Metalord Revolution Capitulo 50

CAPITULO 50

EL PORTADOR DE LA LLAMA AZUL

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Un chico, un adolecente para ser exacto se nos apareció en el momento oportuno, blandiendo una flameante espada de llamas azules, un muchacho deducía un quinceañero con la fuerte mirada de un guerrero y un increíble poder mágico, ¿quién era él?.

 

— ¡AAAAAAAH esto es imprevisto, inesperado, impredecible, AAAAAH! –Exclama Viktar con una mezcla de sorpresa y euforia — ¡Tú eres… tu eres… un Vanish!.

 

¿”Vanish”?, es la primera vez que oigo ese término, ¿es humano?, luce y se ve exactamente como uno, no parece que sea un semihumano.

 

— ¿Un Vanish?… ¿aquí mismo? –Dice con un tono de incredulidad la chica loba.

 

Incluso Riha parece conocer sobre le existencia de estos “Vanish”, ¿qué es lo hace sorprendente?, ¿son quizás alguna clase de magos poderosos acaso?.

 

— Viktar Stain –Cito el Vanish —Se te busca vivo o muerto por innumerables crimines, desde macabros experimentos ilegales con seres humanos, homicidio múltiples contra humanos y semihumanos destacando el infanticidio, robo, hurto, extorción y destrucción de zonas habitadas con sus respetivos habitantes, vine aquí a parar tu locura, miserable enfermo –Apunto con su espada al científico loco.

 

—Jejejeje… ¡que fantástico!, ¡que uno de los “diez dedos” de Nameless este aquí, dirigiéndose a mí!… ¡AAAAAAAH que maravilla, fantástico, excelente, AAAAAAH!… me llena de tanto orgullo –Declara el extravagante hombre con exageradas muecas acompañadas de lágrimas en sus ojos — ¡Pero, pero, PERO!… ¿¡sabes lo difícil que es elaborar a mis “zombis”!?, ¡crear uno solo espécimen de los fuertes requiere como mínimo entre 15 a 20 sujetos de prueba y mucha paciencia, acompañado con algo de “amor”!.

 

— ¿Usas alquimia para fusionar gente viva y crear esas horridas cosas? –Pregunte el joven con el ceño fruncido.

 

— ¡Exactamente!, ¡la alquimia es mi amado y preciado don!, ¡la cúspide y centro que da vida a mis queridas creaciones, todo por la ciencia todopoderosa, oh mi querida ciencia, sin ti este humilde e inteligente servidor no sería nada! –Se decía a sí mismo en voz alta abrazándose y moviendo la cadera —Sin embargo… últimamente lo he pensado y llegado a una conclusión.

 

—¿Qué clase de conclusión?.

 

—Fabricar “zombis” con gente viva es molesta, ¡tienes que mantenerlos vivos, alimentarlos y encerrarlos para que no se escapen!, ¡¡que frustrante molestia!!… entonces pensé, ¿¡y si hiciera lo mismo pero usara cadáveres en su lugar!?, ¡un ejercido creado de cadáveres para sembrar más cadáveres, oh me tiembla el cuerpo de la emoción de solo imaginarlo!.

 

Eso lo explicaba, la jaula llena de cadáveres que tiene en este lugar, el que ese zombi al que Riha y yo seguimos llevase cargando un cadáver, ¿¡este hombre planea crear más de esas cosas pero con cuerpos sin vida!?.

 

—Pero resulta complicado… manipular carne muerta para convertirlos en muñecos vivientes y hacerlos eficientes armas tiene su dificultad, ¡¡pero es lo que más amo de la ciencia!!, ¡¡su desafiante aspecto!!… ¡AAAAAH su complejidad, complicación, enredoso, AAAAAH!… ¡todo mi ser se abruma y se estremece de felicidad de solo anhelar la profundidad de las posibilidades, contradecir lo imposible y volver posible lo irreal! –Acompaño el arrogante científico su discurso con una fuerte y demencial carcajada.

 

—Ya veo, ni los muertos pueden garantizar su paz contigo suelto –Aprieta con fuerza el muchacho el mango de su espada.

 

Viktar dejo su egocéntrica risa para cuando percibió como todos nosotros la energía del adolecente rebosar por todo el salón, una vasta cantidad de poder mágico se manifestó de él como una gigantesca columna que alcanzo el techo (cuya altura calculaba era de 15 metros).

 

La fuerte energía emitida por el Vanish provocaba que el suelo cercano a él se agrietase y los demás sintiésemos su formidable poder como un violento viento de temporadas tormentosas, que increíble cantidad de energía mágica, ¡con solo sentirlo me percato de que era mayor incluso a la mostrada por Aarón!, ¿¡así de poderoso son los tales Vanish!?.

