Metalord Revolution Capitulo 65

CAPITULO 65

LA HISTORIA DE LAS BRUJAS

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

Sabía mi nombre, aquel misterioso encapuchado parado en una esquina, quien alertaba mis sentidos con solo haber pasado a mi lado.

 

— ¿Quién…?

 

Sin terminar mí oración salió corriendo para una dirección saliendo de mi línea de visión, le perseguí y al doblar por donde se fue, no estaba, avance unos cuantos metros y miro para todos lados, no había ni el mínimo índice de adonde pudo haber ido.

 

—No sentí que usase magia para escapar, ¿entonces como…?

 

Un trio de brujas se me acercó, por su vestimenta ligeramente equipada con protecciones livianas en su cuerpo deduje que pertenecían al “Wixau”, con una fuerte mirada de sospecha la líder del grupo se me acerca.

 

— ¿¡Que crees que haces a estas horas rondando por las calles!? –Pregunto ella con un tono fuerte y bastante hostil.

 

—Salí a pasear, de cualquier forma acabo me top… -Le conteste para luego ser bruscamente interrumpido por ella.

 

—Oh, con que “pasear”, ¿eh?, en plena noche y con un asesino rondando en Macur, vaya casualidad.

 

No hacía falta tener la astucia de un zorro para entender a donde quería llegar.

 

—Si me estas llamando sospechoso, dímelo directo a mí cara, ¿sí?, no hace falta que te hagas la listilla para provocarme con tus estúpidos juegos de palabras –Le dije tomando agresividad de mi parte.

 

—Je, un sangre de bruja con agallas, ¡eres bastante sospechoso! –Desenfundo su espada fina apuntándola hacia mí —Debería llevarte al cuartel e interrogarte en una celda, tengo la sensación de que escondes más de lo que aparentas.

 

No me quede quieto, tome la canica que correspondía con la AK-47 y la descomprimí en su forma original, apunte con ella a la bruja hostil advirtiéndole de que si no bajaba el arma, también respondería a su violencia.

 

— ¿Te resistes ante la guardia Wixau?, ¡estás en serio problemas! –Agrego ella asentando su cabeza como seña para sus dos compañeras.

 

Las dos restante se acercaron lentamente hasta estar a una considerable distancia y pusieron su mano dominante en la empuñadura del arma para desenfundarla en cualquier momento, la cosa estaba por ponerse intensa, independientemente de quien ataque primero, terminaría al final mal para mí, aun si logro vencer a estas tres, me tacharían de criminal por agredir a figuras de autoridad de esta ciudad, necesitaba un milagro para salir de esta situación.

 

— ¡Oye Roz, por aquí! –Mi nombre es pronunciado por alguien familiar.

 

Se trataba de Liha quien llega en un momento bastante tedioso, con su habitual comportamiento optimista de siempre, se acerca a mí tomándome del brazo.

 

— ¡Hasta que por fin te hallo!, ¿tienes idea de cuánto llevo buscándote?, aunque fuera solo un paseo nocturno rápido sí que no debiste alejarte tanto –Dijo ella con una serie de gesto y tono algo infantil —Como sea, ¿volvemos a la posada?.

 

Vaya tirada de salvada, baje mi arma, pero el trio de brujas no parecía tener suficiente.

 

— ¿Quién eres tú?, ¡identifícate de inmediato!, ¿estas con él? –Pregunto a modo de interrogación la bruja guardia.

 

— ¡Pues sí, está conmigo!, al fin y al cabo somos del mismo aquelarre, me llamo Liha Gramwind.

 

— ¿Gramwind?, ese apellido me suena… ¿de la competencia entre aquelarres?.

 

—Sí, representamos al aquelarre Windaz.

 

Pronto las brujas intuyeron quien era yo de inmediato.

 

—Entonces ese niño… ese sangre de bruja es… –Me señalo la bruja con cierto nervio.

 

—Sí, soy Rozuel Drayt, uno de los tres representantes del aquelarre Windaz –Me presente ante ella sin quitar mi mirada hostil.

 

Ellas estaban informadas de quien era, o vieron la competencia o escucharon la noticia sobre un sangre de bruja participando por primera vez en dicho evento, de cualquier modo eso basto para hacerlas retroceder.

