Werewolf & Assassin Capitulo 1 [Nueva Novela]

Portada_phixr

GENERO: Accion, aventura, fantasia, Gore y erotismo

SINOPSIS: Imagina ser transportado de manera desconocida a un mundo alterno de pinta victoriana en el que la magia y monstruos sobrenaturales existen, ahora añade que dicho mundo el género dominante tanto físico como social sean las mujeres y como plus extra, se te prive de tu humanidad apenas llegas.

Así comienza la historia de Peter Garnier, un muchacho de 18 años con tendencias psicóticas al homicidio, adaptándose al entorno que le rodea.

__________________________________________________________________

 

CAPITULO 1

 

Sentado a una esquina, cubría con una de sus manos la herida de bala de su abdomen, pero en vano era, pues la sangre seguía fluyendo al exterior no solo por su abdomen, sino por numerosos cortes desde ligeros a moderados en brazos, piernas, torso y en otras en sus mejillas.

 

Tosía cubriéndose la boca con su mano libre solo para ver como cubría toda su palma con su propia sangre, el joven herido se presentaba como un hombre de dieciocho de un despeinado pelo corto de color blanco, ojos azules y una altura de 180 cm.

 

A su lado se hallaba una cuchilla curvada semejante a un serrucho, su hoja de filosos dientes yacía cubierta de sangre fresca ajena a la del muchacho.

 

—Maldición… mierda… estaba tan cerca de llegar a 1000… -Divagaba el herido joven —997… no… 998… no… ¡999!… ¡me faltaba tan solo uno más para los mil!.

 

Bajo un angosto sótano, un solo foco iluminaba el lugar deslumbrando un paisaje casi oscuro lleno de cadáveres de hombres con pinta de matones, armados con bates de aluminio, machetes y nudillos de hierro.

 

Miembros cortados, cabezas decapitadas, intestinos, tripas y viseras de los cadáveres adyacentes cubrían el lugar inundándolo de un profundo rojo con un sofocante aroma a muerte y putrefacción.

 

—Fui descuidado… debí saber que ese maldito gordo guardaba un as bajo la manga… -Maldecía el muchacho herido mirando con rabia una pistola 9mm cerca del cadáver de un hombre obeso con la barriga abierta de un corte.

 

Su mirada se tornaba borrosa, notaba como su cuerpo perdía fuerzas, dejándose llevar por lo inevitable, sucumbió ante la oscuridad al cerrar sus parpados.

 

—Aun no me apetece… ir a dormir… mi sed de sangre… proclama más…

 

 

__________________________________________________________________

 

 

Abrió sus ojos y sintió que las fuerzas de su cuerpo habían vuelto, pero lo más desconcertante era lo que ocurría a su alrededor.

 

— ¿Qué diablos…?

 

Las heridas de su cuerpo y toda la sangre perdida, cada una de ello había desaparecido, pero no era todo, la ropa que vestía también yacía desvanecido, estaba completamente desnudo y por si fuera poco, ya no se encontraba en aquel sótano, sino en una cueva recostado sobre una pared rocosa fría e incómoda, podía ver la salida a unos cuantos metros desde donde estaba.

 

—No entiendo nada de lo que sucede, pero estoy vivo, ¿o es este el más allá? –Se preguntó el muchacho en voz alta — ¡Me importa un carajo!, ¡jajaja!, me siento vivo y con eso me basta.

 

Aun ante las numerosas dudas de la confusa situación en la que se hallaba, el joven se pone de pie y camina hacia la salida de la cueva, llegado afuera mira hallarse en un bosque, mira detenidamente hacia arriba cautivado por el nublado cielo.

 

— ¿Ese es… el cielo?… ¿acaso estoy… en el exterior?… no hay hielo, el exterior no está congelado… sin duda no estoy bajo tierra, realmente estoy en el exterior, ¡el maldito y puto exterior!, ¡jajajajajaja!.

 

Reía con elocuente locura, extasiado con un panorama que era inusual a sus ojos.

