Metalord Revolution Capitulo 75

CAPITULO 75

BASTARDO RUBIO

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

En medio de mi enfrentamiento contra el Tilq, un muchacho rubio se aparece de la nada luego de destrozar la barrera del demonio a patadas, el enigmático joven mira a todos con el ceño fruncido, pero enfoca su vista principalmente en el semihumano.

 

—No es la primera vez que veo a un Tilq, pero si es la primera vez que veo a uno en el cementerio de esta ciudad, en especial “este” –Dijo haciendo una pausa acompañado de un suspiro de agobio —Los sangre de bruja ya tienen bastante problemas ahora, como para que alguien de afuera venga a provocar más de la cuenta, sin importar cuál sea tu excusa, este es una lugar de reposo para los muertos, ten algo de respeto, idiota.

 

La pulsera compuesto de 6 perlas verdes de la muñeca derecha de aquel joven estaba brillando, emitía magia y pronto adopta la forma de un arma, un espadón verde de una empuñadura de 30 centímetros, una hoja de 120 de largo y una anchura de 30 cm, tres de las perlas estaban situado en la hoja del arma y las restantes sobre la empuñadura, el muchacho rubio clava la mitad del espadón en el suelo sin haber dejado de mirar al demonio.

 

—El muchacho al que tienes entre manos, lo conozco –Dijo él —Suéltalo.

 

El Tilq no dijo nada, tan solo miraba fijamente a la persona, así como él también lo hacía.

 

—Te dije que lo soltaras.

 

El demonio siguió ignorando el aviso del rubio, el hombre al ver que el semihumano no le hacía caso, suspira y observo como sujeta fuerte la empuñadura del espadón, acto seguido desaparece de donde estaba en un parpadeo y reaparece a unos escasos centímetros del Tilq tomándole por sorpresa.

 

El joven rubio blande su espada con una mano y golpea el cuchillo del demonio que amenazaba el cuello de Ermando, mandándola a volar lejos y luego le propina un rodillazo en las costillas al Tilq para obligarlo a soltarle, del fuerte golpe se escucha huesos crujir y el demoniaco ser es mandado metros atrás, él fácilmente salvo a Ermando.

 

—Es fuerte –Dije en mis pensamientos.

 

Su fuerza rozaba lo sobrehumano, pero lo más abrumante era su velocidad, aquello que presencie no era teletransportacion, aquel individuo hizo una zancada rápida y avanzo unos cuantos metros en un segundo, era una velocidad producto de un evidente fortalecimiento mágico, uno formidable.

 

—Vaya problemas en los que te involucras, Ermando –Dice el rubio.

 

—Esa voz… ¿eres tu Rudy? –Reconoce Ermando a aquel sujeto.

 

—Sí, soy yo, estaba de paso solamente.

 

—También vienes a visitar a Andy, ¿no?.

 

—Tonto, eso es bastante obvio, dejaremos la charla para después, aún queda un problema con que lidiar, no te muevas de donde estas, terminare con esto rápido, ¡lo mismo digo para ti, chico! –Exclamo esa última frase señalándome sin quitar su mirada del Tilq.

 

El semihumano se pone de pie tras el golpe del tal Rudy y usa su energía mágica para proveerse un leve factor curativo en su cuerpo en especial donde recibió el rodillazo y la bala de mi AK-47, detuvo el sangrado del hombro y parece haber aliviado el dolor en sus costillas como restaurado sus huesos dañados.

 

—Tengo mis sospechas sobre las razones que trae a un Tilq a este lugar, tu forma fría para interactuar con desconocidos y la fuerte hostilidad hacia esos chicos me dan muchas pistas, mmm… ¿y bien?, idiota, ¿quién fue? –Le hace una pregunta un tanto abstracta.

 

El demonio con manos rápidas abre cada uno de los bolsillos de su cinturón sacando 5 cuchillos arrojadizos que lanza hacia el tal Rudy, pero no los arroja directo hacia él, sino a pequeños centímetros de distancia suyo, al chasquear los dedos en todas las cuchillas surgen líneas verdes hecho de mana que se unen entre si formando un pentagrama brilloso en el cual el joven se encuentra en el centro de esta.

 

—Hmmm… se ve problemático –Opina Rudy sin inmutarse tras ver el pentagrama.

 

El demonio chasquea los dedos con su otra mano y provoca el estallido de las 5 cuchillas siendo la zona afectada todo aquel que estuviera dentro de aquel pentagrama, aquella explosión concentraba mucho poder, sería difícil salir vivo si no se contara con algo de protección en el cuerpo y aquel tipo no usaba ninguna.

