Metalord Revolution Capitulo 46

CAPITULO 46

LANZALLAMAS

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

Después de que Allum se comiera buen parte del compartimiento de metal (hasta el punto de dejarlo inservible), pedí alguna sala o habitación para trabajar en privado, el buen mercader me la ofreció sin preguntar, me llevo a una que estaba ocupado por el Loren y algunos de sus guardias.

 

— ¿¡Que, que, que, que está pasando!? –Pregunto el malhumorado hombre.

 

— ¡Necesito un buen rato este lugar para empezar a idear una solución que puedes sacarnos de aquí y si vas a presentar una queja decente que tenga que ver por mi estatura, aspecto o edad, entonces mueve el culo y déjame hacer mi trabajo! –Le explique abruptamente al fastidioso tipo.

 

Obviamente no lo tomo muy buen, Basan intervino para convencerle también pidiéndole que le acompañara afuera junto a su guardia personal, finalmente este cuarto quedo para mí, bueno aún quedaba alguien más a quien echar.

 

—Todo listo, creo que ya podemos empezar, ¿no? –Me dice la chica loba demasiado contenta.

 

—Riha, cuando dije que necesitaba privacidad, también me refería a ti y tú lupino… presencia –Le aclare yo.

 

—¡Prometo que no moléstate, porfa déjame ver como lo haces!.

 

— ¡Me niego!, necesito absoluta soledad, así que no me vengas con esos ojitos de cachorro triste.

 

Después de echar a Riha (lo cual me tomo bastante), pude empezar a trabajar, el único que me acompaña aquí era mi fiel compañero Allum, quien le pedí que me diera una buena cantidad de “material” para darle comienzo a este nuevo proyecto, esa fue la razón por la que hice que se comiera ese contenedor, porque este proyecto será el que más metal me exige hasta el momento, así inicia la segunda fase.

 

El diseño fue sencillo imaginarlo, pero tuve que hacer algunos retoques, más bien bastantes, tome el metal y comencé a moldearlo de acuerdo a mis pensamientos, esta parte me llevaría un buen rato, horas o incluso medio día de ser necesario.

 

Fue entonces que trabajando el tiempo transcurría, perdí la noción de ello mientras me hallaba concentrado moldeando el metal, Allum yacía dormido porque necesitaba de momento que descansase y yo proseguí con mi trabajo, ¿Cuánto paso?, sé que son horas, pero desconozco cuánto.

 

— ¿Aun trabajando en tu proyecto? –Pregunta Riha tras tocar la puerta.

 

Me detuve al instante y ella entro trayendo consigo comida.

 

—Necesitas comer aunque sea algo, llevas como 9 horas aquí adentro, ¿o serán 10?, no soy buena tomando el tiempo –Agrega ella.

 

La loba observa curiosa el proyecto a medio hacer, pues aún le quedaba la mitad para finalizar.

 

—Que preciosa obra de metal estas fabricando, de solo verlo me emociona bastante –Opina moviendo la cola como un perro alegre.

 

—Riha, no seas curiosa como un gato, sabrás lo que es cuando lo termine, por ahora… creo que te hare caso y comeré algo –Dije tratando de tomar de la comida que me trajo pero colapsando por el cansancio en el suelo —Mi cuerpo… cuan cansado esta, creo que comeré después… de que pueda sentir los brazos y de paso las piernas… y el resto.

 

—Nada de eso, si no puedes comer por tu cuenta, entonces te ayudare –Insiste la loba.

 

Con cuidado me toma de la cabeza y me coloca boca arriba, ella toma asiento en el suelo para apoyar mi nuca sobre sus piernas, ofreciéndome la comida con una cuchara, sirviéndome a la boca carne con vegetales como si fuera un paciente internado en un hospital atendido por una enfermera, una enfermera con mucho pelo y un hocico de lobo.

 

— ¿Lo ves?, no es tan malo –Comenta la lupina con optimismo.

 

—Me siento como un paciente vegetal –Dije en mis pensamientos.

 

—Por cierto, ¿tu slime no necesita comer?.

 

Voltee en dirección hacia Allum para encontrarle devorándose un soporte metálico para antorcha de la pared.

 

—Creo que puede arreglárselas por su cuenta –Opine yo —Por cierto, Riha…

 

—¿Si?.

 

— ¿Por qué estás aquí?, no eres demasiado joven para estar apartado de tu clan.

