Metalord Revolution Capitulo 76

CAPITULO 76

NIÑOS DE ASTADO

 

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

En un gran salón, brujas notorias de menor a mayor poder autoritario del aquelarre Wicau se hallaban reunidas, era una sala equivalente al de una cámara de diputados, varias mesas en torno a una central, un estrado donde resaltaban las cinco principales figuras de poder político del aquelarre.

 

En el medio de las cinco se encontraba la Eldar Carina Svensdotter, aquello que la rodeaba con suma orden e organización era el Consejo Wicau, el organismo principal encargado de proveer las leyes y dirigir la ciudad de Macur.

 

Hacia el estrado camina Valee Diavantora junto a sus compañeras como amigas Maera y Nita, la bruja de lentes y cabellera azul cargaba consigo a Amaya Collewan atada de las manos y totalmente dominada de su voluntad para ejercer cualquier resistencia, mientras que sus compañeras llevaban consigo el cuerpo fallecido del Tilq envuelto en una tela blanca.

 

Las brujas nobles de alrededor de bajo rango del salón murmuraban sorprendidas como estupefactas, estaban indignadas de tal acto ejercido por el aquelarre Cognitio ante Amaya, una figura menor de autoridad del organismo que dirigía la ciudad.

 

—Me presento ante usted, Eldar Carina –Saluda Valee respetuosamente inclinándose ante ella.

 

—Valee Diavantora, hija de Laabe Diavantora, ¿cuál es el atrevimiento que los incita a presentarme de tal manera en esta sagrada sala en donde se consagran la leyes que rigen sobre Macur y sus habitantes? –Pregunta Carina sumamente seria.

 

—Mi más sincera disculpas por presentarme de tal forma, aunque había anticipado mí llegada por medio de un mensajero, notificando por supuesto que se trata de un asunto importante

 

—Es cierto, recibí la notificación de su llegada a través de su mensajero autómata mágico, ¿y bien?, ¿cuál es el “asunto” de gran importancia que trae ante el Consejo Wicau?.

 

—Con su permiso, daré comienzo este “asunto” con lo siguiente que les mostrare a continuación.

 

Valee les da la señal a sus amigas y ellas mueven con cuidado el cuerpo envuelto en tela dejándolo al suelo y retirándole aquello que le cubría para exponer ante todo el cadáver del asesino, algunas brujas reconocieron de inmediato la identidad del fallecido demonio, otros especulaban sobre quien podría ser y el resto yacía en la ignorancia.

 

— ¡Con ustedes, el cuerpo sin vida de un famoso asesino de “La Daga Escarlata”, el apodado “La Hoja Discreta de Astado” por las brujas! –Exclamo Valee.

 

Los murmuras se volvieron ecos que retumbaron en todo el salón, pues pronto su identidad fue revelada las brujas estaban atónicas de que tal famoso asesino estuviese en Macur y Valee al ver sus  resaltadas expresiones, saboreaba cada segundo esperando el ansiado momento de revelar la razón del porque se hallaba tal asesino en esta ciudad, solo para humillar al aquelarre Wicau.

 

 

__________________________________________________________________

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Había pasado media hora desde lo ocurrido en el cementerio de los sangre de bruja, Valee y las demás dijeron que se harían cargo de llevar a esa bruja Amaya ante el Consejo Wicau, consigo se llevaron el cuerpo del asesino Tilq como prueba de sus declaraciones.

 

Justamente antes de que se fueran, mire a los ojos a Valee y le pregunte; “¿Por qué razón se molestan involucrándose tanto para ayudarme?”, el que un aquelarre me de tanta ayuda solo por simpatizar con los sangre de bruja, me era una razón insuficiente para entenderlo.

 

—“Hemos conocidos a muchos sangre de brujas, algunos de camino y otros viven entre nosotras, pero ninguno ha mostrado ser tan inusualmente interesante como tú, Rozuel Drayt” –Fueron las palabras de Valee dedico a aquella pregunta que le hice.

