Metalord Revolution Capitulo 58

CAPITULO 58

LA CIUDAD DE LAS BRUJAS

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

Habíamos salidos de Windaz desde el lado sur, el lado norte nos llevaría al reino del Luthe (donde me desenvolví temporalmente como aventurero hace unos dos años), pero siguiendo el lado contrario nos llevaría al reino vecino del sur, el reino de Mordvolt.

 

— ¿A dónde nos dirigimos exactamente?, ¿al reino de Mordvolt? –Pregunte a Liha.

 

—Nuestro destino está cruzando dicho reino más al sur, pero descuiden, no iremos a pie –Contesto la bruja de cabellera naranja.

 

Todos nos detuvimos por petición de Liha, quien sacando un pergamino enrollado de su cintura, lo abre leyendo brevemente el contenido de su interior, inmediatamente el pergamino se consume al instante en llamas blancas sin generar humo desapareciendo por completo.

 

— ¿Y… que se supone que va a ocurrir? –Pregunte luego de 15 después de consumirse dicho objeto.

 

—Paciencia, ya casi, ya caaaasi, ya caaaaaasi, ahí está.

 

Algo es invocado en el aire por medio de un círculo mágico, desciende velozmente hasta caer a pocos metros en frente de nosotros y levantar una cortina de viento, se trataba de un ave semejante a un águila de un grueso plumaje blanco e inmenso tamaño comparable a un elefante, sobre su espalda tenia colocado como adherido a su cuerpo una extensa montura para soportar a un estimado de 5 o quizás 6 personas.

 

—Así es como viajaremos a nuestro destino, Macur, llegaremos en cuestión de unas horas y nos ahorramos días de viaje –Reitero Liha.

 

—Había oído de este tipo de magia, esos pergaminos que los invoca solo pueden conseguirse en Macur, su único propósito de uso es para ser un medio de transporte para llegar allí, dado a que estas invocaciones solo pueden dirigirse únicamente a ese lugar –Detallo Livia Archan.

 

—Muy cierto, esos pergaminos están creado solamente para ser usado por una bruja y las criaturas invocadas de su interior aunque lo parezcan, en realidad no son espirano, podíamos llamarlo una “replica”, carecen de la composición de uno autentico, sin embargo cumplen muy bien su propósito como transporte.

 

Ahora lo entiendo, en simples palabras esos pergaminos son como un pase de “viaje rápido” hacia ese lugar, las brujas sí que tienen ingenio en la creación de artículos mágicos cuando se lo proponen.

 

Sin más demora, nos subimos hacia el lomo del águila gigante, con los cuatro a bordo la criatura alzo vuelo hasta alcanzar una elevada altura y emprendió su rumbo con gran velocidad hacia el sur.

 

Lo fascinante de esto, era que pese a que se movía muy deprisa, el viento no nos tocaba desde donde estábamos, una barrera mágica se encuentra activa en el momento en que la bestia emplumada se mueve, de esa manera impide el paso del fuerte viento sobre sus pasajeros (en este caso nosotros).

 

—“Estamos muy alto” –Dijo Allum emocionado de la altura en la que nos encontrábamos.

 

—No te acerques demasiado o te caerás–Le advertí al pequeño slime —Ah propósito, hay algo que he querido decirte –Le dije a Livia Archan.

 

— ¿Qué?, ¿te me estas proponiendo?, eres un sangre de bruja muy atrevido –Se mofa ella al instante sin siquiera escucharme primero.

 

—Oh vaya, cuanto romance hay en las alturas –Agrega Liha entre risas.

 

— ¡No saquen conclusiones absurdas tan a la ligera! –Exclame a las dos —Como sea, a lo que quiero llegar es sobre tu apellido Archan, ¿guarda alguna relación con una bruja llamada Talía Archan?.

 

Talía Archan, en la competencia de hace 5 años, ella fue elegida como una de las representantes de Windaz, al momento en que formule mi pregunta, Liha se queda totalmente callada ausentándose del tema y Livia apretando sus manos con incomodidad, me mira cara a cara con su rostro carente de emoción contestando aquella duda.

 

—Sí, ella es mi hermana mayor, murió hace dos años y desde entonces ha sido mi propósito el entrar a la competencia de aquelarres en su honor, es todo lo que necesitas saber, es todo…

 

Sentía la frialdad de las palabras en su respuesta, había tocado una fibra sensible, decir “lo siento” como consuelo no serviría de nada, solo sería un intento patético de disculpa para algo que inevitablemente había incitado yo mismo sin tener idea, para el resto del viaje preferí guardar silencio.

