Metalord Revolution Capitulo 41

CAPITULO 41

EL CONTACTO DEL BÚHO

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Tras concluir las actividades en la mina, se emprendió nuestro regreso, como Abral aclaro se detendría en la aldea de Argoh y de allí cada uno recibirá su paga y el encargo dará por finalizado.

 

De los 8 aventureros contratados (incluyéndome), solo 4 lograron sobrevivir y uno de ellos tiene un brazo menos, lo irónico de esto, es que el sujeto que me amenazo indirectamente con quedarse con Allum si yo llegara a morir en este trabajo, es uno de los fallecidos.

 

—Oye, chico, ¿es cierto que tú luchaste contra el mismísimo Aarón Ainz Rysther y lo heriste? –Pregunta uno de los aventureros supervivientes.

 

—Sí, todo fue parte de un combate amistoso entre él y yo, en que solo herirlo una vez bastaba para que ganara, por supuesto el no uso todo su poder –Respondí sinceramente.

 

Por lo general uno aprovecharía para exagerar los hechos con el fin de hacerme notar o ganar cierta notoriedad y fama, pero no era mi caso, fui honesto diciendo las cosas como fueron realmente, si algo me desagradaría es destacar mayormente con mentiras.

 

— ¡Entonces es cierto!… ¡el chico le hirió!, ¡logro herir al mago más fuerte del mundo! –Exclama otro aventurero pasmado de la impresión.

 

—Exageras, solo logre herirlo porque no lucho con todo su poder –Aclare yo.

 

—En verdad eres tonto –Opino Dey el joven asesino.

 

— ¿Qué quieres decir con eso? –Le pregunte.

 

— ¿¡En verdad no lo sabes!? –Me pregunta perplejo uno de los aventureros — ¡Aarón Ainz Rysther!, ¡el mismo lucho en el “Gran Torneo Mágico” contra puros magos de nivel S y nadie, absolutamente NADIE lo hirió en todos los combates!.

 

— ¡Y eso que dijeron que él ni siquiera fue en serio contra sus oponentes, hasta es más, dicen que se retiró del torneo solo porque se aburrió de él, pudo haberlo ganado fácilmente, pero en vez de eso prefirió irse! –Agrego otro.

 

Aarón Ainz Rysther, no entiendo tu forma de pensar, eres muy fuerte y pareciera que la vida se torna aburrida para ti, quisiera no volver a encontrarme contigo, pero estoy seguro de que la vida hará que inevitablemente en algún momento volvamos a plantarnos cara.

 

Pasaron dos días, pero regresamos a la aldea de Argoh para el anochecer, todos nos bajamos de la carreta y Abral nos entregó a cada uno una bolsa con dinero, explicando que adentro yacía la recompensa de 10.000 Bals en 10 monedas de oro (cada moneda valía 1000 Bals), para mi sorpresa descubro que en la mía en vez de haber 10.000 se hallaba 15.000 Bals.

 

—Ha sido un placer trabajar con todos ustedes –Manifiesto Abral con un guiño a hacia mí.

 

Desde aquí cada uno siguió su camino, desconozco las razones del porque Abral amablemente me dio 5000 Bals más sin que los demás lo supieran, no le pregunte, tan solo pude agradecerle asintiendo la cabeza en señal de “gracias”.

 

Estando aquí debería ir al gremio de comerciantes, pero siendo de noche lo mejor es esperar hasta mañana, me fui a la posada del cual siempre me alojo ya que me permiten tener a Allum conmigo, compro algo para comer y al terminar me pido una habitación, aunque claro no sin antes pedir usar el baño para duchas, me gusta higienizarme después de un largo día de trabajo, finalizo este día con irme a dormir.

 

Me levanto cerca de la 10 de la mañana y me visto partiendo hacia el gremio de comerciantes, una vez allí me dirigí a hablar con el hombre que parece estar a cargo, el mismo hombre calvo de barba que se encargaba de distribuir las bebidas, si mal no recuerdo su nombre era Blar.

 

—Bienvenido chico, no creí que volvería a verte por aquí –Me saluda él.

 

— ¿Y qué te hizo creer tal cosa? –Le pregunte.

 

—Bueno… digamos que… solo…

 

—Olvida la pregunta, solo dime si puedo hablar con Basan Nios, tengo entendido que es un comerciante de aquí.

 

Todas las miradas discretas proveniente de los comerciantes a mi alrededor, se volvieron directas al pronunciar su nombre, como si llamar la atención con un slime metálico en mi hombro no fuera suficiente.

