Metalord Revolution Capitulo 62

CAPITULO 62

RONDA 1 “DEATHMATCH” (Parte 3)

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

Mi plan había fallado, sin embargo había conseguido causarle una herida un tanto seria en el brazo izquierdo, con eso pensé al instante que mis posibilidades ahora eran mayor, que ganar estaba en la bolsa, odio tanto equivocarme, en especial cuando la situación se voltea en mi contra… enormemente.

 

—Este monóculo y estas líneas azules que poseo, ¿crees que solo son un decorativo? –Me pregunta ella con una maliciosa sonrisa.

 

Su monóculo se destroza por cuenta propia y desaparece y esas marcas azules se esfuman también por acto mismo, resultado, un increíble pico de energía mágica emerge de Geha, una abrumadora cantidad que solo había sentido en ese chico Vanish.

 

— ¿¡Es una broma!? –Pregunte perplejo ante tanto poder mágico que presenciaba.

 

No era una comparación mediocre, realmente estaba en presencia de algo talla monstruosa, ¿así de fuerte son las brujas más destacadas de esta competencia?. De pronto su brazo izquierdo comienza a temblar, la parte herida se retorcía hasta expulsar de su interior la bala que yacía adentro, acto seguido impregnado con energía mágica cierra la herida y detiene por completo toda hemorragia.

 

—El aquelarre Belganes… -Cita Geha —Es conocido por producir brujas con vastas cantidades de energía mágica, es nuestro talento natural y no existe mejor forma que desatarlo en un combate que con nuestros puños.

 

— ¿Entonces ese monóculo y esas rayas…? –Pregunte.

 

—Sí, a pesar de que portamos tanto poder mágico, nos cuesta mantenerlo por cuenta propia, el cuerpo se incomoda con tanta energía rebosando, por eso el uso de objetos “selladores” para mantener parte de esa energía contenida, pero ahora que los he eliminado, no hay “contención”, he liberado todo mi poder al máximo.

 

Que un aquelarre dependa de objetos para contener poder mágico en brujas, dicta mucho de ellos, ¿qué usan sus puños para liberar todo ese poder en combate?, con esa descripción y su manera de ser suena alguien perteneciente el típico linaje de guerreros orgullosos (en este caso “guerreras”).

 

—Se acabó, sangre de bruja, has sido un oponente algo curioso, ¡pero ya es hora de ponerle fin, esta pelea se ha extendido demasiado! –Expreso la bruja con una posición ofensiva de combate.

 

— ¡No apresures los hechos!, aún sigo vivo y mi cuerpo en mayor parte –Le agregue por mi parte.

 

—No por mucho.

 

Su mano izquierda se cubre con otro descomunal puño de acero que recubre todo el brazo, había logrado armarse ambos miembros y por si fuera poco, se prepara para lanzar otro devastador ataque de energía con su derecha.

 

¿Qué hago?, no había tiempo para recargar y aunque lo lograse, con su nuevo brazo armado y uso de barreras, fácilmente me bloquearía los disparos, correr tampoco era opción cuando tu rival puede lanzar un veloz rayo de energía que cubre un buen rango de alcance, ¿serviría si usara mi nueva “defensa”?, aun no la he probado y es mejor que usar mi “As” bajo la manga.

 

—Todo será cuestión posibilidades –Dije en mi mente dejando la siguiente decisión a la suerte.

 

Tome de uno de los bolsillos de mi cinturón una canica metálica y me agache de inmediato colocándola en el suelo, mi rival lanza directamente su concentrado ataque de energía hacia mí, no tenía donde escapar.

 

¡KABOOM!

 

—Yo gane… ¿eh?… –Fue la reacción de Geha al creer que sus hechos se habían vuelto realidad.

 

La bruja estaba sorprendida, porque aquel poderoso ataque que uso y logro vencer a tres competidoras de un intento, no había tenido el mismo resultado conmigo, ¿qué fue lo que hice en el último instante?, ¿cómo me libre de esta?, todo se debe a aquella canica metálica que saque en el momento oportuno.