 

Rudy quien se revelo como un sangre de bruja que vive en Macur y un buen amigo de Ermando, se retiró del cementerio al dar sus respeto ante la tumba de Andy, Ermando por su parte se dirigía de regreso al orfanato donde vivía, fue aquí que intervenir para acompañarle.

 

Con los problemas actuales que tienen que lidiar los sangre de bruja y el hecho de que casi Ermando termina linchado o muerto de camino al cementerio, por su seguridad decidí acompañarle al sitio en donde vivía.

 

—Claro, no tengo problemas con eso –Dijo Ermando aceptando mi compañía hacia su hogar.

 

 

__________________________________________________________________

 

 

Guiado por su hábil sentido de la orientación aun sin su visión, dimos con un edificio de dos pisos hecho mayormente de madera, la pintura de la estructura era un desastre y el poco material de que no era de madera se mostraba bastante desgastado, sobre la entrada yacía escrito arriba de la puerta en letras grandes el nombre del orfanato.

 

—“Niños de Astado” –Cite el nombre de este edificio.

 

—Sí, aquí es donde vivo, mi hogar y dónde está mi familia –Resalto un Ermando sonriente —Ya que hemos llegado, supongo que es el adiós.

 

—Si… de momento eso parece –Dije sin tener idea de que más añadir a la conversación —Bueno… creo que me iré, disculpa por todos los problemas en que te metí hoy, lo mejor sería mantenerte alejado de mí, los líos me persiguen a donde quiera que vaya.

 

—Sería injusto culparte por todo lo que ocurre, Rozuel es una buena persona, las complicaciones y problemas son algo habitual en la vida cada persona, nadie puede predecir cuándo surgirá uno y nadie tiene todas las respuestas de inmediato cuando menos aparecen –Manifestó el adolecente invidente —Por esa razón, pienso que alejarme de Rozuel seria grosero de mi parte y además no me gustaría perder a un buen amigo.

 

Las palabras de Ermando relucían cierta profundidad, no era del tipo que se ponía emocional de todo, pero su opinión me convenció para no alejarlo de mí y seguir tratando esta amistad por difíciles que sean los problemas a mi alrededor.

 

—Cielos Erm, en verdad eres buenos con las palabras, era de esperarse de alguien mayor que yo –Opine.

 

—Tan solo tengo 13 años, no es algo para alardear –Dice un sonrojado Erm.

 

—“Amo, siento varios presencia observándonos fijamente” –Me alerta mi pegajoso compañero desde mi hombro.

 

Su aviso era cierto, pues se notaba demasiado ciertas miradas procedentes de las ventanas del orfanato, los curiosos pronto salen hacia afuera acercándose poco, todos ellos eran chicos, niños de variadas edades, tanto de 5, 6 e incluso 16 años.

 

Podía escuchar los murmullos tanto de los pequeños como incluso de los de edad adolecente, uno de ellos (un adolecente) se acerca a Ermando para murmurarle en el oído, parecía decirle algo importante.

 

—Bueno… si –Contesto Erm acompañado de un suspiro —Es “el”.

 

— ¡Oigan todos si es “el”! –Exclama el adolecente a todos los niños del orfanato.

 

—“Oh oh” –Dijo el pequeño slime de metal pasando de mi hombro hacia mi cabeza.

 

Una oleada de personas, todos sangre de bruja del orfanato se abalanzaron sobre mí, eufóricos y hablando al mismo tiempo tanto de mi persona como de Allum, emitían ese fanatismo que el mismo Erm expresaba la primera vez que supo quién era, por un lado para muchos tener “fans” parecía un ideal fascinante, pero en mi caso era sofocante, en este momento me sentía como si tuviera megáfonos en todas partes taladrándome los oídos.

 

— ¡Chicos por favor! –Erm calma la situación al aparecer a mi lado —Estamos siendo bastante groseros con Roz, entiendo que estén emocionados, pero denle su espacio.

 

Los huérfanos le hicieron caso, tomaron distancia, aunque seguían hablando casi todos a la vez lo cual me costaba diferenciar entre una pregunta o un elogio que hacían.

 

—Vaya, vaya, ¿qué es toda esta conmoción? –Pregunto acompañado de una sonrisa una mujer adulta.

