bueno, debería hacerlo, ya que mi “Escudo del Vacío” se rompió, permitiendo que sólo cinco puntos de daño atravesaran de su ataque furtivo. Ella no tuvo tal suerte contra los tentáculos oscuros que surgieron y la levantó del suelo por sus manos y pies, con el tercer tentáculo repetidamente golpeándola en el trasero.

 

Y entonces el Luchador y el Bárbaro estaban sobre mí. Demasiado malo para ellos, yo era bastante rápido, con una DES de 60, bailé alrededor del clérigo, poniéndolo entre yo y el hacha del Bárbaro. El Bárbaro parecía indignado cuando tomó tres cuartas partes del HP del Clérigo en un solo ataque vicioso, enterrando el hacha en su clavícula directamente hasta su caja torácica. Parecía aún más enojado cuando mi katana alivió al clérigo de su cabeza, y con ella desapareció el resto de su HP.

 

Ahora era dos contra uno, pero yo estaba respirando pesadamente. No había sido una pelea fácil. Bailando fuera del camino de la espada larga del luchador, volví a lanzar el Escudo del Vacío. Era una habilidad útil. La magia oscura no tenía casi ningún poder ofensivo directo, pero era bastante bueno para mantenerte vivo, si tenías otras habilidades para atacar.

 

Honestamente, en este punto el Luchador era mi mayor amenaza. Él era un Luchador de espada equilibrada y escudo con lo que parecía una cota de malla debajo de su doblete, por lo que podía ir de ataque a defensa en un segundo. Muy difícil de reventar sin fuerza abrumadora. El Bárbaro, por el contrario, sólo balanceaba por los alrededores su gran arma con una fuerza abrumadora. Si golpeaba, dolería como el infierno, pero no tenía sentido si no golpeaba.

 

Seguí maniobrando, manteniendo al Bárbaro entre yo y el Luchador, que estaba más abajo. Atacar a los isquiotibiales, muñecas y brazos sucesivamente me permitió paralizar lentamente al Bárbaro, hasta el punto en que se derrumbó en el suelo, apenas vivo, pero incapaz de levantar su arma o moverse. Probablemente tenía un par de minutos antes de que el Luchador fuera un problema de nuevo.

 

No es que el Luchador tuviera un par de minutos. Pero frunció el ceño mientras ejecutaba fríamente a su camarada con un golpe en el cuello. Ahora sólo éramos nosotros dos. Él pensó que había conseguido mi medida, y comenzó a atacar. Me encantaría decir que mi estilo de hoja doble sobrepasó su estilo ortodoxo de espada y escudo, pero eso sería una mentira. Le tiré “Euforia”, lo que perturbó su postura lo suficiente como para deslizar mi katana más allá de su guardia, derramando sus intestinos en el suelo a medida que la habilidad especial de Munsuraisa se activaba, e ignoraba su armadura. Cayendo de rodillas, con la espada tirada a su lado, el Luchador me miró con odio en los ojos mientras yo le rebanaba la cabeza.

 

La Sacerdotisa no parecía estar entrando en esto todavía, lo que era afortunado. Volviéndome a mirar al malvado (y gritón) Pícaro, me reí, y saqué un pedazo de botín “basura” de mi inventario. Un simple collar de cadena de cobre. Valdría unas cuantas monedas en el mercado. Comprobé el encantamiento de esclavitud antes. No hacía falta que fuera una gargantilla para llevar el encantamiento, así que lo puse en el collar.

8

Con una sonrisa perversa, puse algo de sangre de la herida que el pícaro me había hecho, y luego alcancé al Pícaro que ahora luchaba mucho más contra los tentáculos, y se lo puse en el cuello.

9

—Heh. Eso funcionó muy bien —. La solté de los tentáculos, y ella se levantó, frotándose su culo dolorido por los azotes.

 

—Entonces, ¿qué pasa ahora, Maestro? —. ¡Ella dijo la palabra de forma tan venenosa! Si el encantamiento no lo prohibiese, sin duda estaría tratando de matarme ahora.

 

Sonreí maliciosamente a la más reciente adición a mi harén. ¡Sí, ni siquiera estaba fuera de tutorial, y me estoy haciendo un harén! ¿Quién necesita un grupo de jugadores, cuando puedes esclavizar a NPCs bonitos? ¿A quién le importa que puedan fruncirme el ceño en algunos lugares? ¡No soy un paladín aquí! —No te preocupes, Severa. Me encargaré de tu culo más tarde, y seguiré haciéndolo hasta que aprendas algo de respeto. Pregúntele a Della sobre lo que tiene que esperar. Mientras tanto, debemos hacer algo con respecto a esta Sacerdotisa.

 

—Oh, tú piensas “hacer algo” contra mí, ¿eh? Sabes que soy una Sacerdotisa de Mystra, ¿verdad? ¡Mi magia es demasiado poderosa para que la comprendas!

 

Me detuve a saquear los cadáveres de los enemigos caídos y sonreí. —Oh, puedo ver que pelear sería divertido, pero tengo algo más en mente, Jayde Roseburg. Todavía tenemos, como cuatro horas hasta que tu ritual esté listo, ¿verdad? ¿Qué le dices a una pequeña apuesta? Tú y yo, sin armas. Hay una habitación en la parte de atrás por el camino por el que llegamos donde podemos tener algo de privacidad. Te tendré gritando y rogándome por dejarte acabar en la mitad de ese tiempo.

 

—Estás bastante seguro de ti mismo, ¿verdad, íncubus? ¿Y cuál sería la apuesta, si estuviera tan desbalanceado?

 

—Oh, eso es simple. Si ganas, te acompañaré en este ritual y te ayudaré a convocar a tu maestro oscuro. Si gano, te unirás con nosotros para la cena, como el plato principal —. Zayn sonrió con suavidad y dijo: —Sin tus guardaespaldas, matarnos a los tres sería… problemático, incluso para ti. Podrías tener éxito en vencernos, pero puedes terminar demasiado herida o debilitada para realizar el ritual. Con una apuesta sencilla, tienes la mejor oportunidad de éxito —. Hizo una pausa y luego dijo: —¿A menos que no esté segura de tus habilidades?

Anuncios

Un pensamiento en “Capítulo del domingo puesto en lunes por pereza del traductor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s