 

—Tú me acusas de ser sospechoso de los asesinatos, cuando estos mismos empezaron como varias semanas atrás, nuestro grupo llego apenas hace una semana a esta ciudad, ¿algo que agregar a esa lógica suya? –Le pregunte a la bruja que me acusaba injustamente.

 

—No… yo… -Respondía inconclusamente con pavor en sus palabras, ¿estaba asustada?.

 

— ¡Esto está mal!, mi buen Roz puede ser muchas cosas, un dormilón, un problemático, un poco antisocial, pero nunca un asesino –Agrego Liha en mi defensa.

 

—Gracias por compartir esas “dulces” palabras –Le agradecí con todo sarcasmo.

 

Dicho esto, nos permitieron retirarnos sin más problemas, pero tenía la sensación de que no sería la última vez que cruzara palabras con la Wixau, al parecer con esta temporada los sangre de bruja son su “fuente” de sospechosos más habitual.

 

—Te debo esa, si no hubiera aparecido, se habría vuelto un baño de sangre –Le dije a Liha.

 

—Debes tener más cuidado, con el tema del asesino, los de “tu tipo” son ahora visto con más malos ojos en este momento –Me advirtió ella —Por fortuna la guardia Wixau no quiere tener problemas con los aquelarres ajenos que forman parte de la competencia.

 

—¿Es por eso que nos dejaron ir así nada más?.

 

—Pues claro, aunque eso no significa que tengas inmunidad diplomática, si pillas la atención de Brala Nigme, ten por seguro que será muy difícil quitártela de encima y puede que allí si tengas serios problemas, problemas de los cuales no podría ayudarte.

 

Brala Nigme, la “líder” de la guardia Wixau, con haberla visto aquella vez en la escena del crimen me doy una ligera idea de que podría ser una mujer con un carácter un tanto fuerte, ciertamente preferiría no llamar la atención de una persona así.

 

Pasado el rato Liha y yo llegamos a la posada y a nuestra respetiva habitación, Allum seguía durmiendo pero una curiosa Livia despierta nos pregunta que tanto “hacíamos” afuera con el mal tiempo que corre la ciudad con un asesino circulando en ella a tales horas, por mi parte no dije nada, pero Liha era como un diario abierto parlante y no dejo escapar ni un detalle de mi encuentro con el grupo de la guardia Wixau.

 

—En serio, eres un sangre de bruja problemático –Se mofa Livia de mi para luego volver a dormir.

 

Me quede con ciertas dudas, no solo sobre quien era ese extraño encapuchado que me conocía, sino también otra cosa, ¿qué hacia Liha realmente afuera?, ella dijo que tenía “asuntos personales”, pero oculta muy bien qué clase de asuntos trata, de cualquier manera nada podía hacer ahora, me basto con ir a dormir y prepararme para mañana, pues tenía algo que hacer aquí.

 

 

__________________________________________________________________

 

 

Llegado un nuevo día, me desperté muy temprano, me despedí de ambas notificándoles de mi ausencia y con Allum en mi hombro me dirigí a la plaza para verme con Ermando a la hora que acordamos. Allí lo encontré, sentado y esperando a lado de unos arbustos con flores, reconoce mi voz al llamarle y voltea para donde estoy con una optimista sonrisa matutina.

 

—Buenos días Ermando –Le salude.

 

—B-buen-nos días Ro-ro–zuel –Saluda con cierta timidez que le hacía tartamudear.

 

— ¿Qué pasa?, te noto algo intranquilo.

 

Notaba algo de sudor en su frente, ¿estaba nervioso o asustado?, no entendía muy bien la situación.

 

— ¿Eres… e-eres realmente “él”? –Pregunto Ermando.

 

—¿”El” quién?.

 

—¿El mismo Rozuel Drayt?, ¿¡el de la competencia entre aquelarres!?.

 

Aquellos “nervios” se transformaron en emoción, era como si la hubiera contenido lo que pudiera para preguntarme eso, supongo que la noticia de quien era ya debe de haber llegado a oídos de casi toda la ciudad.

