Metalord Revolution Capitulo 49

CAPITULO 49

CIENTÍFICO LOCO VS EX-TRAFICANTE DE ARMAS

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

— ¿Cómo me encontraron y lograron llegar vivos hasta aquí?… ¿¡cómo, como, COMO!?… para un genio como yo esto es… ¡AAAAAH una humillación, vergüenza, burla, AAAAAH!, ¿¡porque el infortunio atenta contra el rumbo de mi determinación!?, ¡como un orador de la gran ciencia todopoderosa, debo corregir mis errores lógicamente de inmediato! –Hablo el excéntrico hombre con una ridícula y furiosa mirada hacia nosotros.

 

—Entonces esos “zombis” son obra tuya, ¿no es así? –Le pregunte.

 

—Son mi más reciente creación, ¡los llamarías “mis hijo” pero detesto la sola idea de ser su padre!, ¡porque yo, Viktar Stain, he acogido como “hijo” solamente al conocimiento de la gran ciencia todopoderosa!, ¡¡gran ciencia que quitas la ignorancia del mundo, danos tu gran sabiduría, apiádate de las mentes cerradas e ignorantes!!.

 

— ¿Viktar Stain? –Dije en mis pensamientos recordando algo de inmediato.

 

Mi recuerdo me lleva a mis primeros pasos como aventurero, después de haber cumplido con mí primer encargo sobre recolectar cerebros de goblins, pase unos días haciendo trabajos menores, en el tablón de encargos además de hojas que detallaban sobre trabajos cotidianos para aceptar, también existen aquellos que pueden ser llevado a cabo de forma simultanea por cualquier aventurero, por lo que no se precisa arrancar y tomarla para hacerla, ya que en todo momento estos trabajos están “activos” para todos y a la espera de ser completado, hablo por supuesto de los encargos de “captura de criminales”.

 

Los nombres (y opcionalmente acompañado de un dibujo), descripción y crimen de estos están descripto en las hojas, acompañado abajo de la recompensa colocada por su captura “vivo o muerto” (habiendo casos en que “vivo” ofrece mayor ganancia), aparte de los aventureros, mercenarios o cazarrecompensas tienen el permiso de hacer estos trabajos, dado que la caza de criminales no tiene reglas exacta sobre el estatus del individuo para ejercer tal oficio.

 

Eso me lleva a recordar algo que vi en la tabla de encargos, “Viktar Stain”, es el nombre de un criminal mago de nivel A, descripto como un peligroso hombre desquiciado responsable de realizar incontables experimentos con personas vivas, tenía una orden de captura vivo o muerto con una recompensa de 250.000 mil Bals.

 

—¿¡Cómo puedes hacer algo tan vil y cruel!?, ¿¡secuestrar personas y convertirlas en monstruos para forzarlas a despiadados actos en contra de voluntad!?, ¡¡eres un miserable engendro demente!! –Le señala enojada la Lupian escupiendo con violencia verbal toda opinión que tenía sobre él.

 

—“Eres un hombre malo” –Dijo por su parte Allum a pesar de que era el único que podía oírle.

 

— ¿”Demente”? –Replico Viktar con una sonrisa maliciosa abrazándose a sí mismo —¡JAJAJAJAJAJAJAJA!, ¡bestia ignorante!, ¿¡qué sabes tú del saber y el progreso!?, ¡blasfemia, blasfemia, BLASFEMIA!… ¡son el veneno que tu inculta existencia escupe sobre mí y la todopoderosa ciencia!.

 

— ¿Con que propósito hiciste todo esto?, ¿buscar formar un ejército e iniciar una conquista mundial?, tsk… que ideal tan cliché –Comente mofándome de él.

 

— ¿”Conquista”? –Replica Viktar imitando la misma risa desquiciada — ¡Un “forjador” como yo no realiza conquistas!, yo solo “creo”.

 

— ¿”Forjador”?, ¿es así como te autodenominas?.

 

— ¡Oh que cruel, pobre niño carente de inteligencia promedio! –Me responde haciendo un gesto triste y meneando el cuerpo acorde a su excéntrico comportamiento —Déjame compartir algo contigo, niño, ¡en las ramas e historia de las armas, existen dos tipos de personas asociadas a ellas!, ¡los “segadores” aquellos que la portan con el fin de extinguir las vidas de los prójimos!, ¡y los “forjadores” aquellos centrados en crear las herramientas de la muerte para ser empuñados por sus eventuales portadores! –Explico el desquiciado científico — ¡Yo, Viktar Stain, soy un forjador, un hacedor de instrumentos de muerte y destrucción, un herrero encargado de la creación, fabricación y manufacturación de las “guadañas de las innumerables parcas”!.