 

—No me importa si esto es un sueño o estoy loco… ¡estoy en el exterior!, ¡el cielo… puedo verlo y no hay nada de hielo!, ¡jajajajaja!.

 

Sin embargo cesa su risa al estornudar, pues el ambiente que había en el exterior que le rodeaba era bastante fresco.

 

—Que frio hace… -Dijo el muchacho cubriéndose con sus brazos ante la inevitable sensación de frialdad en su cuerpo.

 

El frio en el aire era lo bastante para preocuparlo, estando desnudo, el joven supuso que si no encontraba algo para abrigarse o calentar su cuerpo, podría morir congelado.

 

—Algo caliente… ¿qué se supone que pueda hallar de utilidad en medio de un bosque? –Se preguntó desconcertado.

 

Con vista aguda no se rinde en buscar y sus esfuerzos dan fruto, a unos cuantos metros había avistado una pequeña cabaña, con una mueca satisfactoria en su rostro, el joven corre hacia la única vivienda perceptible en el bosque.

 

Pero al llegar lo suficiente cerca de la puerta, nota algo que detiene sus pasos, era la presencia de sangre, un rastro de sangre procedente del mismo bosque que se dirigía hacia dentro de la cabaña, supuso de inmediato que alguien herido, quizás el propietario, estaba allí y con serios problemas.

 

Para el joven eso no le importo mucho, pues su vida estaba en peligro y siempre ponía su vida por encima de todo obstáculo, se adentró a la cabaña para buscar algo con que soportar el frio de afuera, siguió el rastro de sangre hasta llegar a la única sala del sitio, era pequeña y estaba casi en ruina, con muchos agujeros en el techo y muebles destrozados, parecía haber estado abandonada hace tiempo.

 

De frente se encontró con un muchacho de pelo castaño de su misma edad, estaba seriamente herido de gravedad, recostado en el suelo, jadeando del sufrimiento mientras trataba de detener en vano la pérdida de sangre con unas vendas.

 

Le habían arrancado casi todo su brazo derecho y la mitad de la piel de su rostro de su lado izquierdo como si una bestia le hubiera dado brutales mordiscos, su carne lacerada era totalmente visible y tan pronto vio el chico herido al muchacho desnudo de pelo blanco, detuvo su vendaje en su cuerpo para mirarlo fijamente con nervios.

 

— ¿Quién… quien eres tú? –Pregunta aterrorizado el seriamente herido chico.

 

—Peter Garnier, ¿y tú quién eres tú?, ¿eres el dueño de esta cabaña?, vaya decoración más deprimente –Argumento el joven desnudo.

 

Pese a encontrarse con alguien bastante herido, el muchacho desnudo revelado como Peter Garnier ni se inmutaba del impacto, para él se trataba de una escena habitual.

 

—Si que estas hecho mierda, ¿quién te dejo así?, ¿un puma?, ¿un oso?.

 

—Lo…bo… lo…lo…bo…

 

— ¿Eh?, ¿Lobo?, ¿dices que un lobo te hizo esto?, sí que debió ser un lobo bastante jodido.

 

—Co…rre… co…

 

El herido chico intento formular unas últimas palabras, pero su cuerpo sucumbe ante las heridas y vomita una considerable cantidad de sangre que culmina con su pulso.

 

— ¡Oye!, ¡no te mueras aun y dime donde rayos estoy!, carajo… ya la palmo.

 

Peter mira los alrededores de la cabaña buscando algo útil pero solo hallaba mero escombros de la estructura cayéndose a pedazos y los muebles del lugar hecho añicos, entonces volteo mirando al cuerpo carente de vida del muchacho recién fallecido.

 

El cuerpo vestía un abrigo marrón en conjunto con una camisa blanca y largos pantalones color café en conjunto con unos zapatos negro, consigo traía un bolso con correa larga que llevaba adentro algunas vendas y dinero presente en escasas monedas de oro, no se detuvo a pensar demasiado lo que debía hacer para sobrevivir, debía saquear la ropa del cadáver y hacerse con ella.

