Werewolf & Assassin Capitulo 2

CAPITULO 2

 

Una fiera mordida en su hombro izquierdo hace perder los estribos de Peter, vendando con los medios que disponía de la bolsa a su disposición el joven se tiene que apañárselas de momento sin poder desinfectar semejante bocado en su cuerpo.

—Si hay una cabaña cerca tiene que haber una zona urbana en las proximidades –Pensó el joven.

 

Llevando en mano la espada de plata con dientes en su hoja, sale de la cabaña y se adentra al bosque en dirección contraria de donde estaba la cueva de la que despertó hace poco, creyendo que era la dirección norte.

 

Aceleraba su paso mientras pasaba cada árbol y arbusto que le rodeaba, el cielo del exterior que cree nunca haber visto hace tiempo empezaba a tonarse oscuro, el cielo estaba demasiado nublado como para ver el sol, pero se notaba con creces como la luz iba desapareciendo de a poco.

 

— ¡Si no me doy prisa me voy a convertir en la botana de lo que salga en la noche y posteriormente en su mierda! –Pensó molesto el muchacho acelerando un poco más su paso.

 

En su avance en busca de tierras urbanas, su mal presentimiento se hizo realidad, aun no era de noche, él podía “sentir” que lo acechaban, era más de uno y se movían rápido en cuatro patas, corrían entre el follaje para intentar rodear a Peter y uno de ellos se le acerca lo suficiente para posicionarse a sus espaldas y saltar para darle el primer bocado.

 

Los ojos de Peter se dilatan y con la flexibilidad de un practicante de yoga y la reacción de un ninja, se da vuelta mirando de frente a su atacante y agachándose de espalda para ver como su depredador un feroz lobo pasaba por encima de él.

 

Toma la oportunidad y con su espada en mano de un corte limpio le rebana el cuello al animal en medio de su salto, un fuerte chorro de sangre surge inminente de tal daño y el lobo aterriza bruscamente rodando en el suelo con un charco de su esencia vital, muriendo en consecuencia.

 

— ¿¡Quién sigue!?, ¿¡eh!?, ¿¡EH!? –Exclama desafiante Peter con su espada señalando al resto de los lobos.

 

Eran un total de 4, con uno abatido solo tres de ellos restaban, pero los lobos sobrantes comenzaban a retroceder mientras miraban fijamente a Peter y le gruñían nervioso, el chico se dio vuelta y siguió su camino, los lobos le persiguieron un buen rato pero al cabo de unos minutos estos dejaron de seguirle el rastro.

 

 

__________________________________________________________________

 

 

Habría pasado dos horas y el cielo estaba casi por oscurecerse, los oídos atentos de Peter habían captado un ruido, su curiosidad le hizo acercarse con sigilo al lugar procedente de aquello que oía, desde la seguridad de un arbusto observo una escena que le hizo dudar de la realidad en sí.

 

Sobre un pequeño campo abierto del bosque, observo a cuatro mujeres adultas armados con equipamiento que en su perspectiva era “anticuado”, una de ellas una chica de gabardina negra sostenía una pesada espada de dos manos, la segunda usaba una maza liviana en una mano en conjunto de un escudo de hierro, la tercera por su parte usaba un arco y estaba distanciada de las dos primeras y la cuarta quien también mantenía distancia sostenía un báculo muy a lo mago.

 

Las cuatro yacían luchando contra una bestia semejante a un león de ojos profundamente rojizos, de una piel negra como una pantera y una gruesa melena oscura con púas en ellas, de su cabeza tenía un par de cuernos y la punta de su cola era como un látigo con sus propias espinas, sobre su frente yacía pegado una piedra preciosa color negro.

 

La espadachín del grupo ataca a la bestia mientras es apoyada por la del mazo y el escudo quien invocaba extrañas energía de tinte místico que rodeaban a la de gabardina y la fortalecían en su lucha contra el oscuro felino, siendo ayudado también por la arquera y la muchacha del báculo.

 

Fue aquí donde Peter vio la cosa más extraña y que le hacía dudar de su percepción a la realidad, la chica del báculo cerrando sus ojos y con sus dos manos sobre el báculo invoca una bola de fuego que lanza hacia el monstruo impactando en este, la bestia felina grita del dolor intentando deshacerse de las llamas, pero es atacada por la espadachín añadiendo a su sufrimiento cortes serios a su cuerpo, sangre purpura oscura brotaba del monstruo leonino.

 

—Bestias raras, un grupo de mujeres salido de una obra de Tolkien y una tipa haciendo aparecer fuego de la nada como por arte de magia, ¿¡en donde carajos estoy!?, ¿¡siquiera lo que veo es real!? –Se cuestionaba en su mente Peter tratando de digerir cosas fuera de los límites normales.

