Kamigoroshi capítulo 30

Vuelvoooooooooooooo~

ya tengo internet :v
les traigo el cap de hoy así que disfruten lo :v

Capítulo 30.- Bosque de las almas podridas (3)

Lo diré simple, al final nunca encontramos a Feirona y a los demás.

Llegamos al campamento pero todo lo que encontramos fue un gran agujero. Teniendo en cuenta que Aya y los otros no estaban allí, debe ser una trampa puesta por monstruos. Hay monstruos que también pueden usar la magia después de todo. Así que existe la posibilidad de que también puedan crear trampas como Aya y Francesca-san.

Al ver que no recibí ninguna respuesta incluso después de gritar sus nombres allí, deben estar en el fondo del agujero…….. ¿En serio qué está sucediendo? No cometí ningún error en ningún lugar, ¿verdad?

Ni siquiera puedo saltar al hoyo sin saber nada de su muerte o lo que pudiera encontrar abajo. Mururu quería saltar, pero la detuve calmándola. Hay magia que permite el vuelo también. Para alguien del nivel de Aya sería fácil salvar a los otros de eso. Pero entonces, ¿por qué están esos tipos todavía dentro de ese agujero?

Podrían haber salido de ese agujero y estar buscándonos ahora. En cualquier caso, con tan poca información no puedo decidir cómo seguir adelante.

Pensé simplemente en esperar al borde del agujero pero incluso eso era difícil. Oculto dentro del hueco de un árbol grande, pregunté y pensé con Mururu sobre lo que deberíamos hacer a continuación.

Ya se trate de esperar a otros aquí o salir a buscarlos, no será fácil. En este momento y cantidad incomparable de no-muertos están vagando por ahí. Este debe ser el trabajo de ese esqueleto y  de los fantasmas poco habituales. Debe estar controlando a los zombis. En tal situación, en lugar de buscar a mis propios compañeros, pienso que voy a terminar convirtiéndome en un camarada de esos no-muertos en su lugar.

“¿Qué debemos hacer?” (Mururu)

“Qué hacer…”

Aunque el hueco del árbol era grande, todavía no significaba que tuviera suficiente espacio para adaptarse fácilmente a la gente. Yo estaba pegado muy cerca de ella y cada vez que se movía la sensación que sentía comenzaría a hacerme sentir picazón. En verdad,  no mantengo pensamientos malos, pero, todavía me siento algo culpable por alguna razón.

A diferencia del hueco del árbol, parece que mi mente tiene mucho espacio libre para pensar en esas cosas. No tengo palabras para describirlo.

Todavía no nos hemos encontrado con los demás, pero creo que todavía estoy tranquilo porque confío en que estarán bien. Un enemigo invisible es sin duda una amenaza, pero Aya no es una de esas personas que huyan. Después de todo, estamos hablando del mago genio. Sería capaz de proteger fácilmente a Francesca-san y a Feirona.

Tengo que confiar y creer en ella, de lo contrario, no podré seguir adelante. Mururu me miró con una mirada llena de quejas.

“¿No estás preocupado?”

“Es porque confío en ellos. Estoy preocupado por Francesca-san, pero esos dos también están allí por lo que debería estar bien”.

Soy un mentiroso. Estoy definitivamente preocupado. Pero también, confío en ellos… Las emociones humanas son una cosa tan difícil. Y si empezara a preocuparme, ¿quién calmaría a Mururu?

Y antes de eso hay un problema mayor aquí.

Aunque trato de no ser muy consciente de ello, me duele la mano derecha. Digo, sin siquiera tocarme, sé que tengo fiebre. ¿Mis heridas se infectaron en ese ataque? Espero que al menos no sea lo último.

Después de ser herido, aunque no mucho, sangré. Pero si yo estuviera perdiendo energía por estar envenenado, causará retrasos. No seré el único que estará en peligro, Mururu al viajar conmigo también terminaría en peligro. En el peor de los casos, si no puedo moverme, no habría nadie que la protegiera.