 

La canica al descomprimirla, su forma original se presenta como una gruesa y ancha pared metálica color negro adherida al suelo, en el centro de su parte delantera exhibe la imagen de un emblema blanco con forma de cruz cuyos cuatros lados contenían cada uno encima tres puntos del mismo color y en su parte trasera donde me situaba por su protección, tenía tres correas de acero colocadas en el medio una encima de la otra de forma vertical para colocar el brazo, en simples palabras había creado una cobertura portátil y hasta ahora no la había probado en un combate autentico.

 

— ¿Lo resistió? –Me pregunte con cierta incredulidad.

 

Además de haberlo soportarlo, la parte delantera aquella responsable de recibir todo el impacto y asegurar mi defensa, no se mostraba tan dañada, de hecho, el daño que absorbió de aquel ataque de energía acompañado de la explosión resultante no parecía tan sorprendente, estaba confundido, a primera vista con tanto poder mágico usado, más de uno pensaría que el daño que cause al lanzarlo sería tremendo, pero me encuentro con algo de lógica contraria.

 

— ¿De que esta hecho ese escudo? –Pregunto Geha impresionado más por la dureza de mi escudo que verme intacto.

 

A decir verdad, este escudo no tenía mucho de especial, lo cree con el pensamiento lógico en mente de una “defensa” de mano que acompañara e hiciera juego con la espada, es decir, un escudo, pero no me quede con sola esa idea, pensé en algo más grande y creativo, un artilugio defensivo que no solo pudiera llevar a la mano, sino que además pudiera situarla firme en el suelo y convertirlo en una cobertura portátil, su nombre seria “Barrera Metallix”.

 

 

__________________________________________________________________

 

 

Era unas semanas antes de la llegada de Liha a Windaz…

 

Me dirigí a ver al herrero para adquirir algo de materiales para mis futuras creaciones, con el creciente comercio del pueblo, el buen herrero dispone de una cantidad de materia prima para compensar las demandas de armas mágicas, he de recordar que es un mago y su herrería está centrada en el diseño de armas encantadas.

 

Sucedió allí mismo, estando en su herrería y volteando la vista lo halle.

 

— ¿Y eso? –Dije curioso como un gato mirándolo detenidamente.

 

Sobre una caja de madera, adentro se encontraba restos de piezas como la punta de una lanza a la mitad o una empuñadura con una cuarta porción de la espada y torcida, pero allí mire fijamente un escudo negro hecho un desastre, estaba agujereado, sucio y en algunas partes presentaba zonas derretidas como si hubiera recibido de lleno un fuego de elevada temperatura, lo único intacto era el emblema blanco de cruz que yacía en el centro, es increíble que con tanto daño que tenía, ninguno de ello, incluso ni la suciedad misma, la hayan tocado.

 

— ¿Encontraste algo interesante? –Pregunto el herrero.

 

— ¿Qué haces con todos los objetos que hay en esta caja? –Le pregunte.

 

—Lo típico de siempre, combino todos los componentes y pieza inservibles para tomar sus metales y crear lingotes de ellos, pueden que no sirvan, pero su metal tiene valor y puede reutilizarse si se sabe cómo sacarle provecho.

 

Un método de reciclaje bastante práctico, le pregunte al herrero si podía quedarme con el escudo negro, él no tuvo ni el mínimo problema en dármelo, al parecer esta llamativa pieza estropeada fue obtenida de un aventurero que paso por Windaz, este le había pedido al herrero que la reparase, pero dado a la indigesta cantidad de daño que tenía, era bastante difícil por no decir muy costoso, le resultaba más barato comprar una nueva y así fue como termino en ese cajón.

 

El metal de este escudo tenía una compatibilidad con mi poder ESP casi a la par que el que Allum puede crear de su cuerpo (obviamente el de Allum era mejor), carecía de encantamientos o propiedades especiales mágicas, es decir que era un escudo normal en todo aspecto, y sin embargo, le tome cierto afecto y lo convertí en un invento bastante útil.