 

Saliendo de las puertas del orfanato y recibidos por sus niños, se presenta una bella mujer de largo vestido blanco con una impecable cabellera dorada.

 

—Roz, quiero que conozcas a nuestra madre –Me presenta Erm a la “madre” encargada de dirigir esta humilde institución.

 

—Mucho gusto –Salude con educación.

 

—Oh cariño, el placer es todo mío –Toma mis manos saludándome tanto a mi como a Allum con un gesto de alegría en sus labios.

 

Su nombre es Chrisha Morina, con sus propias manos y un camino dificultoso logro construir un orfanato que recibe en sus puertas a todo sangre de bruja que no tenga un hogar, se considera un gran logro, ¿por qué razón?.

 

Hay orfanatos en Macur, sin embargo, su concepto de “ética” y “moral” tan solo recibe brujas huérfanas, Chrisha sola se encarga de dirigir el único sitio en toda esta ciudad que puede brindarles a los menospreciados sangre de bruja huérfanos algo a que llamar “hogar”, por lo que entiendo recibe ciertas donaciones de algunas brujas que apoyan su causa y también recibe apoyo monetario de parte de un “generoso donante” procedente del exterior (fuera de la ciudad).

 

—Su visita sí que ha hecho feliz a los niños, en verdad agradezco mucho su presencia en este lugar –Expresa humildemente Chrisha sus palabras hacia mí —En este momento acabo de hacer unas galletas para mis niños, ¿gusta acompañarnos señor Rozuel?.

 

—“Mmm… galletas” –Dijo Allum quizás recordando el sabor dulce por los bollos de canela que devoro ayer.

 

—Quizás en otra ocasión, por ahora debo ir a prepararme para la ronda que sigue de la competencia –Me excuse por mi parte.

 

—Lo había olvidado, tu equipo paso a la ronda 3, ¡solo quedan unas tres rondas más y habrán ganado la competencia! –Dice Erm con toda confianza en nosotros.

 

—Hay muchos aquelarres fuertes, pero ten por seguro que no vamos a caer fácilmente –Opine.

 

—“¡Vamos a ganar!” –Exclama saltando emocionado varias veces desde mi cabeza mi pegajoso compañero.

 

—¡Como se esperaba del primer sangre de bruja que participa en la competencia!, ¡sin duda harás historia!.

 

Sus palabras eran acompañados del fervor de los huérfanos que le rodeaban, una pena que no puedan ir al coliseo, debido a que la entrada para ellos está prohibida por ley.

 

Me despedí de Erm, la señorita Chrisha y los chicos del orfanato, para luego marchar hacia la posada con un trayecto tranquilo hacia la habitación donde estaba hospedado junto a las chicas.

 

Me encontré únicamente con Liha, Livia seguía afuera quizás entrenando aun, la bruja de cabellera naranja me saluda con su optimismo habitual mientras revisaba desde su cama su equipo alquímico personal que consistía en varios tubos de ensayo con compuestos líquidos peligrosos.

 

—Hola Roz y Allum, ¿qué tal les fue el día? –Me pregunto ella.

 

—Bastante movido –Respondí para luego recostarme en mi cama para hundir mi rostro en la almohada con Allum a mi costado

 

—No lo dudo, no todos los días se es atacado por un asesino de La Daga Escarlata.

 

Su siguiente comentario me hizo dar vuelta la cabeza y mirarle detenidamente con ojos lleno de asombro.

 

— ¿Cómo sabes eso?, no… más bien, ¿quién te lo dijo? –Pregunte.

 

Luego recordé las palabras de Valee.

 

“—Digamos que recibimos un pequeño soplo de cierta “contacto” que conoces, nos dijo que “La Hoja Discreta de Astado” estaba en Macur, fue bastante fácil adivinar quién era su objetivo y con ello hallarte a ti”

 

El “contacto” que ella se refería entonces realmente…

 

— ¿Tú le diste el soplo al aquelarre Cognitio? –Le pregunte por consiguiente.

 

—Sí, pero la verdadera fuente de dicha información no soy yo, yo recibí esa información de alguien más y luego se lo comunice a Valee y las demás –Contesto Liha.