 

—Mi gente tiene una costumbre llamada “peregrinación”, en la cual cuando un Lupian de la manada cumple cierta edad, debe salir a explorar el mundo y sobrevivir fuera un mínimo de dos años, el objetivo de la peregrinación es fortalecer al lobo joven e inculcarlo del mundo que lo rodea, aunque esta costumbre dejo de ser obligatorio hace tiempo, sin embargo, aún hay lobos como yo que quieren experimentarlo, viajar y conocer, vivir una aventura.

 

—Si ese el caso, no te vendría mal adoptar el oficio de aventurera, viajes largos a todas partes, trabajos peligrosos y una paga un tanto… mediocre, aunque solo es el comienzo, cuando subes escalones, la paga se vuelve mejor.

 

— ¿Eh?, ¿lo dices en serio?, había oído de los aventureros, ¿realmente podría convertirme en una?.

 

—No hay ninguna ley que no lo permita, mírame a mí, tengo 8 años y sin embargo me convertí en uno.

 

—Roz, ¿por qué te convertiste en un aventurero?, ¿también anhelas experimentar la sensación de explorar la emoción de una aventura épica?.

 

—No… otras circunstancias me llevaron a serlo, otras… circunstancias…

 

Un fuerte cansancio se apodera de mi cuerpo, el sueño envuelve cada célula de mi ser y caigo profundamente dormido sin el menor esfuerzo. Imprevisto, en el lado onírico soy transportado a una sala de vastos espacios infinitos, el mismo lugar donde conocí a aquella entidad dragón de la armadura negra.

 

—“Mocoso…”

 

Una voz familiar sacude mi mente, volteo y me encuentro en persona con él, un enorme dragón negro de ojos rojos y largos cuernos, Myldark, el reptilito tambaleaba como si se sintiera mareado o padeciendo alguna aflicción.

 

—Luces terrible, ¿te sucede algo? –Le pregunte al dragón.

 

—“Estoy incompleto…” –Contesta Myldark con una voz débil.

 

—No te entiendo, ¿a qué te refieres?.

 

—“La armadura… está incompleta…”

 

Myldark desaparece al igual que toda la sala, pronuncio su nombre repetidas veces con intención de volver a hablar con él, pero es inútil, el sueño se desvanece y de a poco empiezo a desaparecer de aquí, estaba despertando.

 

— ¡MYLDARK!… –Exclame ya despierto.

 

— ¿Quién es Myldark? –Pregunta Riha quien yacía a mi lado en el momento que abrí los ojos.

 

—¿Estuviste aquí todo el tiempo?.

 

—Quizás –Contesta la loba con un tono de picardía.

 

—Como sea, tengo que seguir trabajando, ¿podrías…?

 

—Sí, lo que digas.

 

Sin titubear se retira de manera obediente sin causar problemas, lo cual agradecí en el fondo. Volví a mi trabajo y continúe donde me quede, ya solo quedaba menos de la mitad.

 

Horas volvieron  a transcurrir mientras me mantenía ocupado, desconozco cuanto, toda mi atención estaba centrado en el proyecto y la noción del tiempo estaba fuera de mi percepción, pero después de tantas horas invertidas (un día y medio tal vez) lo he completado, finalmente lo he terminado.

 

—Por fin, ¡lo he completado! –Exclame con júbilo.

 

— ¿¡En serio lo terminaste!? –Pregunta la loba emocionada desde el otro lado de la puerta.

 

— ¡Lo sabía, no estabas muy lejos! –Comente enseguida —Como sea, pasa si quieres.

 

Riha entro moviendo su cola de pura emoción sin ocultar la extrema felicidad que sentía de verlo con sus ojos, el lanzallamas que había creado.

 

El lanzallamas consistía en lo siguiente, un depósito de tres cilindros unidos y conectados entre ellos para cargar en la espalda como una mochila, estos cilindros se encargaran de llevar dentro el aceite de rana Fira.

 

El cilindro del medio yace conectado a un tubo metálico flexible, lograr que el tubo metálico obtuviera una flexibilidad semejante a la de una manguera y conservara a la vez una dureza de acero tuvo su complicación, aunque puedo hacerlo ya que mi poder de manipulación sobre el metal también influye en sus propiedades, sin embargo no todos los metales sucumben al cambio sin consecuencia de destrozarse, solo aquellos con una buena compatibilidad a mi poder ESP, como el metal que Allum creaba de su interior, lo considero especial porque la capacidad de compatibilidad con mi habilidad esper era única en su tipo.

 

El tubo metálico flexible se extiende midiendo unos 47 centímetros, llegando a una punta gruesa que llamo cañón de ignición, la boca es ancha ya que alberga en la punta a la piedra mágica de fuego de esencia pura, donde esta sujeta mediante unos soportes que la mantienen en medio de la salida de donde saldrá disparando el aceite de rana Fira, atrás del cañón estaba situado el gatillo.