Para no desperdiciar fuerzas, intenté pasar el tiempo moviéndome lo menos posible. Dentro del hueco del árbol se mantuvo la temperatura fría, pero Mururu que estaba dentro de mis brazos se sentía caliente. Y mi brazo derecho estaba aún más caliente. Se siente como si una barra caliente de color rojo fuera insertada en mi brazo.

[No estoy seguro, pero Aya y los demás probablemente están en el fondo de ese agujero.]

Después de un rato, de repente Ermenhilde habló.

Sólo yo puedo oír su voz. Es conveniente que ni los zombis ni ese esqueleto puedan oírlo.

“…… ¿Por qué?”

[Si estuvieran arriba no hay manera de que  Aya y ese elfo no hubieran oído el sonido de nuestra batalla.]

Cuando Mururu lo dijo en voz baja, Ermenhilde lo explicó así.

Tengo la misma opinión. Esa es a la única conclusión posible a la que puedo llegar al ver que Aya y los demás tomaron alguna acción, incluso después de todo este tiempo. Pero en ese caso, ¿por qué no vuelven a subir? ¿Hay algo ahí abajo? ¿O están siendo atacados allí? En cualquier caso, hemos sido completamente divididos.

“El problema es, ¿cómo nos reuniremos con ellos?” (Renji)

-“¿Solo bajando al agujero?”

“Sin algún medio para subir de vuelta, es lo mismo que perdernos. Realmente no puedo recomendarlo.”

Pero, ¿qué pasaría si estuvieran en algún tipo de problema allá abajo?

Tal pensamiento vino a mí pero rápidamente sacudí mi cabeza. Incluso entonces, sólo hay poco que podamos hacer. En lugar de eso, primero tenemos que lidiar con ese esqueleto de mierda… ese monstruo controlador de no-muertos.

Por último, la mayor amenaza habría desaparecido, y si la suerte es nuestra, los no-muertos también se callarán.

“Ya sea que vayamos a salvarlos o simplemente esperemos aquí, primero tenemos que tratar con ese esqueleto.” (Renji)

[Es verdad. En este momento sólo esta mujer bestia puede sentir esa cosa, todavía podemos ser emboscados.]

“…………. Mururu”(Mururu)

De repente, ella habló en voz baja.

Cuando la miré preguntándome cuál era el problema, su mirada fue un poco más enojada que su usual blanco.

“No es una mujer bestia. Es Mururu.”

Oh, así que no le gustaba cómo Ermenhilde la llamaba.

[Hmph, para alguien como tú, bestia es más que suficiente.]

“Mu…..”

-“Esta cosa es muy terca en lo más extraño de las cosas. Si quieres ser llamada por tu nombre, sólo tienes que trabajar duro y ser reconocido por ella. “(Renji)

Podría decirle a Ermenhilde que lo dijera, pero después de todo eso no será interesante. También tendrás mucho en que pensar cuando ella sea reconocida por Ermenhilde y sea llamada por su nombre.

Bueno, estaría mintiendo si dijera que no es problemático. Pero, Mururu  también es del tipo que odia perder, o más bien, trata de actuar con fuerza para no detenerse una vez que se haya propuesto algo. Aunque puede ser por una simple razón como conseguir que ella sea llamada por su nombre por Ermenhilde, estoy feliz de que ella pueda actuar normal incluso en tal situación. Perder el miedo y enloquecer es una bandera de muerte muy fácil de entender.

“Ahora bien, eso es suficiente para mejorar nuestra amistad. Mururu, ¿crees poder ganar contra ese esqueleto? “(Renji)

“Será difícil.”

“Ya veo.”

Su respuesta fue simple. Eso es algo bueno por sí solo, pero no es una cosa feliz de escuchar en este momento.