 

— ¿Quién es ese “alguien más”?.

 

—Jejeje, es un se-cre-to.

 

— ¿En serio?, ¿vas a hacerte la misteriosa ahora mismo Liha?.

 

—Jojojo, debo respetar la privacidad de la informante, uh… hable de más

 

“La informante”, entonces es mujer también, podría insistirle en que lo diga, pero considerando que gracias a ese soplo se pudo dar con la responsable de todo el embrollo de este día, me ahorro a evitar que otra situación semejante, no quisiera tener que volver a apuntar un arma a un amigo y elegir sacrificarlo para salvar mi vida.

 

Descanse un rato y luego me dispuse a darle un chequeo a mi equipo, necesitaba planificar una estrategia, nuestro siguiente oponente es la Wildsword, ellas serán un poco más complicadas, conocía algo sobre ellas gracias a cierta persona.

 

 

__________________________________________________________________

 

 

Al día siguiente, en la habitación alguien toca la puerta, éramos visitados y la persona en cuestión que nos visitaba era nada menos que la Eldar en compañía de dos brujas de la Wixau como escolta, Livia tras abrir la puerta, con cierto nervio le da permiso a la Eldar Carina de entrar a la habitación junto a sus guardaespaldas.

 

—Con su permiso entonces –Dijo la líder del aquelarre Wicau adentrándose al lugar.

 

—Oh, me pregunto, ¿qué puede traer a la gran Eldar del aquelarre Wicau a este lugar olvidado de la mano de Astado? –Pregunta con un tono exagerado y provocativo la bruja de cabellera naranja.

 

Las dos brujas que acompañan a Carina no parecían tomarse bien las palabras de Liha, pero la Eldar no se veía afectada.

 

—La razón de mi visita, es para disculparme contigo, Rozuel Drayt –Manifiesto ella.

 

— ¿Disculparse? –Dije entre dudas.

 

—Estoy al tanto de lo ocurrido ayer, del asesino que casi toma tu vida y que la responsable de contratarlo es nada menos que alguien que forma parte del Consejo Wicau, en verdad me siento profundamente apenada que una de nuestras ahora ex-miembro de este cuerpo administrativo haya causado todo este dilema, un fallo así resalta mi fallo como líder de este Aquelarre y no tengo excusas para tales actos, ¡mi más sinceras disculpas por todo lo ocurrido, Rozuel Drayt! –Agacha la Eldar su cabeza disculpándose ante lo ocurrido.

 

Las brujas del Wixau que le acompañaban tenían la mirada baja, movían sus puños estrujándolos con fuerzas, no eran honestas consigo mismas, odiaban el hecho de pedir disculpa ante un aquelarre ajeno y más aún ante un sangre de bruja, pero la Eldar Carina Svensdotter era diferente, humildemente bajo su cabeza y resalto todo como un error de su falta de buen liderazgo.

 

—Está bien Eldar, lo pasado hecho esta, al final todo salió bien –Opine de mi parte —A propósito, ¿qué fue de la responsable de contratar al asesino?.

 

—Ella tras ser encontrada culpable de sus actos, fue expulsada del aquelarre, su sentencia fue dada ayer con un tiempo permitido de 12 horas para abandonar a Macur y jamás regresar –Contesto la Eldar.

 

Casi la misma ley aplicada en Windaz, alguien que viola las reglas con un crimen serio en su haber, por lo general se le da entre ser sentenciada a muerte o la expulsión, supongo que se apiadaron de ella por haber sido una miembro de dicho Consejo y le permitieron vivir a condición de abandonar el aquelarre.

 

—Sin embargo… -Dijo la Eldar enseguida.

 

La Eldar notifica sobre tres brujas que habían sido asesinadas en la noche, una de las víctimas fue identificada como Amaya Collewan, la bruja sentenciada al exilio y las dos que la acompañaban según testimonios eran amigas cercanas suyas, aunque Amaya cargo toda la culpa y el castigo, sus amigas quienes se creen que debieron haberse despedido de ella también habían caído ante el filo del asesino.