 

El muchacho calmo su presencia deshaciendo su energía expuesta y acto seguido adopta una postura ofensiva, las llamas azules de su espada se intensificaron y miro fijo al excéntrico hombre, Viktar se percató de sus intenciones y tomo la iniciativa, estiro su brazo rama directo hacia él.

 

Antes de darme cuenta, aquel chico ya se había movido de su posición, en un segundo estaba caminando velozmente sobre el estirado brazo rama de Viktar y en menos de ese segundo, reapareció a espaldas del mismísimo científico loco quien quedó estupefacto de ello.

 

El Vanish agito con maestría su espada a una sublime rapidez y todo el brazo inhumano del loco hombre amante de la ciencia es cortado, al solo segundo después de ser separado de su usuario, el mismo brazo rama es calcinado enteramente por llamas azules, incluso restos de brotes de ramas perceptible en la herida de corte de la destruida derecha de Viktar son expuestos a este inusual fuego dejando al excéntrico individuo sin posibilidad alguna de regenerarlo, dolor físico y de orgullo recaen sobre el maniático genio.

 

— ¡No hay duda, no hay duda, NO HAY DUDA!… esas llamas azules te delatan, ¡Vanish portador del séptimo don “Llamas del Purgatorio”! –Exclamo Viktar con una fuerte y demencial mirada acompañada de una sonrisa.

 

—Se acabó, has perdido, no volverás a lastimar a otra persona –Dice el poderoso Vanish con su espada sobre el cuello de Viktar.

 

—Jejejeje… ¡jajajajajajajajajaja!.

 

—¿Por qué te ríes?.

 

—Aun estas en problemas… -Contesto el científico con un tono infantil.

 

Viktar coloco la mano de su brazo restante en su pecho y enseguida los ojos del Vanish muestran un repentino gesto de desagradable sorpresa, de repente salta lejos del desquiciado hombre tomando bastante distancia y en cuestión de tiempo me doy de cuenta del porque su reacción.

 

Una cantidad innumerables de ramas en forma de pinchos filosos sobresalen de la piel del hombre, Viktar rasga su prenda abotonada para enseñar su escuálido torso, pero lo que más sobresaltaba de su pecho era el núcleo pegado a él, del mismo diseño usado en los zombis, con la diferencia de que su tamaño era mayor, tres veces más grande que los ordinarios.

 

—Jejeje… ¡les doy mi sincera gratitud!… ¡¡porque me han dado el motivo para “usarlo”!! –Exclama el loco científico con sus brazos extendidos y mirada maniática.

 

Más ramas brotan de su cuerpo y todas ellas se estiran, cada una se clava sobre las paredes adornadas con raíces verdosas, más concretamente sobre cada individuo o zombi pegada a esta, incrustándose en el punto exacto donde se hallaban sus núcleos, acto seguido empieza a absorber de cada uno de ellos energía mágica y eventualmente convierte los mismos cuerpos en energía nutriéndose de cada una de sus creaciones.

 

Las ramas regresan a su dueño tras saciar a su usuario de una vasta cantidad de poder mágico, se podía notar con toda claridad el aura mágica rodeando a Viktar, el Vanish se mostró más atento y defensivo con el hombre, Viktar levanto la mirada para denotar su desquiciada mirada y sonrisa excéntrica.

 

— ¡Recurso Final – Rama Gigante del Saber! –Exclamo el hombre arrancándose el pulgar de su única mano de una mordida.

 

Ramas salen de la misma herida del dedo tras arrancárselo, en eso el núcleo de su pecho emite fuertes sonidos de latidos que desencadenan sobre todo Viktar el crecimiento desmedido de las raíces que le rodean cubriéndole por consiguiente todo su cuerpo, transformándolo en un monstruoso gigante de madera cuyo tamaño siguió creciendo hasta alcanzar el techo.

 

En consecuencia destruye el techo tras seguir creciendo sin control y todo su laboratorio empezó a venirse para abajo, con Intense Iron equipado, cargue a Riha en mi hombro y con Allum en mi espalda, realice una zancada en dirección a la única salida de este sitio, corriendo arduamente a una sobrehumana velocidad por el extenso pasillo los escombros empezaban a alcanzarnos, pero logramos llegar hasta la salida y justo a tiempo, pues Intense Iron se desequipa de mí en ese instante, dejando mi cuerpo medio debilitado en el proceso.

 

Pero el problema no acabo allí, éramos testigos de cómo el científico loco, se había convertido ahora en un monstruo gigante de más de 50 metros de altura, su nuevo cuerpo de madera hechos de aquellas robustas y duras raíces le habían otorgado un formidable aspecto a temer.