Por supuesto, es imposible para mí también. Incluso si estuviera en perfectas condiciones, no me sería posible ganar. Parece ser que Ermenhilde pensó lo mismo que inclusive no dijo nada. Bueno, para ser honesto, simplemente no quiero luchar contra ello. Pero si lo hiciera, permaneceríamos en un callejón sin salida. Si simplemente esperamos a los demás, sólo puedo ver a ese esqueleto atacándonos justo cuando tratamos de reunirnos. Creo que tiene al menos ese nivel de inteligencia.

No tenemos otra opción que derrotar ese esqueleto. Para ambos, salir de este bosque y encontrarnos con los demás.

“Pero, no nos quedaremos sin hacer nada aquí, ¿verdad?” (Renji)

“sí. Destruiré a ese monstruo de huesos.”

“Buena decisión.”

Ese monstruo definitivamente no es invencible. Recordando la pelea anterior, organice la información al respecto.

Mientras podamos sacar su cola, Mururu debería ser capaz de lidiar con el resto, ¿verdad?

Entonces primero debo pensar en una forma de destruir su cola. Se especializa en emboscar a su presa, dudo que tenga experiencia de ser emboscado muchas veces. Yo podría ser un poco demasiado optimista, pero es una apuesta que vale la pena tomar.

Pero incluso antes de eso, tenemos que pensar en una manera de acercarnos a ese monstruo invisible sin que se dé cuenta.

Me duele la cabeza. Me duele la herida de mi brazo derecho. Y no era sólo un tipo de dolor en específico, lento, como si alguien estuviera poniendo una aguda aguja dentro de mi herida. Esto  realmente podría ser peligroso. Hasta que nos encontremos con los demás, realmente no quiero ver y tratar con esta herida. Si lo hago, sin duda sería incapaz de moverme. Después de todo, tengo miedo de luchar y odio el dolor. Si tuviera que mirar mi propia herida infectada, mi corazón se rompería definitivamente. Soy un cobarde después de todo.

“¿Tienes algún plan?” (Renji)

“¿no, tú?”

“Voy a ser el cebo y atraer a ese esqueleto. Mururu, usaras esa oportunidad para emboscarlo y destruir su cola, donde esta su núcleo. ”

[……. ¿Lo llamas un plan?

“Es uno, ¿verdad?”

¿O tienes un plan mejor? Le pregunté eso pero no obtuve respuesta.

En verdad, hay muy pocas maneras en que podemos tomar acción. Este es un equipo que tiene una mujer bestia que no puede usar sus sentidos correctamente debido al miasma del bosque, y un tipo herido que ni siquiera puede usar su trampa correctamente.

-“Eres muy amable, Ermenhilde.”

-“Eres un idiota, Renji.”

Ya he decidido jugar esto. Ganar, sobrevivir y volver a ver a nuestros compañeros. Ermenhilde y Mururu ya lo han entendido. No estamos realmente conectados ni tenemos vínculos fuertes. Tampoco tenemos buenos recuerdos entre nosotros. Pero aun así, el calor de esta chica en mis brazos era precioso.

La muerte es fría. Por eso, creo, los seres vivos buscan calor. He visto a muchos de mis amigos morir. A pesar de que estaban a mi lado, al momento siguiente ya estaban muertos. Innumerables veces, demasiadas veces, he visto la muerte. Lo he sentido.

“Renji, ¿tienes miedo de morir?” (Mururu)

“sí, lo tengo.”

[…… ..Oi.]

En la repentina pregunta de Mururu, cuando respondí sin vacilar, Ermenhilde lanzó una voz que se oponía.

No puede ser ayudado. Todo el mundo tiene miedo de morir. Después de todo, todo termina cuando estás muerto. Tal vez habiendo sentido mis emociones, Mururu soltó toda la rigidez de su cuerpo y se apoyó completamente en mí. Me sorprendí por un segundo, pero pronto acepté eso. Esta chica, es lo mismo que yo. Miedo de luchar, miedo de ser herido. Temer a la muerte — y no quiere que sus compañeros mueran. Sin importan que tan fuerte es, todavía es un niño en su adolescencia.