 

 

__________________________________________________________________

 

 

Liha me despierta tras un par de horas de sueño, bostezo para luego darme cuenta que el ave ha comenzado a descender, tras aterrizar y nosotros bajar de ella, la criatura culminando su rol desaparece por completo en un instante.

 

—Hemos llegado –Dijo Liha levantando sus brazos —Esto es Macur, llamada también “la ciudad de las brujas”.

 

El gran espacio urbanizado que mis ojos deleitaban, dejaban en ridículo a la aldea de Argoh, tenía pintorescas estructuras como numerosas casas, tiendas e incluso estatuas sagradas con la imagen de un bello hombre adulto semidesnudo con un par de cuernos de ciervo en su cabeza, portando una larga capa hecha de hojas que envolvía su cuerpo cubriendo sus partes nobles y llevando un cetro de madera, era Astado, dios principal de las brujas.

 

 

La inmensa gente transitando por las baldosas de piedra, la mayoría como era de esperarse eran mujeres, brujas, algunas llevaban sus distinguidos sombreros puntiagudos y otras usaban prendas a su gusto, entre los hombres presentes, me daba cuenta de que algunos eran mercaderes extranjeros por la mercancía que transportaban en su espalda o medio de carga (como carretas) y el resto suponía que eran los locales (que viven junto a las brujas).

 

—Esta ciudad es más movida que Argoh –Comente en voz alta.

 

—Por supuesto, en esta ciudad se encuentran uno de aquelarres más poderosos y antiguos en la historia de las brujas, el aquelarre Wicau –Reitero Livia.

 

—Esta ciudad debe de albergar a más de 150 mil personas, y el número incrementa temporalmente en esta temporada –Añadió Liha.

 

—Es por la competencia, ¿no? –Supuse yo.

 

—No hay otro motivo, otros aquelarres vendrán y no solo sus representantes, parte de su gente y líderes mismo que anhelan ver a sus jóvenes luchar al frente estarán aquí –Dijo la bruja de cabellera naranja.

 

—Momento, ¿dices que varias Eldar de otros aquelarres estarán presente aquí en esta competencia para ver a sus representantes luchar? –Pregunte influenciado por la duda.

 

—Siempre ha sido así, las Eldar que vienen a ser espectadoras de la competencia dejan a cargo a su bruja más confiable mientras están ausente de su gente –Contesta Livia —Es algo que no muchas se permiten, se dice que en los primeros inicios de la competencia entre aquelarres, todas las Eldar de cada aquelarre participante estaba presente, pero conforme el tiempo paso, menos lideres empezaron a haber, solo pocos en estos días se dan ese lujo.

 

Es una pena que la Eldar Sara Dorbo no pudiera darse ese lujo, pero considerando que Windaz depende bastante de su administración y la enfermedad pulmonar que padece, no es de extrañar que no pueda venir.

 

Liha nos condujo hasta el lugar en donde nos alojaríamos mientras estuviéramos en Macur, recorriendo las calles de esta ciudad me doy cuenta con mayor claridad lo animada que era este poblado de brujas, en mi camino note la presencia de algunos semihumanos, el primero eran una especie de hombres lagartos corpulentos con un par de cuernos en la cabeza y cuero cabelludo, si mal no recuerdo a esta raza se le conoce como “Draconianos”, y el segundo eran mujeres con orejas y cola semejantes al de un gato, conocidos como la raza de “hombres-gatos” o llamado formalmente como “Cait”, es un buen detalle saber que razas ajenas a la humana pueden caminar libremente en este lugar.

 

Llegamos a la posada en el que estaremos instalado mientras estemos aquí, el edificio albergaba tres pisos, según Liha era el sitio de descanso más popular de la ciudad, la dueña una voluminosa mujer de anchas caderas y su esposo un mago de anteojos aunque enclenque a la vista tenía la apariencia de ser alguien de culto, ambos nos recibieron a los cuatros con buenos modales.

 

Este local sí que era bastante frecuentado, pues estaba lleno de brujas y demás visitantes, comiendo y bebiendo a su antojo, podía sentir las indiscretas miradas de las mujeres locales, independientemente de que hayan notado o no mi identidad como un sangre de bruja o solo tenga demasiado atención por mi apariencia, por la presencia de Allum en mi hombro y el rifle AK-47 en mi espalda, no le di importancia en cualquier caso.

 

Nos alojamos en el segundo piso, la habitación que nos toco era espacioso y acogedor, con 5 camas y baño propio, sin embargo este baño solo contaba con el “inodoro” (el cual era una letrina en sí, un hoyo para dicha necesidades biológicas), el baño para lavado estaba en el primer piso y estaba abierta siempre para ser usado por sus huésped.