 

—Eh… si, ese Rozuel soy yo –Le conteste francamente.

 

—¡¡Que emocionante!!, ¡¡¡es un enorme, inmenso placer conocerte!!!, ¿¡¡que se siente participar en la competencia!!? –Preguntaba todo maravillado como si fuera un niño de 5 años.

 

Eso llamaba la atención de muchas brujas que volteaban con miradas breves discrepante hacia nosotros.

 

— ¡Cálmate Ermando!, tampoco es para emocionarse tanto –Le dije de mi parte.

 

— ¡Pero lo es!, en toda la historia los sangre de bruja siempre han sido apartado a un lado en los importantes eventos de los aquelarres, que un sangre de bruja participe en esta competencia, es como una luz de esperanza sobre todos nosotros, ¡haces valer nuestra existencia!, eres alguien especial, Roz.

 

—“Amo, ¡usted es grandioso!” –Me halaga Allum por su parte.

 

No me extrañaba que así lo viera, para Ermando era una inspiración, de hecho según él lo era para muchos como yo, los hijos parias de las brujas.

 

— ¿Vives con tus padres? –Le pregunte.

 

—Vivía antes con mi madre, pero ella murió hace años, ahora vivo en un orfanato en donde hay otros sangre de brujas como yo, no te preocupes, quien nos cuida es una bruja dulce como bondadosa que nos aprecia y quiere mucho –Responde él.

 

Huérfano y ciego, pese a ello no la impedía dejar de sonreír al prójimo. Habiéndonos encontrado en el lugar acordado y conocido mejor a fondo, nos envolvimos en el tema de la razón del porque estamos aquí.

 

—Dijiste ayer que querías ir a un lugar en particular, ¿no?, una biblioteca, ¿no es así? –Me pregunto él.

 

—Sí, una biblioteca es adonde necesito ir, ¿conoces alguna por aquí? –Le pregunte.

 

—Más aun, conozco la mejor de esta ciudad, déjame guiarte a ella –Dijo con el pecho firme y mucha confianza.

 

Como la vez para encontrar la plaza, uso su inusual manera para guiarme hacia el sitio que buscaba, mientras recorríamos la calle me topé con una escena bastante irritante que casi me saca de quicio.

 

— ¡Miserable niño!, ¡¡mira lo que hiciste!! –Le grita furiosa una bruja a un pequeño.

 

Una canasta con fruta se hallaba tirado en el suelo esparciendo parte de su contenido, un niño con unos años más que yo se encontraba de rodillas suplicando perdón mientras era pateado en la nuca por la enojada mujer.

 

— ¡Lo siento mucho, en verdad lo siento mucho! –Dice el niño arrepentido entre lágrimas.

 

— ¡Ustedes los sangre de bruja son muy problemáticos y engreído!, ¿¡se creen con derecho de ir por allí corriendo despreocupados como les plazca y chocar con todo el mundo!? –Le dice la bruja molesta pateando con más fuerza.

 

Por un pretexto como ese de un pequeño accidente, la bruja descargaba toda su frustración contra un sangre de bruja, me molestaba, sentía una rabia inmensa, estaba por intervenir cuando de repente soy detenido por Erm.

 

—Puedo percibir el cómo te sientes, pero es mejor que no lo hagas –Sugirió él con un rostro triste.

 

Entre el público de brujas presentes que veían tal escena, se hallaba una perteneciente al “Wixau”, y sin embargo nada hacía, estaba allí parada como las demás mirando todo como si fuera un divertido espectáculo callejero.

 

—Observa… -Me dijo Erm.

 

De pronto tres muchachos con unos años más que el pobre chico que era humillado, se aparecen rodeando a la mujer, los tres la miraban fijamente llena de indignación.

 

—¿¡Q-que pasa con esas miradas!?, asquerosos sangres de bruja, ¡ustedes me repugnan! -Dijo ella dejando al chico en paz y tomando su canasta de fruta para irse con toda prisa.

 

Con la bruja agresora lejos, los tres muchachos ayudan al pobre chico a ponerse de pie y se retiran también pasando esta escabrosa situación.

 

—Te acostumbras con el tiempo –Comento Erm —Solo así, se puede tolerarlo mejor.