 

Mezcle este escudo con algo del metal hecho por Allum para repararlo y dejarlo como nuevo, fue un trabajo fácil, para convertirlo en una pieza definitiva de defensa debía aumentar mucho más la materia en su interior, es decir fundirle con más metal, le brindaría un grosor único en su modalidad como cobertura, tuve cierta ambición en su desarrollo.

 

 

__________________________________________________________________

 

 

Volví a la realidad, nunca antes me di tiempo de probar su efectividad y en buena gana resulto todo un éxito, aunque me sigue pareciendo extraño. Había sido testigo del poder de la bruja realizando estos embrutecidos ataques lleno de mana, sin embargo, parecen que impactan más visualmente que en sentirlo en persona, ¿cómo podría explicarlo?.

 

—Usa mucha energía mágica pero, no parece alcanzar un nivel destacable de potencia que compense y se comprare con la capacidad abrumante de mana que tiene –Especule en mis pensamientos.

 

—No importa –Dijo la bruja mirándome con ojos desafiantes —¡Solo tengo que seguir atacando y lo destruiré al fin de cuenta!.

 

Con sus dos puños de acero empezó a dar puñetazos en el aire, lanzando ataques a distancia de energía cargadísimos de mana, obviamente mi cobertura recibió de lleno cada uno de sus ataques y lo resistía sin problema alguno, eso llevo a que Geha cambiara de estrategia y realizara un elevado salto de varios metros hasta tenerla encima en el aire.

 

Situado en las alturas, la audaz bruja realizo el mismo movimiento con sus puños atacándome a distancia por mi retaguardia desde donde estaba, ahora que se encontraba en el lado opuesto de donde me protegía mi cobertura, ella obviamente pensó directamente que estaba al descubierto de esta manera.

 

—Grave error –Dije en voz alta.

 

Puse mi brazo izquierdo en las correas metálicas del escudo y acto seguido cambie su modalidad. Como había explicado antes, este artilugio defensivo fue creado con cierta ambición añadiéndole dos modalidades a su diseño, la primera “Modalidad Cobertura” que es el modo en que se yace ahora y la otra “Modalidad Equipo”.

 

En “Modalidad Cobertura” el escudo se adhiere al suelo con firmeza y se expande tanto en anchura como grosor, al colocar mi brazo en las correas directamente transmití las órdenes para pasarlo a “Modalidad Equipo”, en este modo se despega del suelo y su metal se achica tanto en grosor y anchura para estabilizarse en un tamaño acorde para llevarse al brazo.

 

Todo eso en intervalo de pocos segundos, tiempo suficiente para voltear y rechazar cada uno de los ataques de energía de Geha sin problema, la bruja al ver que su movimiento fue frustrado, apenas toca suelo realiza una zancada dirigiéndose hacia mí de forma directa dándome un fuerte puñetazo cargado de su poder mágico.

 

La fuerza del golpe se sintió, me hizo retroceder unos centímetros, pero fuera de eso no hay daños ni mínimos, fue solo pura impresión, fue entonces que me empecé a percatar de una cosa, teniendo tantísima energía mágica y ese sea su nivel de potencial destructivo que produzca, mi deducción fue certera.

 

—No compensas todo ese poder que tienes –Le dije a la bruja.

 

— ¿Qué dijiste? –Reacciono ella confusa a mi comentario.

 

—Tienes una abrumante cantidad de mana, pero… no puedes aprovechar todo su potencial.

 

Podría comparar la situación de Geha con el siguiente ejemplo, es como tener una cantidad incalculable de balas pero limitados con el potencial de disparo de una pistola, sin poder aprovechar mejores calibres como de un rifle de asalto o una escopeta.

 

Ese era su problema, tenía una gran reserva de energía mágica, pero a pesar de tener “cantidad”, carecía de “potencial”, no digo que sus movimientos sean débiles, pero está en términos de “poder” ciertamente limitado y cuando este escudo mío que sin propiedades especiales o encantamientos pudo aguantarse un concentrado ataque suyo resultado de la acumulación excesiva de esa “reserva” de mana que posee, descubrí que con mi nivel de equipamiento defensivo, tanto “Intense Iron” como “Barrera Metallix” superaban el nivel de ataque de ese límite.