 

La idea general de este lanzallamas consiste en que el cilindro que contienen el aceite, dirijan el líquido mediante el tubo hasta el cañón de ignición, en consecuencia de su salida tocara la piedra mágica de fuego de esencia pura y se prendera fuego, al ser expulsado hacia adelante lo que saldrá disparado será fuego, dándole de esta manera su nombre a esta arma.

 

—Sin embargo… -Dije en mis pensamientos con cierta preocupación.

 

Aún quedaba la prueba de experimentación, el arma era lo suficiente pesado como para cargarla fuera de la habitación y llevarla conmigo hasta el contenedor de donde estaban los barriles de aceite de rana Fira, de modo que tuve que dejarla aquí y pedirle a Basan Nios que me prestase algunos barriles y me ayudara a llevarlos hasta la habitación, el mercader accedió y con la ayuda de algunos hombres trasportaron tres pesados barriles a la habitación.

 

Con la tapa de los barriles que precisaba abierto, comencé a echar en los cilindros el aceite inflamable hasta que los tres se llenaron, entre los tres tenían la capacidad de albergar 8 galones (cada barril del comerciante tenía en su interior unos 5 galones). Basan, Riha y las personas que ayudaron a traer los barriles se habían quedado con curiosidad para ser testigo de mi nuevo proyecto en acción.

 

El arma estaba cargada, ahora solo quedaba probarla, tome el tubo metálico flexible como si fuera una manguera y apunte hacia una dirección segura, presione del gatillo y el aceite de rana Fira recorrió el tubo hasta el cañón de ignición disparado fuego, saque el dedo del gatillo y el arma dejo de exhalar fuego, funcionaba, con esto oficialmente el lanzallamas era un éxito y los ojos perplejos de los espectadores que vieron de primera vista lo que era capaz, le daba su reconocimiento extra.

 

¿Pero cómo funcionaba exactamente el arma?, si el aceite de rana Fira hace contacto con la piedra para dar origen el fuego que escupe en su salida, ¿no debería el fuego también extenderse hacia dentro del mismo lanzallamas hasta los cilindros estando en contacto con la piedra mágica y provocar una especie de implosión?.

 

La respuesta de cómo logra mantenerse estable y no incendiarse internamente se encuentra en el diseño que hice, este lanzallamas cuenta con dos compuertas en su interior, la primera se encuentra entre el cilindro del medio que almacena el aceite y el tubo por donde pasa el líquido inflamable, mientras que el segundo yace en la parte posterior del cañón de ignición.

 

Presionando el gatillo ambas compuertas se abren al emitirse una señal PSI con orden sobre ellas de hacerlo, similar al concepto que use sobre las granadas pestilentes para hacer que se abrieran al quitarles el anillo de seguridad, solo que aquí el detonante es el gatillo y su función es continua mientras tenga presionado el gatillo, al dejar de hacerlo, la señal de retira y estas vuelven a cerrarme por una orden establecida como una señal secundaria al dejar de presionar, podía decirse que establecí dos señales PSI, una de abrir mientras presiono el gatillo y otra de cerrarse al dejar de hacerlo.

 

Como explique otras veces, este fenómeno que realizo al manipular la energía PSI en su estado de energía se le conoce como MIP (Movimiento de Influjo Psionico). Sin embargo cabe aclarar que las compuertas no son la que se encargaban de evitar que el fuego se extienda hacia dentro del lanzallamas, las compuertas están para mantener el aceite de rana Fira dentro del arma, la primera evitando que se salga de los cilindros y la segunda manteniendo el aceite Fira que queda en medio del tubo metálico flexible, de modo que no se dirija el cañón de ignición al dejar de usarse el lanzallamas con el fin de evitar que haga contacto con la piedra, sin embargo el aceite que se queda en medio del tubo hay que retirarlo manualmente después.

 

La razón por la que el fuego no se extiende hacia dentro, es por la acción de un MIP, nuevamente volví a realizar este fenómeno, con las compuertas era una cosa simple (ya que me basaba en el concepto de la granada pestilente), sin embargo aquí la tuve difícil y en parte fue un riesgo que tuve que correr, ¿qué quiero decir?.

 

Para evitar que el fuego se propagase hacia dentro del lanzallamas, durante el diseño del cañón de ignición, en su parte posterior de donde se encuentra la segunda compuerta, diseñe mediante mi PSI una barrera psíquica o al menos esa fue la idea que tuve, dicha barrera se activaría como señal al igual que las compuertas con el accionar del gatillo y su función consistiría en separar el fuego y el aceite para que ambos no se juntasen desde adentro en el momento en que el arma se usara.

