Metalord Revolution Capitulo 67

CAPITULO 67

¡LA SEGUNDA RONDA DA INICIO!

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

Había sido arrastrado hacia el cuartel de la guardia Wixau, fui llevado a las oscuras mazmorras en donde se hallaban numerosas celdas, desde allí me llevaron a una celda solitaria ubicada en un pasillo aparte con la finalidad de interrogarme, una mesa nos separaba a mí y a la interrogadora que tenía al frente y el último detalle es que era obligado a llevar un par de grilletes en los brazos unidos a una cadena que suprimían todo poder mágico que usase.

 

—Vuelvo a repetirlo, ¿¡en serio era necesario ponerme esto encima!?, ¡ni siquiera soy mago! –Le dije a la interrogadora.

 

—Toda preocupación es necesario, los detalles menores son excusas innecesarias –Respondió ella.

 

Dicha interrogadora no era otra más que la misma Brala Nigme.

 

—Ya dímelo de una vez, ¿qué hicieron con Allum y Ermando?.

 

—¿Crees que es seguro para ti preocuparte por otros en este momento?.

 

— ¿Por qué debería preocuparme?, ni que yo fuera el asesino, ya te lo dije, te explique en detalle todo lo sucedió y cómo fue que termine allí.

 

En mi explicación había eliminado la parte de la reunión con el aquelarre Cognitio, en su lugar agregue que estaba en la biblioteca como en la mañana, supuse que era mejor dejar en secreto esa reunión.

 

—¿Qué hacías en la biblioteca?.

 

—Oh lo típico de siempre, ordenar dos deliciosos platos de carne crujiente de venado, ¿en serio me preguntas tal obviedad? –Le respondí mofándose de su consigna interrogante.

 

— ¡No te pases de listo!, sangre de bruja –Exclama enojada golpeando la mesa con ambas manos —Tres personas murieron esta noche.

 

— ¿Cómo?, ¡pero si solo una murió, estuve allí cuando ocurrió!.

 

—Dos cuerpos más fueron hallado no muy lejos del primero, eran dos brujas que hacían de guardaespaldas de la víctima del “supuesto” asesino de túnica negra que tú viste.

 

Cuando dijo “guardaespaldas” tuve una mala sensación al respeto.

 

—Las cosas si se podrán más complicadas ahora con el morir de esta persona –Comento Brala acompañado de un suspiro.

 

— ¿Qué quieres decir? –Pregunte haciendo de mi mala sensación más notoria.

 

—La mujer asesinada, Amaria Wilcoh, era miembro del consejo Wicau, el poder principal encargado de proveer las leyes y dirigir la ciudad junto a la Eldar –Contesto Brala —Las anteriores muertes eran brujas de clases sociales ordinarios, pero ella era pertenecía a uno de los estatus de mayor prestigio del aquelarre, su muerte sin duda causara una fuerte polémica en torno…

 

—A los sangre de bruja –Complete su oración final —¿O me equivoco?.

 

—No tienes ni la menor idea de lo que significa, ¿verdad?.

 

—Si la víctima era una bruja importante, ¿en qué pensaba yendo por su cuenta sin protección y más aún en la noche con los tiempos que corren?.

 

—Amaria Wilcoh, era muy orgullosa, no le agradaba la sola idea de ir escoltada, la hacía sentir débil y eso la molestaba, por eso sus guardaespaldas tomaban distancia siguiéndola sin que ella se diera cuenta.

 

—Je, que estupidez, y por eso razón, se volvió una presa fácil.

 

—Tienes una boca muy grande y atrevida, sangre de bruja.

 

—Digo lo que pienso, no voy a ponerme quisquilloso solo porque alguien murió, no tuve nada que ver con su muerte, solo termine involucrándome en una trágica situación en el momento menos oportuno a la hora más desafortunada, digas lo que digas, es una verdadera pérdida de tiempo, no soy tu “querido” asesino que tanto buscas.

 

—Hmmm… eso ya lo veremos, sangre de bruja.

 

Brala se levantó repentinamente y se dirigió hacia fuera de la celda, le pidió a la bruja que custodiaba la puerta que me liberase, a lo que ella comenta que de momento no hay suficiente evidencias para mantenerme aquí adentro y además añadió que siendo un miembro de un aquelarre ajeno, en especial del que participa en la competencia, podría atraer otros problemas innecesarios si me mantiene aquí por más tiempo.

 

—No te equivoques, sangre de bruja, no estás del todo libre de sospechosa, se te vigilara lo necesario para comprobar la veracidad de tus palabras, eso es todo –Me advirtió ella antes de retirarse.