 

Deja la observación y sigue su camino, trataba de entender que ocurría, que todo lo visto podría ser causa de una alucinación, pero él sentía que todos sus sentidos estaban orden, sabía con precisión y eficacia que su cuerpo estaba bien y su mente como su cerebro no estaban provocándoles extrañas percepciones en la realidad, todo lo que veía, era la auténtica realidad.

 

__________________________________________________________________

 

 

Peter había finalmente llegado a un sitio urbano y justo con el caer de la completa noche, ante sus ojos contemplo una pequeña ciudad con estructuras semejantes a un Londres victoriano, las oscuras calles eran iluminadas por faroles y sus calles transitada por gente vestida con trajes en su mayoría negro con un estilo un tanto gótico.

 

El oscuro aspecto de la zona con sus pocos árboles secos en su urbanizada área y el hallarse numerosos cuervos formando parte del ambiente no hacían más que solo sumar el tono lúgubre del lugar.

 

Peter no confiaba en la asistencia de un hospital o establecimiento médico legal por razones personales, pensó en atender sus heridas si tenía los medios necesarios, pero antes de eso precisaba alquilar un sitio cuanto antes para tener donde curarse y descansar tras hacerlo.

 

Caminando por las calles de aquella ciudad muy del siglo XIX, se halla con un gigantesco establecimiento de dos pisos cuya publicidad de lo que ofrecía, se hallaba lo que buscaba y algo que no esperaba encontrar aparte.

 

—“¿Quiénes gastar tu dinero en un buen servicio?, La Osa Golosa te ofrece; Descanso, Comida, Alcohol y Lujuria” –Cito lo que aquel cartel gigantesco del establecimiento ponía.

 

Tenía prisa y era lo más cercano a un hotel, entro al sitio para observar un lugar que mezclaba el ambiente de un bar con un club de desnudistas, con una diferencia abismal a las que él solía conocer.

 

— ¿Qué car…? –Fue su reacción ante lo que veía.

 

Las mesas eran ocupadas por diversa clientela femenina, cuyas prenda iban desde chalecos con cinturones equipados con cuchillos hasta abrigos con protecciones metálicas en los hombros, cada una estaba armado con una, dos o varias armas blancas en concreto, desde espadas, hasta hachas o mazas, parecían una típica banda de mercenarios de la época feudal, con la diferencia de que esta lo conformaba exclusivamente mujeres

 

Pero lo más desconcertaba la atención de Peter, era que los stripper de tal establecimiento eran puros hombres, jóvenes atractivos de entre 20 a 25 años, con cuerpos en forma, bailando eróticamente en pantalones cortos ajustados sobre tubos o en la mesa de algún grupo de clientes femeninos.

 

Observaba un inusual y bizarro panorama, decenas de mujeres bebiendo jarras de cerveza a fondo mientras vociferaban con lenguaje vulgar y sexista a los strippers, de fondo se reproducía música de un aparato igual a un gramófono, una melodía clásica arrimaba con la danza de los bailarines masculinos.

 

— ¿Acaso la lógica del mundo se fue por el culo en este sitio? –Pensó Peter sin entender lo que sucedía.

 

Pero no tenía tiempo que perder para tales trivialidades, ignorando algunas miradas lascivas de las féminas presentes, el muchacho se dirigió al barman que atendía la barra de bebidas, el hombre en cuestión era joven y de buen atractivo físico como sus compañeros bailarines, vestía una camiseta negra con un delantal blanco encima

 

A su disposición custodiaba una barra llena de diversas bebidas alcohólicas en botellas coloridas, cerca se hallaba un refrigerador alimentado como fuente de energía por medio de un cristal rómbico amarillento de tono mágico adherido en el centro del aparato.

 

— ¿Una bebida? –Le consulto el barman a Peter.

 

—No, necesito más bien una habitación, ¿disponen de alguna?.

 

—Sí, la más barata cuesta 2000 Ralods la noche.

 

No fue difícil entender que “Ralods” era el dinero que usaba este establecimiento, a pesar de ser la primera vez que Peter oía el nombre de tal moneda, el bolso que traía consigo y obtuvo del chico muerto en que se encontró en la cabaña del bosque, tenía en su interior algo de dinero.

 

Varias monedas, 20 en total con un valor de 500 Ralods cada una, en resumidas cuenta tenía a su disposición 10000 Ralods, entregándole 4 cumple con la transacción y el barman le señala el camino de donde estaban las habitaciones, entregándole de paso la llave que correspondía con su habitación la cual era la numero 28.