 

Era indignante, pero lamentablemente no era un problema que estaba a la altura de resolverlo con mis propios medios, ya tenía una fuerte certeza de lo mal que son tratados los sangres de bruja, pero verlo en persona es aún más asqueante que imaginarlo.

 

Seguimos nuestros camino, notaba la presencia de más varones de mi edad o adolecentes en esta área, algunos iban en grupo, otros por su cuenta, supuse de inmediato que eran sangre de bruja, incluso note como la presencia de brujas por aquí era menor que en otras áreas.

 

__________________________________________________________________

 

 

—¡Hemos llegado!.

 

Con una impecable habilidad de orientación y guía, Ermando logra llevarme a la entrada de una biblioteca bastante grande, no al nivel de la que hay en el pueblo de Corbelt, pero a simple vista daba a entender que mucho conocimiento se guardaba en este lugar, sobre la entrada había un cartel en el que ponía “Del Saber”.

 

—Muchas gracias Erm, sin duda es mejor de lo que imaginaba –Le agradecí.

 

—Me alegra haber sido de ayuda, entonces me retiro, debo regresar al orfanato para ayudar a mi “madre” con algunas tareas hogareñas, nos vemos en otra ocasión, hasta luego Roz.

 

—Lo mismo digo, hasta luego y cuídate Erm.

 

Tras despedirme de Ermando, entre a la biblioteca para dar con un increíble vestíbulo repleto de estanterías apilados en forma lineal y libros ordenados alfabéticamente con su respetiva sección (Sección “A”, “B”, “C”, ect).

 

En medio se hallaba un escritorio repleto de libros y documentos de los cuales eran atendidos con una pluma a mano por una bruja, una mujer que calculaba estaba en sus treinta, de larga cabellera marrón y ojos avellana, ella se percata de mí y me saluda amablemente.

 

—Bienvenido a la biblioteca “Del Saber”, oh mi… ¿usted es por casualidad…? –Pregunta a media con cierta emoción.

 

Tenía esa misma expresión que Ermando, pero menos exagerado y más normal, por fortuna no dijo nada sobre Allum, supongo que llevar Slime está permitido en esta biblioteca.

 

—Si se refiere al sangre de bruja que participa en la competencia entre aquelarres, si –Le respondí.

 

—Mucho gusto, soy la bibliotecaria Hanna Sabil, ¿a qué se debe la visita de alguien tan conocido en mi humilde biblioteca? –Pregunta la bruja con todo el buen modal.

 

—No es la clase de fama que me gustaría tener –Pensé yo por consiguiente.

 

No detectaba sarcasmo o una actuación forzosa en el comportamiento de la bruja, no parecía ser del tipo que desprecie a los sangre de bruja, ¿y desde cuando me convertir en alguien “tan conocido”?, apenas ayer entre a la competencia, ¿y ya me volví una especie de celebridad o algo así?.

 

—El placer es mío, busco un libro en particular, uno de historia –Le dije a la bibliotecaria.

 

— ¿Qué clase de libro sobre historia busca? –Pregunta ella por más detalle.

 

—Una sobre las brujas, para ser más exacto, sobre su pasado u origen, que describa hasta en el más mínimo detalle los primeros años en que surgieron.

 

—Oh, ya lo entendí, dame un momento.

 

Usando su poder, hizo elevar un inmenso libro pesado que podría contener como mil páginas, el libro flotante se abre por cuenta propia pasando de página en página como si estuviera poseído e inmediatamente se detiene en una página en concreto, acto seguido aterriza suavemente en manos de la mujer quien le da un vistazo breve.

 

— ¡Lo encontré!, el libro que busca está en la sección “H”, fila 2, quinto estante, se llama “Historia de las Brujas” –Me informo la bibliotecaria.

 

Cada sección estaba formado por una fila lineal de 6 estantes, algunas secciones tenían dos filas de estantes (es decir 12 estantes en total apilados en 2 filas de 6 cada una), aquellas que poseían más de una fila se les marcaba con un número colocado al lado de la letra que correspondía de su orden alfabético.