 

Se me quitaron los grilletes del brazo, se me devolvió mis pertenecías (el cinturón marrón con varios bolsillos) y se me acompaño hacia la salida con toda vigilancia fuerte en cada momento. Una vez fuera del cuartel me encontré allí con Allum y Ermando.

 

—“¡Amo!” –Salta Allum de la alegría a mis brazos todo emocionado.

 

—Nos tenías preocupado, casi temía lo peor –Dijo Ermando con un suspiro de alivio.

 

— ¿Ambos están bien? –Les pregunte a los dos.

 

—“Estoy bien, amo”.

 

—Nos retuvieron un buen rato, entonces vino la protectora Brala Nigme y ordeno que nos liberaran, luego ella nos dijo que esperáramos afuera y aquí estamos, aparte de eso, no nos pasó nada malo –Explico Erm.

 

—Al menos se encuentran bien, esta ha sido una noche bastante problemática –Opine.

 

Le ofrecí ayuda a Ermando para volver a su hogar el orfanato, pero él rechaza la ayuda agradecido, argumentando que podría encontrarla ya que sabe qué pasos dar para hallarla, le pedí que tuviera cuidado en el camino y desde aquí nos separamos.

 

En todo momento durante mi trayecto hacia la posada, sentí la mirada vigilante de alguien o varios, eran brujas, para ser más exacto de la Wixau, supongo que han empezado con la vigilancia hacia mi persona, si son capaces de mantener retenido a un chico ciego, no dudaba en que se entrometerían en mi vida las 24 horas mientras estuviera aquí.

 

Llegue a la posada y al entrar a la habitación correspondiente, me encuentro con que Liha ya estaba allí, junto con Livia, ambas parecían mirarme con algo de preocupación.

 

—Rozuel, ¿paso algo mientras estabas afuera? –Me pregunto Liha con un aire de interrogadora.

 

—Lo supuse, eres un sangre de bruja problemático –Se mofa Livia de mi al percatarse de que algo me ocurrió.

 

Les explique sobre mi encuentro con el asesino, su eventual escape y verme rodeado de la guardia Wixau, para luego ser llevado a su cuartel e interrogado, por fortuna me dejaron salir, pero me volví un fuerte sospechoso para ellas.

 

—De modo que ahora estas en la mira de Brala Nigme, eso es muy problemático –Opino Liha —Pero ya que, lo hecho está hecho.

 

—En verdad, eres un sangre de bruja muy problemático.

 

—“Al menos el amo está bien, eso es lo bueno” –Comento Allum por su parte.

 

No hubo una discusión o sermón (por fortuna), siendo tarde, me dispuse a bajar para comer algo luego de encontrarme con ambas, soportando los molestos murmuro de las brujas que me veían mientras cenaba, termine rápido mi plato y volví arriba para irme a dormir.

 

__________________________________________________________________

 

 

Tres días transcurrieron desde que decidí salir afuera, pensaba en volver a la biblioteca, no estaría mal conocer la historia individual de los tres primeros aquelarres, cuando estaba por salir Liha me bloquea el paso.

 

—No creo que sea buena idea que salgas ahora, Roz –Me aconsejo ella.

 

—No te preocupes, ya salí antes por mi cuenta, así que estaré bien, además Allum está conmigo para cuando las cosas se compliquen –Le dije para no preocuparse.

 

—“Protegeré al amo, cueste lo que cueste” –Dijo todo animado mi pegajoso compañero.

 

—No me refería a eso… -Decía la bruja de cabellera naranja algo nerviosa.

 

Tanto ella como Livia quien aún estaba en la habitación se comportaban más extrañas de lo usual, desde ayer empecé a notarlo, desde que volvieron de afuera, Livia se mostraba menos frecuente de hablar conmigo (o burlarse de mi) y Liha se veía algo nerviosa en sus optimista expresiones al hablar conmigo, sobre todo cuando le pregunte como andaba las cosas allí afuera, la reacción de la gente con la pronta muerte de otra víctima de Jack.

 

—No tengo tiempo para esto, con permiso Liha, tengo prisa –Dije apartándola a un lado con la menos brusquedad posible.

 

—“¿Se sentirán mal?” –Se preguntó el slime curioso en torno a ellas.

 

—No, dudo mucho que su comportamiento se deba a algún malestar físico –Dije en mis pensamientos.

 

Gracias a Ermando, ya conocía el camino por mi cuenta, emprendí el trayecto con Allum para llegar hacia allí, en el recorrido percibo a una cantidad de muchedumbre junta, sentí que ya había visto esto, ¿acaso hallaron a otra bruja muerta?.