 

Livia invoco al espirano con cuerpo de cofre para retirar todo nuestro equipo almacenado en su interior, lleve mi pesado morral al lado de la cama en donde dormiría y empecé a desempacar las cosas que usaría, desde ropa, ingredientes alquímicos y metal.

 

Llevaba puesto mi ropa casual, sin embargo, en el morral traía una chaqueta de cuero negra con mangas largas junto a una camisa y un pantalón del mismo color, obviamente no era indumentaria ordinaria, la composición de su material era especial y con la finalidad de resistir los elementos y adversidades mágicas para no estropearse con facilidad, era el mismo equipo que use de aventurero, solo que retocado y mejorado para ser portado con mi cuerpo más crecido, además por una petición personal, solicite unos guantes mitones negros resistente al fuego, debo opinar que les quedo bastante bien el diseño y se ajustaba a la perfección en mis manos.

 

—La competencia comenzara en 8 días, tenemos bastante tiempo para prepararnos –Dijo Liha — ¡propongo una visita por los alrededores!, nunca está de más disfrutar un poco antes de que dé inicio el evento.

 

—Hmmm… estoy de acuerdo, hay una tienda con productos de arquería mágica que quisiera visitar –Añadió Livia.

 

—Yo paso, preferiría quedarme aquí y prepararme desde la comodidad de esta habitación –Opte por mi parte.

 

No me sentía seguro para visitar de momento con la confianza de un turismo ansioso esta ciudad, mis compañeras quizás lo notaron, en especial Liha quien más estaba al tanto de la discrepancia social entre las brujas y sus parias biológicos masculinos.

 

—Entonces yo me quedare contigo, amo –Dijo Allum adquiriendo su forma humana.

 

—Si es tu decisión, no te obligaremos a venir si no quieres, nos vemos al rato Roz –Dijo Liha siendo la primera en retirarse.

 

— ¿Estás seguro de esto? –Pregunta Livia como si quisiera confirmar algo.

 

—Honestamente, no lo sé, pero pienso aprovechare este tiempo que nos queda a mi manera –Le respondí a mi bruja compañera.

 

—Entiendo, entonces te dejo en tus asuntos –Dijo para luego retirarse y quedarme a solas con Allum.

 

Empecé a sacar las armas comprimidas en canicas, las vuelvo a su forma normal y coloco cuidadosamente en mi cama, entre tantos ingredientes alquímicos y metal con lo cual trabajar, me decidí por seguir el mejoramiento del rifle Mosin-Nagant, gracias a los diversos materiales obsequiados por el herrero, a mi disposición tenía lo necesario para crear una mira telescópica mediante un cristal de aumento usado en telescopio más avanzados (con mayor “zoom” que el que tiene el rifle AK-47).

 

—Amo, ¿está seguro de querer quedarse aquí? –Pregunto el slime de curioso recostado boca arriba en una cama.

 

—Entre nosotros dos, veras Allum… en este lugar, esta ciudad de brujas, no me siento con la misma seguridad que en Windaz –Confesé con sinceridad a mi pegajoso amigo.

 

— ¿Cree que alguien podría hacerle daño? –Pregunta él con cierto tono de preocupación.

 

—Es una posibilidad.

 

— ¡No lo permitiré! –Exclamo el slime poniéndose de pie y convirtiendo su brazo derecha en una cuchilla delgada y puntiaguda la cual levantaba a la altura de su pecho —Le protegeré cueste lo que cueste, amo, no dejare que nadie, absolutamente NADIE le haga daño.

 

Era la primera vez que veía una expresión tan imponente y seria en Allum, teniendo una forma humana, sus expresiones eran más detallados.

 

—Me alegra contar con tu lealtad, Allum, en cualquier caso, pienso quedarme aquí hasta que comience la competencia, estoy seguro que nada malo pasara, por ahora…

 

 

__________________________________________________________________

 

 

Los días transcurrían, seguía trabajando en mis armas y demás artefactos útiles de mi equipo, Liha y Livia por otro lado pasaban la mayor parte del tiempo fuera de la posada haciendo de las suyas en las calles de Macur.

 

Cuando tenía hambre, bajaba al comedor de la posada para pedir algo (siempre en compañía de Allum en su forma de slime), a cada uno se nos dio una cantidad moderada de dinero para nuestros gastos, el hospedaje sin embargo ya estaba completamente pagado por Liha, lo que enfoco mis gastos principalmente en la alimentación.

 

Mientras comía, podía sentir las miradas de las clientas brujas de otras mesas, incluso me daba cuenta de que hablaban sobre mí a mis espaldas, obviamente los ignoraba, pero no podía quitarme esa sensación de molestia, era como vivir una minúscula fracción de malos recuerdos.