 

Pero como dije, fue un riesgo que corrí, porque no sabía si esa barrera se crearía, de hecho pese al éxito del lanzallamas, albergo dudas de cómo logre hacerla, solo recuerdo haber cerrado los ojos, poner mis manos sobre donde quería situar esa barrera, concentrarme en la forma que seria y como se emplearía.

 

En mi mente me imagine ver mi energía PSI moverse por su cuenta hacia el lanzallamas creando la dichosa barrera, pero lo que vi es lo que tengo de idea como una escena imaginada, un escenario que solo mi mente creo para ser reproducido en mis pensamientos, ¿acaso tuvo repercusión en la vida real?, ¿la imaginación y el PSI se moldearon desde el plano imaginario al físico?, ¿o quizás el uso de la imaginación a un nivel más complejo me permitió la manipulación del fenómeno MIP para mis propósitos?, como dije, la creación de esta barrera me dejo rastros de muchas dudas.

 

— ¡Increíble, un arma que escupe fuego! –Dice Riha tocándola como una niña curiosa.

 

—En verdad es… impresionante –Comento Basan por su parte.

 

Que un niño crease semejante pieza, dejo perplejos a los adultos ya que era obvio que es algo inusual de ver. El arma estaba lista, pero había un problema, el lanzallamas era pesado, demasiado para que pudiera cargarlo por mi cuenta, por suerte este problema puede resolverse si uso el Intense Iron, aunque recuerdo que la última vez tuve problemas para activarla y fue gracias a Allum que pude conseguir manifestarla.

 

—Vamos, ahora te necesitamos aún más –Tocaba el collar con la finalidad de hablar con su huésped.

 

— ¿Sucede algo? –Pregunta el mercader notando mi extraño comportamiento al hablarme al collar.

 

—Podía decirse que este collar es especial y puede ayudarme a resolver el problema que tengo para usar mi reciente creación, pero… no responde a mi “llamado” –Conteste como excusa para no quedar como un loco.

 

—“Entonces Allum te ayudare, amo” –Dijo mi pegajoso compañero dando pequeños saltos de la emoción.

 

Allum dio un salto hacia el collar, adoptando su forma líquida y fusionándose con este, pero al instante en que lo hace, sale expulsado por consiguiente contra la pared para regresar a su forma original. El collar se un modo rechazo albergar a Allum.

 

—“¡NO!, ya tolere a ese enano baboso una vez, no lo volveré a hacer de nuevo” –Hablo Myldark en mi mente.

 

—Myldark, ¿Por qué no me dejas usar el Intense Iron? –Le pregunte al dragón.

 

—“Ya te lo dije, estoy incompleto… la ARMADURA está incompleta y por lo tanto yo también lo estoy, mi fuerza merma…”.

 

—No entiendo para nada lo que estás diciendo.

 

—“Te dije que los últimos vestigios de mi ser en el plano físico, ahora yace bajo la forma de la armadura que usas”.

 

—¿Y qué hay con eso?.

 

—“Mi cuerpo ha empezado a debilitarse, pronto me di cuenta del porque y es que la armadura que compone mi “yo” en el plano físico está incompleto, es como si hubiera sido divido”.

 

— ¿Qué?…

 

Con la palabra “dividir” se me viene una idea a la mente y un recuerdo en concreto, era aquella vez que decidí probar la armadura por primera vez en el bosque de Argoh, pero la encontraba demasiado grande y se me ocurrió usar mi poder ESP para dividirla y crear una con un tamaño acorde a mi talla.

 

—No me digas que cuando hice eso… -Dije con cierto nervios.

 

—“¿Eh?, si sabes algo, más te vale decirlo, me siento como el carajo y empiezo a sospechar que tienes algo que ver en esto”.

 

—Bueno, la cosa es…

 

La explique a Myldark sobre ese día, el como dividí la armadura habiendo creado la que vestí por el resto de mis aventuras hasta conocerle.

 

—“¿¡ERES IDIOTA O LOS HUMANOS SE VOLVIERON MAS ESTUPIDOS CON EL TIEMPO!?” –Grito furioso el dragón tras enterarse —“¡La armadura alberga la esencia de mi alma, al separarla es como si partiera mi alma en pedazos y eso repercute en mi de forma negativa!”.

 

— ¿¡Cómo iba a saber que vivías dentro de esa cosa!?, ¡no soy un maldito vidente! –Me excuse por mi parte.

 

—“Tan solo devuelve la otra mitad, con eso debería de resolverse el problema”.