 

—Disculpe, señor –Le habla el barman —He notado que tiene una herida en su hombro izquierdo.

 

El abrigo tapaba el vendaje, sin embargo, el barman pudo ver a través de eso, lo que hizo a Peter tener ojos alerta en él.

 

—Por favor, disculpe mi brusca intromisión, solo quería preguntarle, ¿si precisa alguna medicina?, tenemos pociones curativas para tratar heridas físicas –Le sugirió el barman con amabilidad.

 

—¿Pociones curativas?.

 

El barman le muestra un frasco de vidrio cerrado con un corcho con el contenido de un líquido blanco en su interior, tan solo debía aplicárselo en la herida y esta se curara al cabo de unos minutos, era la poción curativa más barata, pues había otras que ejercían el mismo efecto pero bebiéndosela y eran más rápida al curar, por supuesto también más caras

 

— ¿Cuánto por la poción curativa? –Pregunto Peter.

 

—1000 Ralods cada frasco.

 

—Me la llevo –Le entrega dos monedas de 500 Ralods obteniendo la poción.

 

Con eso había resuelto el problema para encontrar medicina para su cuerpo, tan solo le quedaba ir a su habitación, al lado del barman había dos caminos que conducían a extensos corredores repletos de habitaciones, la primera estaba de frente y llevaba a aquellas baratas o económicas y la segunda conducía a unas escaleras con las palabras “V.I.P.” sobre los escalones, dejando a entender que eran cuartos de mayor lujo.

 

El muchacho se adentró al corredor buscando el número de su habitación, en su camino podía oír con toda claridad el sonido lujurioso de varios huéspedes en sus aposentos, gemidos por doquier con el rechinar de las camas y gritos orgásmicos de relaciones carnales fuertes e intensas entre más de dos personas, incluso se topó con la escena de dos mujeres besuqueándose salvajemente cerca de una habitación hasta que una de ellas abre la puerta y ambas ingresan adentro cerrándola fuerte para continuar con su asunto allí mismo.

 

Era de esperarse tal comportamiento viniendo de un establecimiento que brindaba ese tipo de “servicio relajante”, era fácil deducir que no solo había empleados sexuales en el arte del baile erótico, sino incluso en la plática de la prostitución.

 

Había encontrado finamente la habitación 28 y usando la llave, abre la puerta para adentrarse a un pequeño cuarto que solo contaba con una cama, un armario, un espejo y un velador.

 

Tiro el bolso y la espada sobre la cama para luego quitarse el abrigo y la camisa dejando su torso al desnudo, vio como las vendas ya estaban mayormente teñida de rojo, con la poción curativa en mano, comenzó a retirarse el vendaje hasta quitárselo por completo y llevarle una inexplicable sorpresa.

 

— ¿Qué diablos…?

 

La feroz mordida que tenía había desaparecido por completo, era como si se hubiese curado milagrosamente por su cuenta, sería difícil decir que no hubo tal herida antes allí de no ser por toda la sangre seca concentrada en las vendas, nuevamente Peter se sentía confundido.

 

De la confusión un intenso cansancio repentino sucumbió a su cuerpo, empezó a tambalear como si estuviese borracho y se deja caer de espaldas sobre la cama quedando totalmente dormido.

 

Continuara…

 

DIARIO DE UNA VIDA PASADA:

 

21 DE DICIEMBRE DEL 2012: Hoy acabo de cumplir 10 años, parecería el mejor día de mi vida, de no ser por aquella noticia mostrada en la televisión, mi madre y padre con miradas atónicas no podían creer lo que veían y no era de extrañar.

 

La noticia se ubicaba en alguna parte del norte de Europa, desde la perspectiva de varios drones equipado con cámaras de grabación que filmaban distintas ciudades, un evento climático de proporciones bíblicas se llevaba a cabo.

 

Ciudades enteras eran cubiertas de hielo, congeladas hasta la más mínima parte, tal frio destructivo avanzaba hacia el resto de Europa, pero las zonas urbanas no eran las únicas afectadas, áreas naturales como bosques o campos también padecían ante tal cataclismo aniquilando fríamente a todo animal, planta y persona en su camino, era como ver el fin del mundo bajo 0.

 

22  DE DICIEMBRE DEL 2012: Se reporta en las noticias que incluso Asia se ve afectada por este extraño evento climático que congela todo a su paso, mi madre y padre se encuentran muy preocupados, aunque no hay indicios de haya llegado aquí en América, los ciudadanos han comenzado a hacer disturbios en las calles, temo lo peor.

 

FIN DE LA ENTRADA 1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s