 

Me apuraba para terminar mi platillo, pagarlo y retirarme cuanto antes de regreso a mi habitación, al momento de cruzar la puerta, noto a alguien pasar a mi lado, era una chica, por su aspecto y altura, deducía de mi edad, quizás una bruja, de larga cabellera negra con mechones platinos, un vestido marrón de larga falda, tenía heterocromía, es decir ojos de diferentes colores (ojo izquierdo café y ojo derecho azul) y en todo su brazo derecho tenía envuelto una larga cinta blanca.

 

Ella parecía no percibir mi presencia o simplemente me ignoraba, siguió su camino que conducía al tercer piso, hice lo mismo y volví a mis asuntos, una vez dentro de la habitación, me enfoque en mis artilugios armamentístico y el tiempo nuevamente siguió su curso.

 

 

__________________________________________________________________

 

 

—Los ochos días pasaron muy rápido –Dijo la bruja de cabellera naranja estirando su cuerpo tras despertar de su relajante sueño —La competencia comenzara en una hora, debemos darnos prisa.

 

Livia cargaba en su espalda un carcaj, un recipiente con variedad de flechas mágicas, Liha por su parte llevaba un cinturón con varios bolsillos similar al mío y yo vestía mis atuendos especiales, con mi propio cinturón, el AK-47 en mi espalda y los mitones negros en mis manos, cabe señalar que esta ropa tenía incorporado (por petición personal) bolsillos hechos específicamente para albergar munición de cartucho, había uno en cada manga de la chaqueta y uno en cada pierna del pantalón adherido al lado de la rodilla, cada uno albergaba dentro un máximo de 4 cartuchos de escopeta.

 

La razón se debía a que la escopeta Cerbero a diferencia de mi demás armas que usaban el sistema de recarga por cargador, requería por obviedad colocarse cada cartucho manualmente para una recarga completa y eso me forzaba a tener que llevar cada munición de la escopeta comprimida individualmente como una canica para reducir su peso al llevar tantas conmigo.

 

Claramente era sumamente molesto el tener que descomprimir cada cartucho que sacaba del bolsillo para recargar el arma, por eso se me ocurrió para facilitar las cosas el tenerlos en su forma normal llevándolos encima de una manera diferente (en este caso en dichos bolsillos extras colocados en brazos y pierna de mi vestimenta especial), por fortuna el peso total de entre los 12 cartuchos que llevaba en cada uno de mis miembros, no era una molestia notable.

 

—“Estoy listo” –Dijo cierto slime emocionado saltando a mi hombro derecho.

 

Salimos de la posada y nos dirigimos al punto en que se llevaría a cabo la competencia entre aquelarres, la hora del evento principal estaba próximo y no podía evitar sentirme algo nervioso.

 

Continuara…

 

 

EPILOGO:

 

PERSPECTIVA: Livia Archan.

 

— ¿Estás seguro de esto? –Le pregunte al sangre de bruja.

 

—Honestamente, no lo sé, pero pienso aprovechare este tiempo que nos queda a mi manera –Responde él con una franqueza insegura.

 

—Entiendo, entonces te dejo en tus asuntos –Le dije para luego retirarme de la habitación.

 

Liha y yo decidimos salir a las calles de Macur, cada una con un rumbo fijo que visitar de esta ciudad, sin embargo, las dos nos dimos cuenta de un problema en concreto.

 

— ¿Realmente crees que está bien dejarle así? –Le pregunte a la Gramwind —Tengo mis dudas acerca de cuanto puede afectar esto su estado mental.

 

—Ciertamente es un problema –Contesto con un rostro algo preocupado —Pero, confió plenamente en ese chico como para preocuparme demasiado –Agrega acompañada de una reluciente sonrisa —Además… estamos tan cerca, para que todos lo vean.

 

— ¿”Que todos lo vean”?, ¿a qué te refieres?.

 

—Hmmm… quien sabe –Responde como excusa poniendo un dedo en su boca y haciendo una expresión infantil de niña inocente — ¡Bien!, el tiempo es oro, hay muchos lugares que visitar, nos vemos luego –Se despide con naturalidad expresando su optimismo de siempre.

 

Liha Gramwind, ¿qué escondes con tanto empeño?, ¿qué es lo que planeas exactamente?, ¿qué quieres lograr insistiendo en que un sangre de bruja participe en uno de los eventos más importantes y simbólico de las brujas?, eres alguien muy misteriosa y aterradora a tu manera, sin embargo te guardo mucho respeto, mi hermana en vida te admiraba bastante, Liha Gramwind.

 

Continuara…

5 pensamientos en “Metalord Revolution Capitulo 58

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s