 

Saque de uno de los bolsillos del cinturón la canica metálica que correspondía a la mitad restante de la armadura negra encantada, la descomprime a su forma original y al acercarla al collar, repentinamente pequeñas tentáculos salen del objeto aferrado a mi cuello pegándose a la armadura, acto seguido dicha armadura se torna en forma de un líquido negro y es consumido por el mismo collar como si lo devorase, a este punto supuse que Myldark tuvo que ver en esto y se unió con la otra mitad restante de la armadura.

 

— ¿Qué rayos fue eso? –Pregunto el mercader con ojos confusos y pasmados —Primero comenzaste a hablar solo con ese collar y de repente le salen tentáculos que comen un pedazo de armadura que sacaste de la nada de una pequeña pelotita.

 

—Larga historia, pero no importa, lo que sí debe importa es ya tengo todo lo necesario para comenzar con el plan –Dije tocando el collar negro —Cuento contigo, Myldark –Le hable mentalmente al dragón de su interior.

 

El collar comienza a resonar y se extiende por todo mi cuerpo, la armadura emerge recubriendo todo mi cuerpo, Intense Iron volvió a manifestarse con normalidad y me sentí ligeramente un poco más fuerte.

 

La gente de mí alrededor volvió a sorprenderse de lo que veían, pero eran Basan Nios y Riha quienes más atónito estaban. El Loren de Arkay con su mal humor de siempre entra al salón preguntándose del porque tanta gente concentrada allí, solo para quedar con la boca abierta de la reacción.

 

Me equipe el lanzallamas y me dirigí hacia la entrada del refugio con Riha acompañándome.

 

—No tienes que seguirme –Le dije a ella.

 

— ¿Es una broma?, ¡YO QUIERO hacerlo!, no pienso perderme esto, además estoy segura que no te vendrá mal una mano extra por si acaso –Contesto la chica loba con suma confianza y sobrada emoción.

 

—Je, supongo que no.

 

Llegado a la puerta del refugio, nos encontramos con unos asustados guardias, pues desde el otro lado golpes frenéticos se oían, los zombis habían llegado, habían encontrado la entrada y trataban de la única forma que conocían ingresar, querían extender su macabra violencia hacia adentro.

 

—Abre esa puerta –Le dije al guardia.

 

— ¡Pero y los zombis…! –Me responde él aterrado.

 

—¡Solo ábrela, confía si quieres seguir viviendo!.

 

No sé si fue el temor hacia los zombis o hacia mí con el lanzallamas lo que hizo que el guardia accediera a abrir la puerta, bajo un interruptor y la puerta metálica finalmente se abrió revelando desde el otro lado haber cinco zombis dirigiéndose a nosotros, los guardias como era de esperarse huyeron aterrorizados en dirección hacia los refugiados.

 

— ¿Se les ofrece fuego?, caballeros –Dije con un tono burlón.

 

Apreté del gatillo y el fuego salió disparado envolviendo a los incautos no-muertos, se podía oír los gritos de dolencia de estos seres al verse envuelto en llamas, sus miembros se reducen a cenizas y observo como las raíces no surgían para restablecer el daño producido, ellos no se regeneraban como lo hacen siempre, de hecho, todo su cuerpo comienzan a volverse cenizas tras consumirse un buen rato, lo que prueba mi punto de que el fuego era su debilidad, había eliminado a los primeros con total éxito.

 

— ¡Increíble, de solo verlo usarse me maravilla, un arma metálica que escupe fuego y no precisa magia para funcionar! –Grito la chica loba con euforia.

 

Técnicamente la piedra mágica de fuego de esencia pura es la principal pieza que produce las llamas al entrar en contacto el aceite de rana Fira, mi arma seria catalogado como un artefacto mágico en sí.

 

—Aquí vamos –Dije entusiasmado.

 

Me acerque a las escaleras pero ni las use, me vasto con dar un brinco lo suficiente alto para llegar a la superficie y aterrizar en las calles de Arkay, aterrice con la mirada abajo, pero al levantarla, tanto en mi frente como a mi alrededor, estaba rodeado de ellos, docenas de zombis plantas, parece que se hubiesen agrupado para llevar su propósito contra las refugiados, no puedo permitirme perder al mercader y no lo hare.

 

— ¡Vaya!, hay tantos de esas cosas juntos –Dijo la loba muy observadora.

 

—Eso está bien, cuanto más sean mejor será esta “fiesta”, la cual pienso ENCENDER un poco.

 

Continuara…

4 pensamientos en “Metalord Revolution Capitulo 46

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s