 

En mi caso, mi libro estaba en la sección “H”, dicha sección tenía dos filas, la bibliotecaria me dijo que buscara la que ponía “Fila 2”, luego que fuera por el quinto estante de dicha fila, siguiendo bien las indicaciones me tomo uno minutos pero logre hallar “Historia de las Brujas”.

 

¿Por qué tomarme la molestia de usar este día libre para ir a la biblioteca?, quiero indagar sobre el pasado de las brujas, si bien en la biblioteca de mi pueblo hay un libro que habla sobre el pasado de ellas, pero la descripción es muy resumida y deja muchas cuestiones abiertas.

 

En la escuela también nos inculcaron con algo de historia acerca de los antepasados de las brujas, pero dichas clases contenía explicaciones como hechos resumidos que en las mismas bibliografías de Windaz podía hallarse, solo que añadiendo más veces el nombre de Astado, el dios de las brujas, si quería conocer lo que necesitaba saber, debía buscar por mis medios.

 

Y es allí donde este libro que sostenía, contenía las respuestas que buscaba, albergaba detalles que desconocía, por ejemplo, conozco la razón del como surgieron las brujas, pero no sobre los primeros aquelarres que se formaron.

 

Conocer bien a tu enemigo es una buena manera de estar más preparado para lidiar con ellos, obviamente esto no me dirá sus puntos bajos y débiles, pero saber cómo surgieron, como piensan y que historia transciende de su pasado, puede que resulte algo útil y saciaría mi curiosidad, quizás encuentre también la razón desencadenante del porque tanta relación de odio-indiferencia entre ellas y los sangre de bruja, aunque eso último es poco probable.

 

 

__________________________________________________________________

 

 

Hace mucho tiempo, el mundo era fuertemente regido por la influencia de varias deidades, pero solo un dios concilio la mayor influencia en la humanidad, se convirtió en símbolo de cultura y sociedad absoluta, ese era el dios “Deux”.

 

“El Clero”, la orden responsable de transmitir sus palabras, eran liderado por la mayor autoridad de dicha religión, “La Madre”, su concepto era similar al cristianismo, pero aquí las mujeres pueden asumir roles mayores como obispo o arzobispo, pero la cabeza líder siempre es una mujer.

 

La religión de Deux era la gobernante suprema de todas las tierras humanas tanto a nivel espiritual como social, en el año 600 en su era más oscura se iniciaron las llamadas “Persecuciones de herejes”, no creer en Deux o no aceptar su palabra sin importar lo buen samaritano que seas, era equivalente a una condena de muerte aderezado con la pena más cruel de tortura.

 

Hubo muchos quienes estuvieron en contra de “El Clero”, pues la pobreza y la hambruna provocadas por sus fuertes éticas económicas en impuestos injustos y largas labores de jornadas con poca paga, desataron tiempos difíciles para la clase plebeya y culpar a miembros de El Clero o a la religión en sí, era un crimen que se castigaba sin perdón alguno.

 

Esto desato un fuerte régimen que se levantó en contra de seguir el mandato impuesto por la religión de Deux, formada exclusivamente por mujeres, pues en aquellos tiempos la mujer plebeya tenía menos chances y privilegios que un hombre si no estaba fuertemente vinculado con la religión (es decir trabajar como una “servidora de dios”).

 

Las “herejes” como fueron llamadas, buscaron librarse de las cadenas del espiritualismo causadas por El Clero, solo podrían conseguirlo huyendo lejos a tierras apartadas de la mano de su dios donde nadie podría alcanzarlas, fue un éxodo masivo de mujeres.

 

Sin embargo, las fuerzas militares de El Clero le dieron caza, muchas fueron capturadas, condenadas a morir o a la miserable vida de la esclavitud, aquellas que lograron sobrevivir, llegaron a un bosque en donde las autoridades de El Clero temían pisar por siniestros rumores sobrenaturales,

 

El bosque mostraba ser lúgubre y frio, pero era su mejor refugio y no dudaron en adentrarse hasta las entrañas de la zona, cuando más se adentraban más las herejes percibían una misteriosa y mítica presencia en ella, entonces fue allí que un milagro sucedió.