 

— ¿¡Tenia algo así bajo la manga!? –Pregunte en mis pensamientos, abrumado tras ver lo que ese demente genio escondía.

 

— ¡Que mal que haya destruido mi laboratorio! –Dijo Viktar hablando a través de su nuevo cuerpo con una voz más grave e intensa — ¡Pero construiré otro, mucho mejor y más grande, con aroma a castaña!, ¡jajajajajajajajajajaja!.

 

Jamás podría haberlo vencido, ni aun con el lanzallamas a mano, enfrentarlo habría resultado mi inevitable derrota, estaba fuera de los límites de mi propia fuerza, sé que ya había confrontado a enemigos gigantes y fuertes antes, pero esta se lleva de lejos el premio a la peor que he atestiguado, me sentía impotente ante tal amenaza.

 

— ¡Mira, el Vanish esta enfrentándolo! –Declaro con sorpresa la chica lobo

 

Aun estando lejos, podíamos verlo, era alguien corriendo sobre el gigante cuerpo de Viktar y dejando un camino de llamas azules a su paso, sobre su pierna derecha aquel adolecente emprendió su ascenso con un rumbo que calculaba se dirigía a la cabeza.

 

— ¡Que mosquito molesto eres! –Dijo el monstruoso científico notando su presencia — ¡Te aplastare y lo que sobre de ti lo usare para mis retorcidos, gloriosos y tenaces experimento y lo apilare en un rincón personal bajo una etiqueta que diga “aquí yacen los restos de un mosquito azul que experimente por puro ocio para matar el aburrimiento”!.

 

Las raíces se movieron a la voluntad para defender a su dueño, atacando en grandes números al Vanish, pero el intrépido joven era fuerte y sus llamas azules en conjunto con su espada y su hábil talento como zurdo fácilmente pasaba a través de sus obstáculos.

 

Abriendo llegado hasta el pecho, varias raíces se extienden simultáneamente a su alrededor juntándose para encerrarle en un domo, pero nuevamente el Vanish se las arregla sin el menor problema y deshace la prisión que se le interponía con un corte en sentido del reloj, todo esto enfurece a Viktar y entre sus disparatados comentarios, cierra el puño de su gigantesco brazo derecho cargándolo con mana para fortalecerlo y golpeándose en el pecho justo sobre donde estaba aquel chico.

 

El monstruoso científico ríe alardeando de su victoria, pero su sobrada confianza pronto le cobra precio y se abruma al ver como el Vanish aún vivo y entero, yace moviendo a paso veloz desde el brazo con el que lo ataco y ante de que pudiese reaccionar, ya estaba frente a su rostro.

 

—Tonterías… esto es… ¡AAAAAH ilógico, inaceptable, absurdo, AAAAAH!… ¡no puedo ser vencido aun, no cuando estoy en el apogeo del conocimiento!, ¡¡del progreso de la ciencia todopoderosa!!, ¡¡NO PUEDO CAER AUN!! –Exclamo el excéntrico hombre con un tono desesperado.

 

En el instante en que movió sus raíces o sus monstruosos brazos en torno para defenderse, el Vanish salta hacia su cabeza para impulsarse y dar otro salto de mayor altura y en medio del aire crea un círculo mágico de gigantesco tamaño encima de él, el centro de dicho círculo apuntaba hacia el mismísimo Viktar y las llamas azules del muchacho crecieron extendiéndose de su arma hasta parte de su cuerpo, pero como era de esperarse, estas no le quemaban en absoluto, era como si su aura mágica adquiriera esa forma.

 

— ¡Purga: Infierno Azul! –Exclamo a todo volumen el Vanish agitando su espada en dirección al círculo.

 

Una inmensa masa de fuego azul es lanzado del circulo cayendo sobre el cuerpo inhumano de Viktar, las llamas se concentraron entonces sobre el gigantesco científico loco devorándole continuamente, el adolecente empezando a descender se adentra al azulado fuego infernal y sale intacto rescatando de su interior al excéntrico hombre quien tenía pocas heridas de quemadura, mientras tanto aquel gigante que Viktar invoco, ya era historia o mejor dicho cenizas.

 

Nosotros corrimos en dirección hacia donde el Vanish aterrizo, por fortuna era cerca y al dar con él, ya todo había terminado, con su mano derecha llevaba arrastrando sujetándolo desde el cuello a un inconsciente Viktar, para entonces el gigantesco fuego que él invoco desapareció.

 

—Todo acabo, finalmente –Dijo el Vanish acompañado de una sonrisa.

 

Continuara…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s