Otra vez, ¿Cómo llamamos a esto? Pensando por un momento, rápidamente recordé.

El efecto puente colgante. Aunque no es amor, soy el único a su lado en este momento. Simplemente quiere calor. Yo era el mismo, así que puse más fuerza en mis brazos alrededor de ella.

Me dolía el brazo derecho, pero era la prueba de que todavía estaba vivo.

“Yo también lo tengo.” (Mururu)

“Es normal. Después de todo, cuando mueres ya no puedes ver ni hablar con nadie más.”

No importa qué.

Los cadáveres no hablan. No te sujetarán el brazo cuando sostienes el suyo.

No hay calor. Sólo frialdad.

Y sobre todo — los que quedan sólo tienen tristeza. Tanto, que tienes ganas de llorar hasta que no queden lágrimas. Tanto, que en lugar de experimentar esa tristeza de nuevo, sería mejor morir a sí mismo.

Por eso ni moriré ni dejaré a nadie más.

Si vives, tienes que vivir por el bien de los que murieron también. Enfrentando el dolor de querer morir, tienes que superarlo.

No quiero tener puestos en mi esos sentimientos, tampoco quiero que Mururu los tenga. Lo mismo para Aya y los otros también. Por eso voy a vivir. Voy a poner mi vida en una apuesta y ganar.

[En serio… Aunque estés a punto de pelear, ¿está bien eso?]

-Lo está, Ermenhilde. Vivimos exactamente porque tenemos miedo de morir. Y mataremos a ese monstruo porque queremos vivir. Fácil de entender, ¿no?

[Ciertamente eso es —- haah.]

Al oír ese suspiro, me sentí sorprendentemente más tranquilo.

Es lo mismo de siempre. Yo crearía problemas para Ermenhilde, y suspira como si estuviera harto de mí.

Podría ser un dolor para Ermenhilde, pero se siente muy bien para mí, me calma, estos intercambios cotidianos.

“Estará bien.”

Mururu murmuró.

“Yo protegeré a Renji.”

[………….ah. ¿No es al revés? A pesar de que él es así, Renji es el tipo de hombre que hace las cosas cuando realmente importa.]

Primero, me sorprendieron las palabras de Mururu, y luego dejé caer mis hombros en Ermenhilde.

¿A qué te refieres con “aunque sea así”? Bueno, quiero decir, me regañan mucho por no tomar las cosas en serio, quiero refutar eso. Pero cuando dices eso directamente a mi cara, bueno, sí…

En vez de eso, quiero pensar en cosas más prácticas ahora mismo. A pesar de que dije que seré el cebo, no hay manera de que el esqueleto de mierda caiga en un truco fácil de entender. Si sólo tuviera algo para atraerlo.

Me duele el brazo. Mi cabeza no funciona. Pero debo pensar en algo. Además, en lugar de ahogarse en el pesimismo, es agradable ver que todo el mundo sigue siendo enérgico.

Soy el más fuerte.

[……… Oi, por lo que ella dice, Renji. Di algo de vuelta.]

“No puedo refutar eso.”

[¡¡Se supone que debes!!]

Pero es cierto, no soy rival para Mururu con sólo dos de mis pactos aclarados.

En eso, llegué a la pregunta, ¿por qué incluso dos de los pactos habían sido despejados?.

Uno es mi lucha. Es la habitual. Pero, ¿cuál es el otro?

No he hecho ninguna promesa con Mururu ni soy lo suficientemente fuerte como para protegerla. De hecho, yo soy el que está realmente protegido.

Muerte de mis camaradas. Eso no se aclara hasta que yo mismo lo acepto. No creo que Aya y los otros hayan muerto. Los dos restantes deben ser imposibles de eliminar en esta situación. Uno de ellos necesita que yo hable directamente con la diosa y el otro nunca se aclarará nunca más. No importa qué.