 

Las herejes presenciaron una aparición, el espíritu se presentaba con la forma de un hombre bello adulto semidesnudo con un par de cuernos de ciervo en su cabeza, llevaba una larga capa hecha de hojas la cual envolvía su cuerpo cubriendo sus partes íntimas y en su mano derecha portaba un cetro de madera.

 

Cautivado por las hazañas de las herejes, el espíritu les saluda con amabilidad y les concedió un deseo, el ser se presentaba como una entidad aunque débil con el poder suficiente de brindarles lo que anhelaban en su corazón.

 

—“Libertad” –Pidió humildemente una de ellas.

 

El espíritu escuchando su deseo les otorgo su bendición, el poder de la magia se manifiesto sobre cada una de ellas junto al conocimiento necesario para valerse por sí mismas, las herejes agradecieron al espíritu quien desapareció inmediatamente tras ofrecerle su ayuda, dicho ser paso a ser su dios, su entidad de adoración y fue bautizado con el nombre de “Astado”.

 

Las herejes con el tiempo construyeron su sociedad, con sus reglas y éticas propias, no buscaban construir una población basado en la fe, sino en las libertades, aunque creían fervientemente en un dios, no lo hacían al mismo nivel que los creyentes de Deux.

 

Varias décadas después el número de las herejes crecería y se volvería una sociedad formidable, El Clero avistando de su existencia envía un fuerte regimiento para eliminarlas y destruir el bosque que era su hogar. Esto por supuesto proveyó una fuerte ventaja a las herejes, pues el bosque mismo se convirtió en una fortaleza viviente que diezmo a los numerosos y bien armados soldados de la orden.

 

Varios fueron los intentos de subyugar a las herejes e incluso de destruir al bosque, pero hasta las llamas de los poderosos magos al servicio de Deux eran incapaces de incendiar el místico sitio que las protegía, incluso el poder de ellas era capaz de rivalizar con la magia de las fuerzas de El Clero.

 

—“Somos las brujas, nuestro nombre representa nuestra identidad e independencia y nuestra fe es la libertad” –Exclamo una de ellas a sus vencidos invasores.

 

Las herejes autoproclamadas como “Las Brujas” lograron vencer a las fuerzas de subyugación de “El Clero”, con la abrumante derrota a los oídos de los reinos que apoyaban a la iglesia, las dudas y temores de los reyes crecieron, temían que el poder de ellas fueran las ruinas de sus tierras si provocaban su cólera, razón suficiente para no meterse con las brujas.

 

De esta manera El Clero y las brujas divisaron sus terrenos, aun siendo fuertes enemigos, nadie se atrevió a hostigar al otro. Con el tiempo las brujas crecieron en número, mujeres que huían de sus tierras e inclusos hombres buscaban alojarse en sus dominios, por desgracia los hombres eran incapaces de portar la bendición de Astado, sin embargo, eso no les impidió vivir con ellas, las brujas sabían que necesitaban de hombres para continuar su estirpe.

 

Con los años venideros el concepto de “Aquelarre” nació, de aquí surgieron las tres primeras ramas que reinaron sobre las brujas; Grimar, Walgis y Wicau, fueron los Aquelarres y las primeras lideres brujas en surgir. Cada grupo brindo grandes descubrimientos para la sociedad que veneraba al dios Astado.

 

Con el pasar de un siglo desde la fundación de los primeros aquelarres, la población de las brujas se extiende por todo el continente de Gresswold, nuevos aquelarres surgen y con ello crece su cultura. Años más tarde surgiría la primera competencia entre aquelarres y con ello la aparición de los sangre de bruja.

 

__________________________________________________________________

 

 

—Disculpa… -Alguien me habla.

 

Volteo para encontrarme con un chico que podría ser quizás un año mayor que yo, cortó cabello marrón y ojos avellana, en sus brazos sostenía un libro con el título “Aquelarres – Edición III”.

 

— ¿Quién eres? –Le pregunte.

 

—Cierto, disculpa mi descortesía, me llamo Marcos Sabil, un placer –Se presenta con buenos modales y estrechando su mano izquierda amistosamente.