 

—Cállate… -Replico ella con una expresión enfurecida —¿¡Que sabes tú de mi potencial!?, ¿de modo que quieres ver poder?, ¡oh, lo tendrás!.

 

Deshizo el puño de acero de su brazo derecho y con un dedo se hizo una pequeña herida para obtener una minúscula gota de sangre el cual concentra con parte de su energía mágica, ya conocía este procedimiento.

 

La gota de sangre para a ser un diminuto brillo de luz flotante que se convierte en un portal en forma de círculo mágico el cual se situó sobre los pies de su invocadora, lo siguiente que emergió fue un gigantesco ser de aspecto mecánico hecho de acero o algún metal similar.

 

La criatura media alrededor de 5 metros de alto, poseía un robusto torso acompañado de formidables brazos, lo curioso es que no tenía piernas, ese espíritu familia flotaba a unos centímetros del suelo.

 

Su cabeza se asemejaba a una corona, su cara era un inmenso cristal redondeado que irradiaba magia en forma de varias barreras del cual en su interior se encontraba su invocadora como si manejara desde allí a esa criatura.

 

— ¿¡Sin palabras, sangre de bruja!? –Exclamo con prepotencia la bruja haciendo sonar su voz estando dentro de su espirano como si hablase por un megáfono — ¡Esperaba no tener que llegar a usarlo!, ¡pero felicidades, has conseguido hacerme llegar a estas alturas, eres un oponente digno, sangre de bruja!, ¡ahora te mostrare todo ese poder, todo ese “potencial” que tanto creías que no puedo aprovechar!.

 

Lo percibía, su espíritu familiar empezaba a absorber las exorbitantes cantidades de mana de su invocadora, es de suponer que esta cosa compensa ese elemento faltante en ella, ¡si esta cosa me ataca no creo que vaya a poder resistirlo!, pero lo noto, a diferencia de cuando ella concentra poder en sus manos, hacerlo en ese gigantesco ser, es mucho más lento.

 

—Debo ser rápido y destructivo –Pensé al instante.

 

Deje el escudo a un lado y saque de mi bolsillo la canica metálica que correspondía con la escopeta Cerbero, tome tres cartuchos del arma que tenía en el bolsillo portátil del lado del brazo derecho de mi chaqueta negra, el arma ya estaba cargada por lo que tuve que reemplazar los tres que tenía con los que colocaba, ¿pero porque?.

 

Los cartuchos que retire de la escopeta tenían un color puramente negro, mientras que los que coloco tienen un negro acompañado de un amarillo, ¿la razón?, es para diferenciarlo, ya que ambos son diferentes tipos de munición, los cartuchos puramente negro eran la munición normal o estándar, mientras que los de toque amarillo son del tipo especial.

 

Al cambiar el tipo de munición, mire fijamente a mi oponente, su espirano ya casi estaba por finalizar su carga de mana transmitida por su usuaria, lo notaba por sus brazos que concentraban casi toda la energía que obtenía de ella, de modo que su espíritu familiar de completar su “recarga” me atacaría a través de sus puños con devastadores rayos de energía como lo hace ella.

 

Mi oponente estaba confiada desde donde se encontraba, dejando su “As” bajo la manga completamente inmóvil mientras le transmitía su energía, debe de pensar que no seré capaz de atravesar su “defensa” solo por verse colosalmente intimidante, si hubiera sido el “yo” de hace dos años, quizás estaría intimidado, pero las cosas cambian y aprendo de la experiencia.

 

Flexione las rodillas, sostuve firme la escopeta Cerbero y brinque lo suficiente alto para alcanzar la altura necesaria para tenerla en el rango de disparo, acto seguido proseguí a apuntarle.

 

—¿¡Piensas atacarme!?, ¡pierdes el tiempo!, ¡el cristal que me protege es la parte más resistente y fortalecida mágicamente de mi invocación!, ¡da igual con que ataques, repelerá lo que sea que le lances! –Aseguro ella con toda confianza.