Entonces-

“¿Esa cosa es un descendiente del Dios Demonio…?”

[¿Qué?]

“Nuestros convenios. En aquel entonces cuando estábamos peleando, dos de ellos habían sido liberados”.

[Sí, eso es correcto. Pero, ¿no fueron tus peleas y para proteger a esta bestia?

“Yo era el que estaba siendo protegido, ¿sabes?”

[…… como de costumbre, se auto-deprecia demasiado.]

Incluso si  dices eso, era un hecho. En esa pelea, no había podido hacer nada.

“¿Pactos?” (Mururu)

-“Es un secreto entre Ermenhilde y yo. Hay varios problemas por los que no puedo luchar con toda su fuerza”.

-“¿Aunque puedas morir?”

-“Sí, incluso si pudiera morir.”

Este es realmente un cuento tan triste. Ser incapaz de luchar con toda fuerza, incluso cuando yo mismo estoy tan cerca de morir. Realmente es una diosa inhumana, en serio. Lo creo desde el fondo de mi corazón.

“…….Eres raro.”

Diciendo eso, Mururu tembló con ligera risa mientras estaba en mi abrazo.

“¿Qué sucedió?”

“¿Qué podemos hacer para que puedas luchar con toda su fuerza?”

Incluso si me lo preguntas, no tenía forma de responder a la pregunta de esta chica.

Si no puedo usar toda mi fuerza, eso significa que no sólo yo, incluso Mururu estará en peligro. Pero, simplemente no puedo usarlo. Necesitaré algún motivo para protegerla… o tal vez, tendré que sacrificar a Mururu, a quien debo proteger, sólo para usar mi fuerza. Esas son las limitaciones que tengo. Por eso es que carece de sentido.

No quiero que nadie muera. No quiero abandonarlos, no quiero dejarlos de lado por los beneficios. No quiero perder el calor de la chica dentro de mis brazos. Es verdad – la habilidad tramposa que quise, es un deseo deforme y retorcido Para proteger a alguien, primero tengo que sacrificar a alguien más. E incluso entonces, no me convertiré en el más fuerte. Para hacer eso, para convertirme en un verdadero Asesino de Dioses, acabaré sacrificando al más querido para mí.

“Entonces, hazme una promesa.” (Renji)

“¿Promesa?”

-“Que no mueras, pase lo que pase. Que vivirás. No importa lo que pase, no te rendirás.”

Terminemos esto de una vez por todas.

Nos encontraremos con Aya y los demás y finalmente saldremos de este bosque de mierda también.

El Sol aún no se ha puesto en el horizonte, pero pronto lo hará. La noche no está lejos. Pronto será el momento de que los no-muertos vaguen libremente.

“Si puedes prometerme eso, definitivamente te llevaré a la capital junto con todos los demás.” (Renji)

Había alguien que me abrazaba así cuando temía la muerte.

Temeroso, temblando incontrolablemente, llorando, incapaz de moverse, pero esa persona me abrazó y me dio calor. Esa persona se quedó conmigo todo el tiempo y siguió hablando conmigo. Me pregunto si esa persona también se sentiría así en ese entonces.

‘Quiero proteger esta vida que tengo dentro de mis brazos.’ Me pregunto si esa persona también pensó así…….

No puedo ver a esa persona en este momento, pero tal vez algún día —

“Te lo prometo. Definitivamente los llevaré a todos ustedes a la capital. No te dejaré morir.”

Sí, por eso no puedo morir aquí. He superado el peligro a este nivel innumerables veces ya. En comparación con el Dios Demonio o el Rey Demonio, esa cosa no es más que un grupo de huesos.

Hice una promesa: “Te mostraré el mundo”. Dejando de lado la mitad, ni siquiera he mostrado una cuarta parte en este momento.