 

—Esa técnica es bastante problemática, pero fácil de lidiar –Comentar Rudy apareciendo a espaldas del Tilq.

 

El demonio al sentir su presencia se da vuelta atacándole con la lanza, pero el hábil rubio se defiende con su espada y el Tilq aprovecha la contraofensiva de su rival para retroceder y tomar distancia de él.

 

—Esa magia explosiva que usaste con esos cuchillos encantados, también tienen el efecto de paralizar sobre todo aquel que se encuentre dentro del área de estallido –Revelo Rudy —Sin embargo, es fácil liberarse de su efecto paralizante si concentra la cantidad suficiente de magia en el cuerpo, con el fortalecimiento necesario algo así no haría ni cosquilla.

 

¿Entonces él se liberó de la parálisis de ese pentagrama con su propio fortalecimiento y antes de la explosión se había movido a espaldas suyas?, decir que este sujeto es fuerte es quedar corto, puedo sentir que la magia que usa en todo momento no es suya, sino de aquella espada producto de la pulsera de su muñeca derecha, él es un no mago, pero para tener tanto poder, ¿es un sangre de bruja también?.

 

—Y bien, idiota, vuelvo a preguntártelo, ¿Quién fue? –Vuelve a hacerle aquella pregunta abstracta.

 

El semihumano invoca cuatro muros que rodean a Rudy, pero él las destroza de un espadazo, el Tilq realiza una serie de combos con su lanza en conjunto con su poder de crear más muros compuestos de afilados pinchos, pero ese rubio fácilmente se defendía de cada movimiento de su adversario y para el colmo, manejaba ese pesado espadón que podría tener unos 6 kilos o más con tan solo una mano.

 

En una serie de maniobras del Tilq, invoca un sinfín de muros contra el rubio y mientras él se encontraba ocupándose de ellos, aquel semihumano aprovecha para dar un gran salto desde su retaguardia y tomando la altura que cree necesario, desciende con su lanza apuntando para empalar una parte vital de su cuerpo, lo más probable su corazón.

 

Estaba por intervenir en la lucha, apunte con el AK-47 al demonio, pero detengo mis intenciones al darme cuenta de algo, a tan 2 metro de alcanzar con su lanza el demonio al joven rubio, el no mago se había percatado de su presencia.

 

Evade la lanza del Tilq y con un giro de 180 grados contraataca de un rápido corte que cercena todo el brazo izquierdo del demonio, el semihumano aterriza bruscamente al suelo rodando violentamente mientras trataba de contener la hemorragia producto de la herida de su miembro cortado.

 

—Tu estilo de lucha con la lanza, tiene bastante semejanza con la Draconiana –Compara Rudy —No, más bien, diría que es el estilo que usan los Draconianos, de entre todas las razas, ellos tienen a los mejores guerreros adiestrados en el arte de la lanza, ¿aprendiste ese estilo de uno o quizás solo lo robaste?.

 

El demonio no decía nada, tan solo miraba fijamente con malicia al joven rubio.

 

—Idiota, sé que no lo aprendiste de uno, lo tuyo es una mera imitación, una buena pero le falta pulir bastante la técnica, eso lo sé porque ya cruce mi espada con alguien que dominaba el auténtico estilo de lucha de lanza de los Draconianos y preservo un recuerdo inolvidable de ella –Dice tocando aquel sombrero de Cowboy que llevaba en su cabeza.

 

El demonio levanta su mano restante e invoca el muro con pinchos más grande hasta ahora, aunque es destruido fácilmente por Rudy de un movimiento, fue ahí que se percató de que aquello era una distracción, el Tilq había flexionado sus piernas y se prepara para huir con un extenso salto.

 

Tan pronto sus pies dejaron de tocar el suelo, a tan solo un metro de elevarse en el aire, el Tilq bruscamente es devuelto hacia abajo, pues aquel rubio también dio un brinco lo suficiente veloz para alcanzar al demonio y detenerle con su espadón atravesándole la espalda y clavándolo contra el suelo.

 

—A estas alturas y después de todos los problemas que ocasionaste, idiota, ¿en verdad crees que tenías la opción de salir vivo de aquí? –Le aclaro Rudy hundiendo aún más su hoja en el semihumano

 

La espada atravesada desde su retaguardia le había dado cerca del corazón, un daño mortal para la especie Tilq, pues anatómicamente eran igual a los humanos y cualquier órgano vital comprometido era una muerte segura.

 

—Está acabado –Declaro Rudy mirándolo detenidamente.