 

La curiosidad hizo que me acercara y cuando di un buen lugar para ver lo que tanto llamaba la atención de todas, sentí un fuerte malestar, no era de sensibilidad, sino de enfado y los comentarios que oía de los presentes solo lo empeoraban.

 

—“¿Quién lo habrá matado?, da igual, se lo merecía al fin de cuenta”

 

—“Ya era hora de que alguien tomara cartas en el asunto, aunque parezca excesivo, no admitiré que apoyo lo que hizo”

 

—“Les daría mi más sinceros agradecimiento a quien lo haya hecho, su valor es admirable”

 

Tanto elogios, tantas felicitaciones, todo entornaba frente al cuerpo que estaba frente a mí, no era una bruja la que yacía carente de vida en el suelo, era un muchacho, un niño cercano a mi edad, un sangre de bruja.

 

Muerto, sin aliento, con su cuerpo hecho jirones, presentaba fuertes moretones y la sangre que había escurrido de su boca me decía que había sido asesinado a golpes, pudo haber sido el trabajo de uno o varios agresores, ¿quiénes?, lo más fuertemente posible, brujas.

 

—“Por culpa de ellos, la señorita Wilcoh está muerta, ¡malditos sean estos sangre de bruja!”

 

Luego recordé lo que Brala dijo al respeto en torno a la muerte de aquella bruja en la noche en que me volví a encontrar con el asesino Jack.

 

“Las anteriores muertes eran brujas de clases sociales ordinarios, pero ella era pertenecía a uno de los estatus de mayor prestigio del aquelarre, su muerte sin duda causara una fuerte polémica en torno…”

 

—A los sangre de bruja -Cite en mi cabeza lo que respondí cuando complete su frase.

 

Así que se refería a esto, la sola muerte de aquella bruja ha empezado a despertar aquella fuerte hostilidad hacia los sangre de bruja, aunque ya tenían aversión antes, ahora lo son mucho más, incluso al punto de asesinar a uno de ellos que nada tenía que ver con los asesinatos, esto es… represalia social.

 

—“Oigan miren, ese es un sangre de bruja”

 

—“No es un sangre de bruja cualquiera, ¡es el!, el sangre de bruja que participa en la competencia”

 

—“Me siento atemorizada, puedo percibir lo peligroso que es, su mirada… da miedo”

 

Habían notado mi presencia, podía sentir su hostilidad verbal, para cuando un pequeño grupo de tres brujas Wixau llegaron al lugar, hicieron tomar distancia a las curiosas del cuerpo.

 

—“Maldición, con este ya son dos”

 

—“Si, te entiendo perfectamente, llevar los cuerpo al cuartel es una molestia, somos la guardia Wixau, no sepultureras”

 

Incluso la misma Wixau se mostraba no importarle la inmoralidad de este crimen, molestas de tener que cagar el cuerpo de un sangre de bruja, se quejan de su trabajo por ello, ¿¡y que ya van “dos”!?, miserables brujas, al menos muestren algo de respeto.

 

Era irritante, molesto, injusto y una mezcla de otras sensaciones incomodas, sin embargo, no podía ponerme violento, ya tenía demasiados problemas y la Wixau me tenía fichado, decidí irme, si me quedaba más tiempo, podría cometer una locura por este montón de mierda que estoy viendo últimamente.

 

__________________________________________________________________

 

 

Apenas llegue a la entrada de la biblioteca me encontré con aquella bruja con heterocromía y la larga cinta blanco envolviendo su brazo derecho, estaba a una considerable distancia, viendo fijamente el edificio desde allí, ¿qué se traerá con todo esto?, lo ignore y me dirigí a la puerta, apena la abrí me encontré con Marcos quien estaba por salir.

 

—Vaya que sorpresa, eres tu Rozuel, ¿listo para otra ronda de lectura? –Pregunta muy animado.

 

—Algo así –Respondí.

 

Marcos sintiendo algo volteo la mirada para una parte, exactamente para donde estaba aquella niña con heterocromía, pero al mirar allí, ella ya no estaba, había desaparecido por completo sin dejar rastro alguno de su presencia.

 

— ¿Sucede algo? –Le pregunte.

 

—No, bueno… sonara extraño, pero últimamente he sentido como que alguien me observa, comenzó a suceder hace algunos días desde que la competencia entre aquelarres comenzó, aunque…  también note algo, no podría explicarlo bien pero como que me he empezado a sentir más observado de lo usual últimamente desde ayer, disculpa que te cuente algo tan raro –Dice con cierta vergüenza.