 

—Aun así, no quita el hecho de lo ocurrido es algo imperdonable, como la Eldar de este aquelarre, ¿hay algo que pueda hacer a mi alcance para compensar tan ruin acto?.

 

Sus escoltas protestaban ante tal petición que la misma Eldar condecía hacia mi persona, pero ella con ojos serios calla a las dos mujeres quienes la obedecen con un miedo estremecedor.

 

— ¿Algo? –Replique.

 

—Si, por supuesto algo que pueda y este a mi alcance, ¿qué petición deseas hacer? –Me pregunto ella —Por ejemplo, si lo deseas, puedo extender la fecha de la siguiente ronda un día más para compensar lo ocurrido y así tengas más tiempo de recuperarte tras lo ocurrido.

 

—Físicamente estoy bien, por fortuna no salí tan mal parado –Dije de mi parte.

 

“Algo”, podía pensar en muchas cosas, mientras me lo planteo pronto una imagen se me viene a la mente, era de Erm con todos los chicos del orfanato y la señorita Chrisha quien lo dirige, con tal retrato impreso en mi cabeza había encontrado ese “algo” para la petición que la Eldar me ofrecía.

 

—Hay algo, pero para decírselo, es necesario primero enseñárselo.

 

La Eldar de buena gana acepta y acompañada de su escolta me siguió al sitio donde debía enseñarle, cabe añadir que Livia y Liha también vinieron, quizás por mera curiosidad.

 

 

__________________________________________________________________

 

 

Habíamos llegado, estábamos frente al orfanato “Niños de Astado”, los niños con ciertos nervios ante la presencia de la Eldar y su escolta, se ocultan a las espaldas de la benévola Chrisha.

 

—Oh, Eldar Carina, ¿qué lo trae por aquí su eminencia? –Saluda Chrisha humildemente bajando la cabeza.

 

—No es necesario las formalidades, he oído sobre usted y debo decir que es una bondadosa bruja, me llena de orgullo saber de sus nobles acciones –Dijo la Eldar tomando las manos de Chrisha.

 

—Vaya, no sé qué decir… me siento halagada que la Eldar piense de mi de esa manera –Comenta ruborizada la madre del orfanato.

 

—Entonces, Rozuel Drayt, ahora que me lo has mostrado, ¿puedo oír tu petición?.

 

Chrisha sonaba confusa con la pregunta de la Eldar, los huérfanos seguían manteniendo distancia de la Eldar, Livia y Liha parecían atentas a oír lo que estaba por decir (por mera curiosidad) y Allum desde mi hombro susurraba “Metal, pide metal y dulces bocadillos” siendo obviamente el único en oírle.

 

—La petición que quiero hacerle, es que permita a los sangre de bruja de este orfanato el permiso de entrar al coliseo y ver las rondas restantes de la competencia.

 

—Por supuesto, entonces prepare unos asientos reservados para ellos y su querida madre –Acepta se inmediato la Eldar con una sonrisa.

 

Nuevamente sus escoltas protestan ante tal decisión, recordándole que era una ley que no hubieran sangre de brujas en el coliseo, que ya era bastante con mi presencia en la competencia, tales quejas hicieron que el rostro de Carina se tornase de una mueca rebosante de enojo.

 

— ¡No quiero oír mas de sus quejas absurdas!, por si no lo entiendan, una autoridad de nuestro aquelarre casi provoca la muerte de un miembro de un aquelarre invitado a nuestra sagrada competencia, tales acciones no pueden ser pasado por alto, enmendar nuestro error es prioridad, así que no quiero oír una palabra más de alguna de ustedes o tendremos un serio problema al respeto.

 

Las brujas del Wixau con la mirada baja, cesaron sus palabras estremecida de la reprimenda de su Eldar.

 

—Lamento que hayan tenido que escuchar esas groseras declaraciones de mis escoltas, como había dicho, ten por seguro que le abriré las puertas a estos queridos huérfanos para que puedan disfrutar de la competencia –Reitera la Eldar su aceptación ante la petición que hice.