 

En pocas palabras, este hombre de dudosa cordura es un científico armamentista, esa fue mi más obvia deducción.

 

—Entonces esos “zombis”, ¿son tu “arma” más reciente?, ¿de eso se trata todo esto? –Le pregunte por consiguiente.

 

—¿¡No son una maravilla!?, aun les falta unos cuantos detalles a mejorar, ¡pero el “producto” está saliendo tal y como planeaba!, ¡un ejército de armas viviente, obedientes y leales, el sueño de todo un comandante o cualquier militar de alto rango! –Dice con tanto euforia —Y pensar que todo este se logró gracias a una débil y minúscula flor, ¡oh, pero que flor tan bella y hermosa!.

 

— ¿Qué una flor fue la causa de todo esto? –Dice Riha incrédula de tales palabras.

 

— ¿Conoces el bosque D´shyed del reino de Elvaria? –Pregunto Viktar con sus manos en la espalda y la mirada en alto.

 

— ¿El reino de Elvaria no es una tierra gobernada por elfos? –Conteste yo como una pregunta.

 

— ¡Así es, fue en esa tierra que halle ese hermoso descubrimiento! –Dice el científico sumergido en su júbilo con las manos sobre sus ojos saltones y boca babeante — ¡Fue allí, allí, ALLI!… que la encontré, ¡la llaman “la elegante devoradora”!, luce como una inocente flor azul, ¡pero bajo esos pétalos se esconde una voraz asesina que traga a sus víctimas sin piedad!.

 

—Je, suena algo que podría aplastarlo con facilidad –Opine yo.

 

—Eso pensé también… ¡pero luego lo vi, LO VI!… ¡como sus víctimas en contra de su voluntad iban directo a su boca para ser comidos sin resistencia!, ¿¡cómo!?, ¡por ella por supuesto!, ¡de su boca escupe esporas que parasitan a sus presas, las esporas se pegan sobre las víctimas y se convierten en raíces que se enredan en todo su cuerpo, perdiendo toda su voluntad y siendo reemplazado por la voluntad de la misma flor con solo una orden en mente!, ¡”Ven a mi boca, conviértete en mi comida, no te resistas y se parte de mi”!, cuando examine exhaustivamente y minuciosamente dicho mecanismo de defensa de aquella flor, llegue a una conclusión… ¡que maravillosa y extraordinaria planta!, ¡AAAAAAH que bello, natural, increíble, AAAAAH!… ¡la naturaleza la ha dotado de un arma sin igual, una digna de su existencia!, entonces pensé… ¿¡”y si yo sacara provecho de esa arma”!?, ¿¡”y si la usara a mi favor para crear con ella humanos carentes de voluntad para servir como armas vivientes en lugar de comida como lo hace la flor con sus presas”!?… ¡y así invertí mi tiempo y esfuerzo!, ¡con la guía de la ciencia todopoderosa he logrado progresar para crear lo que ves ante ti!.

 

El hombre reía con la lengua fuera, escupiendo saliva con cada carcajada fuerte que hacía, me irritaba, su forma de hablar, pensar y expresarse, ¡lo detestaba!.

 

—Me canse de esta basura –Dije al instante.

 

— ¿Roz? –Cita la chica loba mi nombre.

 

Era la primera vez que la deje fuera de fuego por bastante tiempo, no podía cargarla conmigo  mientras llevaba el lanzallamas en uso, aun con su correa corría el riesgo de perderla o romperse por fuerzas externas, mi querida y más apreciable creación, mi determinación y mi metal, mi AK-47, la guarde en uno de los bolsillos de mi cinturón bajo la forma de una canica metálica como el resto de las armas que porto, pero ya era hora, ya era tiempo de que hagas tu aparición.

 

Devolví a la AK-47 su aspecto y tamaño original, apunte con ella al desquiciado científico y jale del gatillo disparando tres balas en modo semiautomático, solo para después quedar perplejo al ver como aquel infeliz demente usa su brazo derecho como escudo interceptando los tres disparos.

 

— ¿¡Que cara…!?

 

Las balas quedaron pegadas en su brazo, habían impactado con fuerza sobre ella, pero no la atravesaron, era como si su miembro estuviera compuesto de una materia dura, era evidente, ningún brazo ordinario resiste tres disparos de un rifle automático como si fuera un chaleco antibalas.

 

—Ese brazo tuyo, no es normal –Exprese yo con cierta preocupación.

 

Viktar sonrió desquiciadamente tras mi comentario y su brazo derecho empezó a temblarle, después a estirarse anormalmente saliéndole bultos a montón hasta revelar su verdadera forma, todo su brazo derecho se destruye para mostrarse como una enorme y robusta rama como la de un árbol que adopta el aspecto de una mano.