 

—Está bien, para mí no suena tan extraño.

 

No lo sonaba, porque tenía mis razones para creer del porque se sentía así, esa chica, ¿qué es lo que se trae entre manos realmente?.

 

—Ha propósito Marcos, ¿estas por salir? –Le pregunte.

 

—Sí, estaba por ir a ver a un amigo –Me responde.

 

— ¡No lo hagas! –Le advertí —De momento… no deberías hacerlo.

 

— ¿Qué sucede Rozuel?, te noto muy exaltado.

 

—Marcos, no tienes idea de lo que está ocurriendo afuera últimamente, ¿verdad?.

 

—Yo… no te entiendo muy bien, ¿qué ocurre?.

 

Le explique la delicada situación en que los sangre de bruja estaban sumido, que últimamente empezaban a ser más maltratados de lo usual, se lo revele sin detallar la reciente muerte que presencie.

 

— ¿Tan mal está la cosa? –Se preguntó con cierto asombro y temor.

 

—Rozuel tiene razón mi niño –Le dice su madre Hanna quien se acerca a él —Últimamente no es muy seguro que salgas a la calle, estoy segura de que tu amigo también está al tanto y espera que te encuentras a salvo como tú.

 

—Entiendo… -Capta Marcos el mensaje con cierta depresión.

 

La lectura hoy tanto para mí o Marcos se hizo algo pesada, podía entender en partes el pesar de Marcos, desde ahora tendría que estar casi todo el día en casa, sin posibilidad de salir, como un pájaro exótico anidado en el más alto árbol, con decenas de cazadores furtivos deseosos de abatirlo de un disparo en el momento que abandone la seguridad de su hogar.

 

Termine temprano hoy mis actividades en la biblioteca, me retire a casa para el atardecer y me quede allí para el resto del día, no hace faltar mencionar las desdeñosas miradas que sentía de las brujas con la que me topaba se vuelta a la posada, sin duda, será una temporada bastante molesta.

 

__________________________________________________________________

 

 

Había llegado el día en que nuestro equipo le tocaba participar en el coliseo, cada uno preparado, nos fuimos enseguida hacia nuestro destino (llevando a Allum cargando en mi hombro).

 

Pasamos de la entrada y llegamos adentro del coliseo con tiempo de sobra, pues aun luchaban los aquelarres de la séptima batalla programada, eran el aquelarre Wingvoz VS Grimar.

 

—Grimar –Cite su nombre en mi cabeza recordando enseguida.

 

Uno de los tres aquelarres principales, era un momento oportuno para lo que queda de la pelea, ver el cómo luchan ellas, en el Magnus Kali se observaba en sus cristalinas estructuras como un televisor la batalla entre ambos equipos que competían de momento.

 

Un terreno semejante a una pradera era el escenario, en el momento justo una situación de combate se da entre tres brujas, reconocí al instante que dos eran del mismo equipo ya que estaban posicionada de forma cercana entre sí, mirando con hostilidad a la tercera.

 

La bruja solitaria rival era una muchacha que calculaba podría estar en sus 18 años, cabello negro y ojos castaño oscuro, llevaba puesto el típico vestido de bruja junto al sombrero puntiagudo.

 

Una de las dos brujas toma la iniciativa contra la solitaria muchacha abriendo su boca y emitiendo un ataque con ondas sonoras hacia ella, pero su contrincante resulta ser demasiado rápida para ambas y evade el hostil movimiento sin problema, acto seguido ella aparece a espaldas de su agresora, sin reaccionar a tiempo su rival pelinegra pone su mano derecha sobre su espalda y libera una fuerte presión de magia como si fuera un chorro de agua haciéndole un agujero en el pecho que acaba con ella.

 

Ahora la lucha se tornaba de 1 contra 1, la bruja al ver morir a su compañera se pone más seria y se prepara para atacar, abre su boca y con los brazos en alto usa su voz materializando tres espadas en el aire las cuales apuntan hacia la muchacha de cabellera negra.

 

Las tres son lanzados hacia ella, pero la solitaria muchacha no se muestra preocupada, ella extiende su mano derecha e invoca de la nada un grueso libro de cubierta marrón oscuro que flotaba en el aire.

 

Las espadas cambian su trayectoria dirigiéndose hacia el libro, pero ni siquiera llegaron a tocarlo, pues habían sido rechazado por una barrera lo suficiente fuerte para repeler y destrozar a las tres al mismo tiempo.