 

—A propósito, hay otro sangre de bruja al que quisiera invitar también, no es huérfano, ¿es posible también que pueda ir? –Le pregunte.

 

—Por supuesto, agregar uno más no es problema –Acepta la Eldar para añadir al sangre de bruja que mencione —Dicho esto, entonces solo queda esperar para mañana, anhelo ver el combate de su aquelarre.

 

La Eldar se despide junto a sus escoltas, los huérfanos sin su presencia a la vista comienzan a montar un escándalo gritando de la emoción al saber que irán al coliseo para ver los enfrentamientos restantes y Liha se echa a reír un momento.

 

— ¿Qué es lo que tanto te da gracia? –Le pregunte.

 

— Como era de esperarse, de entre tantas cosas que podías pedir a tu beneficio y aun así optaste por beneficiar a aquellos que pocos tienen, eres una buena persona –Opina Liha.

 

—Tsk… lo haces sonar como si habitualmente fuera un monstruo sanguinario.

 

—Eres un sangre de bruja extraño, pero… con cierta bondad –Comento Livia.

 

—Oye, ¿Livia acaba de… decir algo amable de mí? –Pregunte con un tono incrédulo.

 

—Ahora eres un sangre de bruja tonto –Cambia su halago para mofarse de mí.

 

—Jajajaja, ustedes dos hacen un dúo hilarante –Argumenta la bruja de cabellera naranja entre risas.

 

—No sé ni para que me molesto en discutir con ustedes, da igual… -Dije acompañado de un suspiro.

 

Mañana será el día, que dé inicio a la tercera ronda, debo prepararme para entonces.

 

Continuara…

 

 

EPILOGO:

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Era de noche, Amaya Collewan tras el juicio hecho por los crímenes descubierto en ella, se hallaba caminando sola por las oscuras calles llevándose un elegante morral con mucho dinero en su interior para iniciar una vida en otro lugar.

 

Su castigo fue determinado con su expulsión del aquelarre y abandono de Macur en un plazo de 12 horas, tiempo que dedico para llevar sus pertenecías y despedirse de sus amigas.

 

— ¡Amaya! –Exclaman sus dos mejores amigas corriendo tras ella.

 

— ¿Qué hacen aquí? –Pregunta Amaya.

 

— ¡Esto es injusto!, ¡no pueden hacerte esto! –Opino una de sus amigas.

 

— ¡Tú solo velabas por la dignidad de este aquelarre!, ¡esas ingratas del consejo no saben lo que hacen!, por esa razón… ¡déjanos acompañarte!.

 

—Mis queridas amigas… -Dice Amaya poniendo sus manos en el hombro de cada una de ellas —Agradezco sus palabras de apoyo y sus nobles intenciones, pero he cargado con toda la responsabilidad porque no deseo verlas sufrir también, por eso deben quedarse aquí en Macur y preservar el ideal, puede que haya sido derrotada, pero no es el final de esta bruja, aun puedo luchar y con mi último aliento, yo preservare.

 

Abraza a sus amigas tras dedicarles aquellas últimas palabras antes de marcharse.

 

—“Último aliento”, creo que eso se puede arreglar –Les habla un desconocido al trio de brujas.

 

Frente a ellas se presenta un encapuchado de túnica negra, era el apodado “asesino de brujas”.

 

—Vaya, ¿qué tenemos aquí?, tú debes ser el monstruo que ha estado asesinando vilmente a brujas inocentes –Dice Amaya rebosante de confianza aun ante la presencia del asesino —Y ahora quieres agregarnos a tu larga lista de homicidios.

 

—¡Como si fuéramos a dejarnos asesinar por un miserable como tú!.

 

—¡Somos tres contra uno, tenemos la ventaja!.

 

—No, somos cuatro contra tres –Corrigió el asesino señalando en dirección a espaldas de las brujas.

 

Las brujas voltean y en su retaguardia se muestran otros tres encapuchados de túnicas negras.

 

— ¿Qué?, ¿¡todo este tiempo eran cuatro asesinos y no uno!? –Exclamo Amaya perdiendo aquella confianza que le respaldaba.