 

El tal Marcos era hijo de la bibliotecaria, la mujer que me indico donde hallar el libro que buscaba, al parecer su hijo de 12 años y un sangre de bruja, le encantaba leer y dado a esa peculiaridad, pasaba la mayor parte de su tiempo en la biblioteca.

 

Cuando el chico se enteró de quien era, también mostro un cierto grado de impresión (también por Allum), a este punto simplemente lo tolere, no soy de lo que gozan de este tipo de atención, me basta con que no sea molestado, si puedo sacarle esa utilidad, bien por mí.

 

— ¿Te encanta leer? –Me pregunto él —“Historia de las Brujas”, debes tener mucha curiosidad acerca del tema.

 

—Ciertamente lo tengo –Comente —Lo cierto es que leyendo este libro, despertó en mi cierta curiosidad por estos aquelarres.

 

Los tres primeros, “Wicau, Grimar y Walgis”, cada uno de los tres clasificaron para la siguiente ronda, tengo la corazonada de que ninguna de las tres se quedara estancado en la siguiente competencia, deben ser los equipos más fuertes.

 

—Hmmm… por fortuna no te enfrentaras a ninguna de las tres en la siguiente ronda –Dijo él.

 

— ¿Qué?, ¿cómo sabes eso? –Le pregunte.

 

—Pues acabo de escucharlo allá afuera cuando volvía de un recado de mi madre, además también lo leí en diversos carteles colocados en las calles.

 

Sin darme cuenta perdí la noción del tiempo y ya era mediodía, el anuncio sobre la siguiente ronda ha sido hecha, me fui corriendo a toda prisa hacia afuera, al salir de la biblioteca me hallo con algunos de esos carteles anunciando los aquelarres que se enfrentaran y sus respetivos días y hora, incluso una bruja haciendo de pregonera informaba acerca de tal novedad.

 

— ¡Las fechas de los encuentro de la segunda ronda ha sido confirmada!, ¡los siguiente aquelarres se enfrentaran! –Exclamo a todo volumen mientras transitaba por las calles.

 

Como suponía, los siguientes serán enfrentamientos de 1 VS 1, las primeras luchas comenzaran mañana, sin embargo, mi equipo no le toca luchar mañana. 16 Aquelarres en total, 8 luchas totales, desde mañana por los siguiente 4 días, cuatro aquelarres lucharan, eso significa que por cada día habrán dos peleas en el estadio.

 

Mi aquelarre luchara en el cuarto día, en el último de la segunda ronda, nuestro oponente será, el aquelarre Cognitio.

 

Continuara…

 

EPILOGO 1: Ronda 2

 

BATALLA 1: Wicau VS Zadas

 

BATALLA 2: Lathia VS Osgaria

 

BATALLA 3: Yammes VS Imbalc

 

BATALLA 4: Wildsword VS Sadath

 

BATALLA 5: Walorth VS Walgis

 

BATALLA 6: Theoz VS Sadelia

 

BATALLA 7: Wingvoz VS Grimar

 

BATALLA 8: Cognitio VS Windaz

 

 

EPILOGO 2:

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Mientras oía los anuncios de la bruja pregonera, una mujer (deduje que era una bruja) se me acerco, por estatura podría catalogar su edad semejante a la de Liha, era una chica de lentes con una inusual color de cabello azul.

 

— ¡Hola!, me alegra haberte encontrado, Rozuel Drayt, por suerte mis fuentes no fallaron para ubicarte –Dijo ella con un alegre comportamiento.

 

— ¿”Mis fuentes”? –Dije en mis pensamientos.

 

Sobre mí volaba a poca altura una especie de artilugio esférico del tamaño de una pelota de futbol, su composición estructural era semejante tanto en color y aspecto a la de un golem de arcilla, en su centro albergaba un cristal color blanco con el cual me miraba fijamente como si fuera su ojo de tinte mecánico.

 

— ¿Te conozco? –Le pregunte con cierta desconfianza y guardia en alto.

 

—No nos hemos conocido aun, permíteme presentarme, soy Valee Diavantora, líder del equipo que representa al aquelarre Cognitio, he estado buscándote Rozuel Drayt, quisiera proponerte algo, ¿tiene un momento para platicar?.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s