“Está bien, lo prometo.” (Mururu)

“Bueno, entonces te lo prometo.”

Juré.

La promesa era la misma que en aquel entonces, el juramento que tomé, sin decirlo en voz alta, lo tallé dentro de mi mente.

– Esta vez definitivamente, protegeré. No soy el protagonista de una historia ni el héroe de otra, soy un asesino de Dios.

Si el enemigo es descendiente del Dios Demonio, puedo luchar. Puedo matarlo. Yo existo por esa razón, y Ermenhilde es el arma para cumplir esa razón.

Después de matar al Dios Demonio y exterminar a sus descendientes — busqué que Ermenhilde no viviera como un arma, que tuviera una forma de vivir diferente. Para que yo pueda vivir con el arma Asesina de Dioses incluso en este mundo donde ya no se necesitaba un arma que mate dioses.

Para este egoísta deseo mío que ni siquiera la diosa podía cumplir, no puedo morir aquí.

“No moriré.” (Mururu)

“Definitivamente no te dejaré morir. Todos viviremos e iremos a la capital.

Cerré mis ojos. Olía el débil olor procedente de ella, distinto de mi propio sudor o del olor fangoso del bosque, – era el olor de una muchacha.

Mi corazón se calma con eso. De alguna manera, siento que mi proceso de pensamiento es un poco pervertido, pero necesitaba alguna forma de calmarme. Y no hay forma de que yo tenga ningún mal pensamiento hacia Mururu.

Ella está en su adolescencia. La misma edad que Aya tuvo cuando fue convocada aquí.

Si tratara de poner una mano sobre ella, seré un pervertido inexcusable. En primer lugar, probablemente me golpearán antes de intentar algo así. Cuando pienso en eso, todos los pensamientos de hacer algo desaparecen de mi mente. De hecho, ella se siente más como una hija para mí.

Sólo había cerrado los ojos por un segundo.

[Fumufumu. Definitivamente le diré esto a Aya más tarde.]

“Intenta leer el estado de ánimo, idiota”.

[Aparte de eso, Renji.]

Ni siquiera intentó refutarlo. A veces realmente actúa muy humano.

[¿Me protegerás también?]

“No tengas miedo.”

Mientras suspiraba, salí del hueco del árbol. Di una sonrisa torcida, como si esperara algo, como si pensara en algo travieso.

No había no-muertos. Probablemente, ese esqueleto tampoco está aquí. No podía oírlo ni podía sentirlo. No estoy seguro de si esa cosa es realmente un descendiente del Dios Demonio, podría estar equivocado. Pero, estoy seguro de que definitivamente tratará de atacarme, a mi quien está herido, sobre Mururu. (Que atacará a Renji en vez de a Mururu)

Por ahora, le pedí a Mururu que se escondiera dentro de ese hueco del árbol. Ahora solo tenemos que esperar a que salte sobre el cebo, que soy yo. Esperemos que sea un idiota lo suficientemente simple como para caer en un plan como este.

Ligeramente, lejos de ese hueco del árbol, me senté con la espalda hacia un árbol moderadamente grande. Mi mano derecha todavía duele pero gracias a eso, mi cabeza se siente clara.

“Si morimos, moriremos juntos como pareja”.

[………Honestamente no me siento muy feliz por eso.]

Si es posible, espero que ataque de la noche.

Me pregunto, ¿estoy siendo demasiado optimista?

Ahora que lo pienso, me pregunto cuánto Mururu sabe de mí. Al ver que ella no estaba realmente sorprendida por la voz de Ermenhilde, debía saber mi conexión  con Aya y los otros – los héroes.

Después de la pelea, creo que debería preguntarle. Por esa razón también, vamos a deshacernos rápidamente de ese esqueleto de mierda. Pensando hasta eso, di un suspiro.

¿Fue esto una bandera de muerte?

Anuncios

4 pensamientos en “Kamigoroshi capítulo 30

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s