 

La bruja se muestra sorprendida de que su ataque resúltate fácilmente vencido, pero su impresión llego a un escalón más alto cuando presencie lo siguiente, una mano surge del libro flotante, un brazo entero color negro de rasgos demoniacos se revela ante ella, de sus largas uñas apunta con el dedo índice a la bruja y dispara un rayo de energía que le atraviesa la sien con relativa facilidad, acabando con ella de inmediato, su cuerpo al igual que su compañera, se vuelve partículas de luz, la muchacha de pelo negro pese a estar en solitaria, venció sin dificultad alguna a las dos brujas.

 

—El aquelarre Grimar es fuerte, ese grimorio suyo es formidable –Comento Liha quien presencio también toda la pelea.

 

Ahora comprendía mejor, aquella bruja victoriosa era del aquelarre Grimar y ese libro que invoco, debe ser su grimorio, había leído sobre ellos, poderosos libros mágicos del cual este aquelarre se especializa en su creación, si fueran nuestros oponentes, tendríamos una lucha bastante intensa.

 

__________________________________________________________________

 

 

Al cabo de un rato la séptima batalla concluye y el aquelarre Grimar se lleva la victoria de manera aplastante, las ganadoras posan en la plataforma, mientras que aquella que perdieron, marchan avergonzadas de sí misma camino a la salida.

 

Todas las integrantes del aquelarre Grimar muestran ser mujeres que tenían o estaban sobre los 18 años, cada uno poseyente de uno de esos grimorios, deleitaban con su orgullo y fuerza. Cuando la Eldar Carina Svensdotter anuncia su victoria y conclusión de la séptima batalla, da inicio a la siguiente y ultima de la ronda 2.

 

El aquelarre Cognitio se muestra a la hora justa viniendo del vestuario del coliseo, dando a entender que podrían haber estado aquí hace más tiempo que nosotros, ambos equipos mirándonos fijamente, caminamos juntos hacia la plataforma, la hora se acercaba y en el fondo anhelábamos este momento.

 

Continuara…

 

 

EPILOGO:

 

PERSPECTIVA: Tercera persona

 

Situándonos en la misma noche del segundo encuentro entre Rozuel y el asesino, minutos después de que el sangre de bruja fuese interrogado y eventualmente liberado, Brala Nigme se halla pensativa al observar los dos cuerpos extras encontrados cerca de la escena del crimen del asesinato de la bruja Amaria Wilcoh, ambos cadáveres estaban situados en una sala creada específicamente para preservar cuerpos de escenas de actos criminales hasta su eventual entierro.

 

Los cadáveres de los guardaespaldas de Amaria se hallaban cubierto por una tela blanca, la protectora Brala mirando ambos cuerpos se planteaba una duda respeto a sus muertes.

 

— ¿Capitana Nigme? –Le habla una de sus guardianas subordinada.

 

Capitana era el título que Brala ejercía tanto como respeto como decreto, el mayor rango de la guardia Wixau y el orgullo de la fuerza protectora del aquelarre.

 

— ¿Qué sucede? –Le pregunta su capitana.

 

—Lleva casi una hora viendo esos cuerpos, ¿sucede algo?.

 

—Es extraño…

 

—¿Eh?, ¿a qué se refiere?.

 

—El cuerpo de Amaria Wilcoh presentaba heridas letales causadas por un arma cortante, pero estos cuerpos además de presentar heridas por un arma cortante, también exhiben ciertos daños concentrado causado por un arma contundente, es difícil que hayan sido simples puñetazos, se muestran señales de haberlo causado algo grande, mucho más grande que un puño.

 

—Podría deberse a que el asesino usa dos tipos de armas.

 

—El sangre de bruja que interrogamos, dijo que el asesino solo portaba un arma, un artefacto mágico con la forma de una garra metálicas, en ningún momento describió llevar un arma contundente.

 

—Quizás ocultaba otra arma, es una posibilidad.

 

—Quizás… o quizás… no, aún es pronto para conclusiones precipitadas.

 

Brala Nigme se retira de la sala, pero preserva aquella duda en mente, la idea que resaltaba en su cabeza, ¿sería una conclusión precipitada o quizás una pista aún más inquietante?.

Anuncios

2 pensamientos en “Metalord Revolution Capitulo 67

  1. Muchas Gracias Por El Capitulo.
    Ya!!! Por fin estoy al día con esta interesante y fascinante novela. Ya quiero ver la conclusión de este misterio que me enganchado y pensando quien es el culpable, en fin muy buen capitulo;quiero mas droga xD.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s