 

—Lo siento compañero, pero casi que no siento los brazos y piernas con este frio, y creo que también mi testículo izquierdo –Argumento Peter tomando toda prenda del muerto.

 

Vistiéndose con el conjunto adquirido, la sangre impregnada en ella no le molestaba en absoluto, deshaciendo su problema de desnudes siente como poco a poco el calor llega a su cuerpo con la indumentaria tomada.

 

Lo siguiente que le tenía en mente era saber dónde se hallaba, con ver que estaba “en el exterior” era lo bastante desconcertante para darse cuenta de una cosa, estaba muy lejos de “su hogar”, quizás no solo de su país, quizás también del continente e incluso bromeaba hasta del mundo que conocía.

 

Pero si iba a salir de la cabaña, necesitaba armarse con algo, si la criatura que mato al muchacho merodeaba por allí, Peter no podría defenderse con solo sus puños, debía equiparse con algo, algo grande, duro y de preferencia filoso.

 

Pronto sus exigencias se volvieron realidad al ver un objeto cortante cerca de una ventana destrozada de la cabaña, mirándolo de cerca, se trataba de una larga espada de plata semejante en aspecto un cuchillo de carnicero con una hoja de 80 centímetros, la espada tenía un conjunto de dientes en su hoja con similitud a una motosierra, Peter cautivado por el arma la levanta con ambas manos.

 

— ¡Uy uy uy!, a papi le gusta lo que ve –Dijo encariñándose con el objeto en cuestión.

 

Probó a manipular la espada con unos cuantos movimientos de práctica, pese al peso de esta la ejercía con experiencia, mirando los dientes de sierra que poseía no vio que tuviera un interruptor, descartando que podría tratarse de un arma eléctrica.

 

Cuando se preparaba para salir de la destrozada cabaña, sintió algo acercándose, luego oyó atentamente unos pasos, provenía de a sus espaldas, de la ventana de donde había recogido cerca el arma que poseía.

 

Se dio vuelta rápidamente estando en guardia, pero fue pillado desprevino por la bestia que había saltado desde la ventana para adentrarse al lugar y atacar a Peter.

 

— ¿¡Que mierda…!?

 

El muchacho exclamo estupefacto, porque la criatura que se balanceaba hacia él, era un lobo pero no uno ordinario, sino un ser lupino bípedo de 190 centímetros de altura, de un pelaje blanco mezclado con gris, presentaba en su cabeza un cuero cabelludo negro largo y el par de senos de su pecho resaltaban a la bestia como hembra.

 

Clava sus fauces en el hombro izquierdo de Peter, arrojándolo por consiguiente al suelo y forcejeándolo para hundir aún más sus colmillos en él, el muchacho quitándose la fuerte impresión de ver por primera vez una criatura semejante, deja que la furia producto del dolor que experimentaba le hagan defenderse del monstruo lobuno.

 

— ¡Quítate de encima!, ¡¡maldita perra!!.

 

Con su mano derecha libre, sujeta la espada y balancea el arma para propinar un profundo corte en el ojo izquierdo a la bestia que le genera un daño extra semejante a la de una quemadura, el animal humanoide gimotea del dolor haciéndose para atrás y cubre la herida sangrante que humeaba también con sus manos, acto seguido huye por la ventana en la que vino hasta perderse en el bosque.

 

—Mierda… ¡mierda!… ¡aaaaaaaaaaaaah!… ¡arde como mil carajos!… –Grita angustiado por la dolorosa mordida de su brazo izquierdo.

 

Los dientes del extraño animal habían atravesado la piel y perforado su carne y para peor, en la bolsa tan solo había vendas, carecía de algún medicamento a su alcance con que desinfectar la herida.

 

Continuara…

Anuncios

Un pensamiento en “Werewolf & Assassin Capitulo 1 [Nueva Novela]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s