 

—Monstruo, no solo te diste tiempo para secuestrar personas y experimentar con ellas, sino que además te experimentas contigo mismo –Comente en voz alta con mi arma apuntándole a la cabeza.

 

— ¡Este es la devoción que tengo por mi amada ciencia!, ¡esta es la prueba de mi resolución por el conocimiento!, ¡mi determinaciones sabe que soy un genio “forjador”!.

 

—No, tu determinación solo te ve como otro loco balbuceando sandeces.

 

Coloque el arma en automática y vacié todo el cargador contra él, como sospechaba ninguna de las balas llego a darle a causa de que su brazo de rama árbol le cubrió en todo momento, la madera de esa rama era bastante gruesa, las balas apenas impactaban no llegaban ni a abrirse paso en su interior, quedaban pegadas desde su pared externa.

 

—Que maravillosa arma, no siento que emita magia alguna al usarse… ¡pero que instrumento tan magnifico! –Comenta el excéntrico científico con lágrimas a montón en sus ojos — ¿Podría ser… que tú la hayas creado? –Pregunto acompañado de una sádica expresión en sus labios.

 

No podía detenerle con el rifle, era demasiado para el AK-47, si esa raíz que tiene por brazo viene de la misma que usa en los zombis, entonces solo un arma tendría chance contra este loco.

 

— ¡Allum, es hora de usar “eso”! –Le ordene a mi pegajoso compañero quien rápido capta la idea.

 

Puse mi mano en el collar negro concentrándome para manifestar a Intense Iron, mis suplicas mentales lo lograron, sin embargo no sabría por cuanto tiempo, la última vez esta de desequipo por cuenta propia y me dejo con un adolorido estado de debilitamiento, ¿de cuánto tiempo disponía?, ni yo conocía la respuesta.

 

La armadura recubre todo mi cuerpo, Intense Iron aumenta los límites físicos de mi cuerpo, Allum escupe de su interior el lanzallamas que había guardado con anterioridad y me lo lanza desde el aire hacia mí, lo recojo por consiguiente equipándomelo.

 

Calculando la distancia el objetivo estaba al alcance, con el cañón ígneo apuntando, jale del gatillo y dispare una llamarada infernal hacia él, como era de esperar se cubre con su brazo rama árbol solo para ser cubierta esta de fuego.

 

—¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH ME QUEMO, AAAAAAAAAAAAAAAAAAH!.

 

Podía oír su agonizante y loco grito de dolencia con todo volumen, era el fin, esta locura había terminado, es una pena por lo que no lo lograron, pero fue inevitable supongo.

 

— ¡AAAAAAAAAAAH!… ¡jejejejeje!, ¡tan solo estaba haciendo una broma! –Comento el desquiciado científico.

 

— ¿¡EH!?…

 

Viktar sacude brazo rama deshaciendo las llamas que rodeaban su monstruoso miembro, tan solo había sido chamuscado en una proporción insignificante, es decir, no le había hecho casi absolutamente nada.

 

— ¡Jajajajajajajaja!, ¡tu cara sin igual valió la pena!, ¿¡en verdad creíste poder vencerme con fuego!? –Dice el confiado científico con exageradas expresión de risa —Admito que mis creaciones son “algo” vulnerable al fuego a causa de que son el punto débil de las raíces parasitarias de la flor que la extraje, ¡pero modifique con todo mi amor por la ciencia lo suficiente a mi querido brazo para hacerlo súper resistente a las llamas!, sin embargo… me cuesta hacerlo también con mis adorables zombis… ¡pero solo es cuestión de tiempo, SI, cuestión de tiempo!, ¡los mejorare y los hare cien veces más agresivo, malotes y resistentes, hare que su capacidad regenerativa sea acompañado de sangre acida que viertan de sus heridas sobre sus enemigos!, ¡AAAAAH que esplendido, hermoso, excitante, AAAAH!… ¡un diseño digno de un “forjador”!, ¡jajajajajajajaja!.

 

Ni el lanzallamas podía hacerle algo, empezaba a preocuparme seriamente, Riha incluso se veía afectada por los nervios, nos sentíamos en cierta medida intimidados al ver que no podíamos hacerle frente a este sujeto, debíamos hallar la manera rápida de combatirle, ¿pero cómo?, no tengo nada a la mano, el lanzallamas era lo único que se me ocurrió, era mi carta de triunfo y ahora, no tenía nada.

 

—En cuanto a ti… -Me mira fijamente el desquiciado hombre con obsesión — ¡Tengo un amoroso interés científico por las armas que usas!, ¿¡cómo se te ocurrió tan increíble diseño!?, te tengo una proposición… ¡conviértete en mi “aprendiz”!.