 

Acto seguido retiro su espada del cadáver del semihumano y camino hacia el brazo cortado del fallecido Tilq, lo recoge y comienza a darle un vistazo.

 

—Mi suposición era correcta, lamentablemente –Comento el joven rubio acompañado de un suspiro.

 

Arroja el brazo el aire y este cae cerca de mí con la palma hacia arriba, miro detenidamente la palma y reconozco una marca en ella, la marca tatuada de un sol negro con el dibujo de una daga color escarlata de toque místico en el centro.

 

—“La daga Escarlata” –Cite enseguida tras reconocerla.

 

—Oh, pareces muy familiarizado con la orden de los asesinos, Rozuel Drayt –Me dice el tal Rudy mirándome.

 

—Lo mismo digo de ti quien conoce mi nombre.

 

—Eres alguien bastante destacado en Macur, lo suficiente “destacado” para ser objeto de asesinato por una de estas escorias.

 

La orden de asesinos, “La Daga Escarlata”, cada uno de sus miembros presenta la marca tatuada que los identifica, no tienen inconveniente en aceptar a quien sea que tenga la facultad y la habilidad para asesinar sin remordimiento, que alguien así me haya tenido de objetivo resulta inquietante como perturbador.

 

—Mira nada más, al parecer tu asesino no era alguien cualquiera, sino el apodado “La Hoja Discreta de Astado” –Revelo Rudy.

 

— ¿Un asesino especial? –Pregunte.

 

—Los miembros de La Daga Escarlata no tiene prejuicios por quien los contrate para el trabajo que fuese, pero últimamente la mayoría parece evitar relacionarse con las brujas o algún aquelarre, a saber porque, quizás por opinión personal –Explico Rudy —Pero hay un asesino cuyos principales clientes, son brujas en particular.

 

—Y ese tipo, ¿es el de allí?.

 

—“La Hoja Discreta de Astado”, es un apodo que las brujas le dieron para alguien que les hace el trabajo sucio, que repugnante y también, idiota.

 

 

__________________________________________________________________

 

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

A tan solo 200 metros del cementerio para los sangre de bruja, una espectadora invisible observaba todo desde la comodidad de su “zona segura”, una pequeña sala que albergaba en su interior decoración lujosa, una chimenea, varias porta-botellas con finos vinos en ella, un tapete de oso con encima un cómodo sofá donde su usuaria se encontraba sentada y un ancho espejo en frente que reflejaba todo lo que ocurría en el cementerio como un televisor.

 

Tal sitio era producto de la magia de la usuaria que se hallaba en su interior, una habilidad que le permite materializar una pequeña sala personal hecha en cada detalle con su mana, desde afuera es completamente invisible e indetectable y desde adentro su usuaria puede refugiarse para ocultarse y ver lo que ocurre en el exterior mediante el único espejo que alberga, cuyo alcance abarcaba de visión unos 250 metros alrededor.

 

—No puede ser… es imposible…

 

Su usuaria, una bruja de la ciudad, miraba abrumada y con ojos incrédulos, como su asesino yacía abatido tanto por su objetivo como por un desconocido, tal bruja se trataba de Amaya, con una copa de vino a la mano, la deja caer al sentir una profundad decepción por como sus planes no salieron acorde a sus expectativas.

 

— ¡Ese niño… ese mocoso maldito… ese asqueante blasfemo!…  ¡¡sigue con vida!!, ¡¡¡MALDICION!!!

 

Maldecía varias veces hecho una furia, lanzando la botella de vino que tenía en mano hacia la pared, jadea recobrando la calma tras su momento de desequilibrio emocional.

 

—Cálmate… como está muerto no pueden atraparte –Pensó Amaya —Solo debo quedarme en mi “Zona Segura” hasta que todos se vayan, nadie puede encontrarme desde aquí, este lugar es indetectable, si… jejeje, saldré de esta y veré que hacer después, no pienso dejar que ese pequeño blasfemo, siga mancillando nuestro sagrado evento.

 

La mueca orgullosa y maliciosa de Amaya, pronto se ve opacada por una llena de nervios y desesperación, oía unas voces venir de afuera de su “Zona Segura”, dichas voces estaban cerca y reconocía que eran de tres mujeres.

 

— ¿Estas segura de esto Valee? –Pregunto una de las tres.

 

—No hay duda, aquí hay algo sospechoso –Contesto.

 

La pared de la “Zona Segura” pronto es atravesada de un golpe por una bruja de cabellera azul y lentes, Valee Diavantora, en su brazo derecho cargaba un guantelete de acero que envolvía todo su miembro, en el centro del objeto sobre el dorso se hallaba anexado una pequeña esfera azul a modo de núcleo mágico.