 

Si realizara disparos individuales estoy seguro que no hará gran daño aun con la munición especial que posee, pero hay algo que olvide detallar, la escopeta Cerbero tiene una segunda modalidad de disparo, fue esa la que le dio la fama de su monstruosa potencia de fuego, sin embargo para realizar este disparo secundario, es necesario cumplir con ciertos requisitos:

 

REQUISITO 1: La recamara de cada cañón debe estar cargada.

 

REQUISITO 2: Se debe cambiar el “modo de disparo” desde un selector que es una pequeña palanca, estando de lado derecho realiza los disparos “principales” y al colocar dicho selector en lado izquierdo se realizara el disparo “secundario”.

 

REQUISITO 3: Por seguridad, mantenerse firme y usar mayormente un exoesqueleto para soportar su inmenso retroceso (dado a que esta arma fue desarrollada al mismo tiempo en que salieron los primeros modelos básicos de exoesqueleto mecánico).

 

¿En qué consistía este disparo secundario?, en simples términos, un disparo simultaneo (al mismo tiempo) entre los tres cañones de la escopeta, es sabido que el disparo de una escopeta tiene un buen retroceso, ahora el disparo de una recortada (escopeta doble cañón) al mismo tiempo conlleva a un elevadísimo retroceso, ahora añadiéndole un cañón más, la proporción era monstruosa. Este disparo secundario fue concebido con un nombre y es llamado…

 

— ¡BIG SHOT!…

 

Jale del gatillo y…

 

¡PUUUUUM!

 

Continuara…

 

 

EPILOGO:

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona…

 

— ¿Qué fue eso?, demasiado sencillo –Opino una aburrida bruja de cabellera naranja haciendo desaparecer de su mano izquierda una hoz flotante hecha de aire.

 

A unos pocos metros, se encontraba la bruja que mayor reto le había ofrecido en esta ronda y sin embargo no resulto nada dificultoso, su monóculo y un par de líneas azules eran sus rasgos más llamativos, cuando se deshizo de ellos, demostró una impresionante fuerza oculta, sin embargo, seguían sin estar a la altura de la Gramwind mayor.

 

Su rival había quedado boca abajo en el suelo, sin piernas y sin brazos, sus miembros habían sido cortados y alejados en su totalidad de su dueña, la bruja ahora solo era otro cadáver en el área, que inminentemente desaparece en pequeñas partículas de luz.

 

—Ya paso un buen rato, mejor veo cómo están los demás –Dijo Liha con su rutinario optimismo de siempre.

 

Guiándose por la presencia mágica de Livia, la bruja de cabellera naranja había encontrado a su compañera, quien se hallaba jadeando intensamente y con el rostro sudando.

 

—Se nota que has estado ocupada, ¿aun de una pieza? –Le pregunta ella.

 

—Si… -Responde Livia entre jadeos —Fue una oponente dura, pero pude con ella.

 

Su oponente también fue una bruja con los mismos rasgos del monóculo y las marcas azules en la mejilla, con un poder abrumante desatado al deshacerse de estas.

 

Estuvo a la par de vencer a Livia, pero la joven de cabellera verde oliva dio mayor lucha al final y se llevó la victoria, el cadáver de su oponente se hallaba sentado contra la pared con su cuerpo repleto de varias flecha, una de ellas clavada en profundidad justo en la cabeza, eventualmente desaparece en partículas de luz como el resto de los caídos del área.

 

—Ya que estas aquí, deberíamos comprobar cómo le va a él sangre de bruja –Sugirió Livia.

 

—Seguro que a Rozuel le va de maravillas, aunque me da curiosidad, ¡así que vamos! –Contesta una animada Liha.

 

Continuara…

Un pensamiento en “Metalord Revolution Capitulo 62

  1. hola, si mi suposicion es correcta,en el capitulo en que salia los herreros estan pidiendo mucho metalitto es porque quieren las armas de roz :0
    pd; buena novela sigue me tiene metido xd

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s