 

La mera propuesta de este hombre tan solo me hacía vomitar en mi cabeza.

 

—Lo veo… lo veo en tus ojos… eres como yo… -Dice el hombre con una excitada mirada de exagerada felicidad — ¡Eres un forjados, un creador de herramientas de destrucción y muerte!, ¡ERES COMO YO!… ¡la voluntad de la ciencia todopoderosa irradia en ti!.

 

— ¡CALLATE! –Exclame usando el lanzallamas otra vez contra él — ¡Ni de chiste pensaría en volverme el aprendiz de un sujeto mentalmente inestable como tú!.

 

— ¡Así es, no compares a Roz contigo, ruin escoria! –Comento Riha por su parte.

 

—“Mi amo no será como tú, hombre malo” –Añadió Allum siendo el único en escucharle.

 

Por supuesto que no lo seré, no tengo idea alguna en relacionarme con este enfermo de la cabeza.

 

—Es una pena… -Dice Viktar deshaciéndose de las llamas de su brazo inhumano —¡Entonces te matare, te abriré la cabeza y obtendré los conocimientos más profundo de tu mente y hare uso de ellas para brindarle mis tributo a la ciencia todopoderosa!.

 

Sentí su intensas hostilidad hacia mí tras aquella declaración, por instinto estaba nuevamente por atacarle con el lanzallamas, pero soy sorprendido de nuevo por esta escoria, ante de que poner mi dedo sobre el gatillo, Viktar realiza un improvisado movimiento, estira su brazo rama a una increíble velocidad con la cual agarra firmemente mi lanzallamas, consecutivamente me la arrebata y le arremete contra el suelo un sinfín de veces destrozándola.

 

— ¿Aceite de rana Fira y una piedra mágica de fuego de esencia pura?, ¡jajajajajaja!… ¡verdaderamente científico, admirable creación, es una lástima que no destelles el mismo respeto que yo por la ciencia todopoderosa!, una verdadera lástima.

 

Viktar chasquea sus dedos haciendo que las personas enredadas en las tétricas paredes adornadas por raíces verdosas del lugar empezaran a moverse, se liberan de sus ataduras cayendo desde una elevada y mortal altura para aterrizar al suelo sanos y salvo, desde cerca se notaba la escasa humanidad en ellos, pues eran zombis ahora.

 

Cerca de dos docenas de esas cosas estaban frente a nosotros, 10 eran del tipo de zombis fuertes, la situación era terrible, sin el lanzallamas lidiar con ellos eran prácticamente imposible, aun con la debilidad de destruir el núcleo, con 10 de esos malditos zombis de semejante fuerza, velocidad y su problemática regeneración instantánea, estábamos honestamente jodidos.

 

— ¡Mis queridos “niño”!, su “papa” les ordena lo siguiente –Dice con una ridícula pose — ¡DESTROCEN A LA LUPIAN Y AL SLIME DE METAL, PERO TRAIGANME EL CUERPO SIN VIDA ENTERO E INTACTO DEL NIÑO!… cumplan su tarea con diligencia y hagan feliz a su “papa”.

 

Nuevamente chasquea sus dedos y todas sus aberrantes creaciones se lanza hacia nosotros, ¿era nuestro fin?, parece que sí, ¿teníamos alguna chance de salvarnos si quiera?, no por nuestros medios.

 

— ¡Ustedes tres, agáchense rápido! –Nos ordenó alguien a nuestras espaldas.

 

Una voz nos advierte e hicimos caso sin pensarlo, nos agachamos cuerpo a tierra y acto seguido vimos como una extensa llama azul con forma de una ondulante hoja pasa sobre arriba de nosotros y sigue su camino hasta dar contra todos los zombis que arremetían contra nosotros, las inusuales llamas consume a cada uno de ellos en un parpadeo dejando apenas cenizas.

 

Voltee la mirada y fue que vi al responsable de aquel reciente suceso, era un chico de ojos azules, cabellera negra en punta y 1,70 metro de altura, un adolecente rondando por sus 15 o tal vez 16 años, vistiendo un manto azul con una camisa negra bajo y un pantalón largo del mismo color con una cinta negra en su cintura, en su mano izquierda empuñaba una espada imbuida con llamas azules en su hoja.

 

— ¡AAAAAAAH esto es imprevisto, inesperado, impredecible, AAAAAH! –Exclama Viktar con una mezcla de sorpresa y euforia — ¡Tú eres… tu eres… un Vanish!.

 

Continuara…

Un pensamiento en “Metalord Revolution Capitulo 49

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s