 

Valee estaba acompañado de sus compañeras Maera y Nita, la bruja de cabello azul al posar sus ojos sobre Amaya, se ríe con un tono burloso limpiando las pocas lágrimas que salían de sus ojos.

 

—Pero miren que tenemos aquí, Amaya Collewan, ¿qué hace una integrante no tan renombrada del Consejo Wicau?, demasiado sospechoso e hilarante –Opino Valee.

 

—No puede ser, mi “Zona Segura” es indetectable, ¡nadie puede encontrarla!, ¿¡como…!? –Se pregunta estupefacta.

 

—En verdad eres toda una novata con tu magia, ciertamente tu materialización no puede ser captado por la habilidad perceptiva de alguien, jejeje, ¡pero es diferente si la percepción viene de un artefacto mágico! –Señalo Valee el guantelete de acero de su brazo derecho —Esta obra de arte no solo da buenos golpes, sino que además tiene incorporado la habilidad de detectar rastros de magia, imagínalo como un artefacto mágico con la hábil nariz de un sabueso.

 

La “Zona Segura” de Amaya comienza a deteriorarse y desaparece al verse sus estructuras comprometida desde el exterior, la bruja estaba paralizada del miedo, pues en el fondo sabía que la presencia del aquelarre Cognitio allí no era coincidencia y tratar de librarse de ellas era un medio imposible a su alcance.

 

—Bien, ya que hemos aclarado el asunto de cómo te encontramos, ahora es tu turno de aclarar unas cierta cuestiones, ¿qué haces aquí y que relación tienes con “La Hoja Discreta de Astado”? –Le pregunto seriamente la bruja de cabellera azul.

 

En el momento en que Valee nombro al Tilq, Amaya supo al instante que su destino iba para peor.

 

 

__________________________________________________________________

 

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Al poco tiempo de que Rudy acabase con el asesino, captamos la presencia de alguien, o mejor dicho de varios.

 

—Amo, ¿lo siente?, son cuatro y se acercan hasta aquí –Me informa Allum.

 

—Sí, también lo siento.

 

Dichas presencias se muestran al lugar, tres de ellas resultaban ser rostros conocidos, eran Valee y sus compañeras del aquelarre Cognitio, consigo traían por medio de la fuerza a una bruja adulta de corta cabellera marrón claro y ojos negros.

 

—Hola Rozuel, veo que has tenido un día algo agitado –Me saluda Valee acompañado de una optimista mueca.

 

— ¿Quién es ella? –Pregunte al ver a la bruja desconocida.

 

— ¿Ella?, oh, nadie importante, solo es Amaya Collewan, una no tan destacada miembro del Consejo Wicau y responsable directa de contratar al asesino Tilq conocido entre las brujas como “La Hoja Discreta de Astado”.

 

La directa respuesta de Valee nos llevó a una conclusión clara de cómo se dio toda esta situación, mire a la bruja causante de todo esto a los ojos y furioso le dije.

 

—¿¡Un asesino!?, ¿¡en serio!?, ¿¡qué carajos pasa por tu cabeza!?.

 

La bruja no me dijo nada, tan solo me devolvía la mirada con unos ojos llena de rabia y malicia, Valee tira a la tal Amaya al suelo y pone su pie en el rostro de la bruja.

 

—Oye, es de mala educación no decir nada y lanzar miradas tan frías como esas, cielos, eres una bruja con una educación bastante lamentablemente –Le dice Valee —No te preocupes Rozuel, llevare a esta bruja ante el Consejo Wicau, dudo mucho que la Eldar deje pasar un escándalo como este, demasiada atención innecesaria para este aquelarre, al final esta mala educada recibirá su merecido y el Aquelarre Wicau pasara cierta vergüenza que anhelo ver en sus rostros, jejejeje.

 

—Tengo una duda, ¿qué hacen aquí y como supieron lo del asesino? –Pregunte.

 

—Digamos que recibimos un pequeño soplo de cierta “contacto” que conoces, nos dijo que “La Hoja Discreta de Astado” estaba en Macur, fue bastante fácil adivinar quién era su objetivo y con ello hallarte a ti –Respondió Valee.

 

¿Un “contacto” que conozco?, ¿de quién se trataría?, desconocía con total escases de detalle sobre de quien pudiera estar hablando, aunque Valee  lo refiere como un “cierta contacto”, ¿una mujer?, me costaría creer que se trate de una bruja que no sea del aquelarre Cognitio, ¿podría ser quizás…?

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s