 

Sus amigas también se mostraban nerviosas, pero no decididas a perder, armadas de valor ambas atacan al trio de asesinos con una bola de energía hecho de sus poderes mágicos los cuales lanzan al mismo tiempo y estas se combinan para formar uno más grande y fuerte.

 

Uno de los encapuchados mostrándose ser el más bajo de altura entre todos se sitúa al frente de los dos, hace uso de un artefacto mágico representado como dos anillos los cuales cada uno estaba colocado en el dedo índice de cada mano, ambos objetos estaban enlazados por un hilo azul de mana, el hilo de convierte en un escudo mantenido por los anillos y recibe el ataque de las brujas deshaciéndose de la bola de energía fácilmente.

 

Las brujas reaccionan abrumadas sintiéndose intimidadas por sus agresores al ver como su ofensiva fue rechazada con simpleza, pero los asesinos no detienen su marcha, al mismo tiempo en que su compañero encapuchado rechazo el ataque con su escudo mágico, los dos restante a sus espaldas se mueven para ser los siguientes en hacer su jugada.

 

Uno de ellos resaltaba ser el más corpulento del grupo, de su mano invoca un artefacto mágico procedente de un pequeño cubo metálico que llevaba en su palma izquierda, un pesado mazo de combate hecho de plata emerge sostenido por sus manos, con ella de un solo movimiento aplasta a una de las brujas amiga de Amaya matándola al instante.

 

El segundo asesino se hace como artefacto mágico en su brazo derecho unas zarpas metálicas adheridos a un guantelete color escarlata, se trataba del mismo individuo que había asesinado a la bruja noble Amaria Wilcoh que formaba parte del Consejo Wicau, con su artefacto mágico desgarrada y despedaza a la amiga restante de la bruja exiliada.

 

—No… ¡no…! –Dice una aterrorizada Amaya quien se hecha para el suelo temblando del miedo con ojos traumatizados al presenciar la muerte de sus amigas.

 

Los tres encapuchados que tenía en frente le miraban fijamente, pero no se movían de donde estaban, la bruja exilada oía pasos a sus espaldas, eran del primer asesino que se presentó acercándose a ella y deteniéndose a solo unos centímetros de ella, Amaya estaba bastante horrorizada como para voltear, su frente estaba empapado de sudor y terror en estado puro.

 

—Todo esto es la causa, por la ceguera de sus arrogancias, ustedes son quienes invocaron su propia malicia y el sufrimiento que conlleva a su pecaminoso orgullo, ustedes tienen la culpa de nuestra existencia, nosotros solo actuamos acorde a sus consecuencias, me pregunto, ¿abrirán sus ojos a tiempo o persistirán con la ceguera que traerá su destrucción? –Declaro el asesino que tenía a sus espaldas.

 

Con unas manos envuelto en vendas, el asesino sostiene un artefacto mágico, una larga espada con una hoja de color rojo y tres piedras rojas anexado a ella, dos en la hoja del arma y el tercero en la empuñadura, alza su artefacto y la deja caer sobre la bruja partiéndola a la mitad desde la cabeza hasta la cintura.

 

—Como siempre, espléndido trabajo a todos, Jeko, Arno y Canu –Nombra el asesino de la espada roja a sus tres compañeros por sus nombres —El día anhelado se acerca, si las brujas no abren sus ojos para entonces, las “cadenas” a la que tanto se han aferrado para mantener su tiranía pronto serán “cortadas”, en marcha, antes de que llegue la Wixau.

 

Antes de dejar la escena de los hechos, marcan con la sangre de sus víctimas su mensaje habitual que atestigua la presencia de “Jack”, esta vez ponía en el “Desde lo profundo del abismo… Jack les envía saludo”.

 

A los pocos minutos el cuerpo es encontrado por la Wixau en compañía de Brala Nigme, la capitana examina los cuerpos, notando por la magnitud de los daños encontrado en cada cuerpo la manera en cada una había sido asesinada y llego a una conclusión.

 

—Lo sabía, tal parece que “Jack” no es un individuo, sino, más bien un grupo –Concluyo con perspicacia la bruja rubia.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s