 

—Vaya… ¿tienes algún asunto de suma importancia con el señor Basan?, es un hombre muy ocupado que digamos y sin ofender… dudo que vaya a tomarte en cuenta –Me dice Blar.

 

—Lo tengo y digamos que cuando le muestre “cierta hoja” lo tomara en cuenta bastante rápido –Le conteste.

 

—No tengo idea de que hablas, pero de cualquier manera el señor Basan no se encuentra aquí, de hecho siquiera está en Argoh y lleva casi una semana sin venir aquí.

 

—¿Sabes adonde fue?.

 

—Solo sé que salió fuera de la aldea por algo de negocios, pero desconozco donde, siento no poder ayudarte chico.

 

—Está bien, es todo lo que necesito saber.

 

Me retire ignorando a los ojos curiosos, ocultando mi rabia al ver que mi esperanza más cercana de cumplir mi objetivo se interponía obstáculos nuevamente, al salir del edificio del gremio de comerciantes, escucho la puerta abrirse nuevamente, un hombre de voz familiar me habla.

 

—Así que Basan Nios –Me dice el individuo de voz conocida.

 

Al voltear me fijo que la persona que me habla era Harold Wilter, aquel que en un principio me ofrecía una alternativa de comercio por dos años a un costo de 50.000 Bals.

 

—Eres tú… -Dije con un tono desdeñoso.

 

—No sé qué te traes entre manos, chico, ¿pero crees realmente que Basan Nios es alguien que está a tu alcance?, lo dudo bastante –Afirma el comerciante entre risas.

 

—Curioso que me hayas dicho que “TODO” el gremio estaba en contra, curioso que no mencionaras a Basan Nios quien es alguien de mayor renombre que Gramour, curioso que accedieras a hacer un “negocio” conmigo luego de explicarme de los riesgos que corrías al desafiar a Gramour, bastante curioso, ¿no te parece?.

 

—Nada personal chico, son solo negocios.

 

—Intentaste aprovecharte de la situación y estafarme.

 

— ¡Hey!, no me vengas ahora con tu charla moral, ni que te hubiera obligado a aceptarlo, yo solo te ofrecí mis servicios a un costo justo y equitativo.

 

—Que tu dios o deidad a que veneras se apiade confiadamente de ti, porque yo no pienso hacerlo, adiós Harold Wilter, espero tener el placer de nunca volverte a ver.

 

— ¿¡Piensas rechazar mi oferta!?, ¡te lo advierto chico, si lo dejas ahora, te costara el doble cuando vengas arrastrándote hacia mí, lo harás, ya lo veras!.

 

Ignore su parloteo y seguí caminando hasta perder de vista en las calles de Argoh al maquiavélico comerciante, me detuve luego indeciso sobre como continuar mi objetivo, sabía qué hacer, pero no dónde empezar, tenía un destino pero sin sendero o ruta que me guiase.

 

—Si tan solo supiera donde esta Basan Nios –Dije acompañado de un suspiro.

 

—Yo puedo ofrecerte la respuesta que busca –Me contesta alguien a mis espaldas.

 

Volteo encontrándome a un encapuchado vistiendo una especie de gabardina oscura gruesa con capucha, en sus pies usaba unas botas negras, en sus manos guantes del mismo color y en el pecho de su vestimenta tenia pegado un emblema en forma de un ojo animalesco de una amplia pupila circular, solo conseguía ver su boca.

 

—Por supuesto que la respuesta que te ofrezco, tiene su precio –Aclara el enigmático sujeto.

 

—¿Quién eres?.

 

—Mi nombre es irrelevante ya que carezco de tal cosa innecesaria, soy uno de los tantos contactos de “El búho”, tu, aun joven puede que hayas oído de mi maestro.

 

— ¿”El búho”?, si escuche algo sobre él, por lo que entiendo es alguien que se dedica a comerciar exclusivamente información.

 

—Exacto, entonces iré directo al grano, el paradero del comerciante Basan Nios, lo tenemos.

 

—Je, en serio, ¿eh?, ¿y cuál sería tu precio?, ¿100 mil Bals o quizás el triple de eso?, ahórrate el detalle, no soy un jodido banco.

 

—El dinero es irrelevante para este intercambio.

 

— ¿Sin dinero?, ¿entonces qué es lo que pides a cambio?.

 

—Se dice que en tus manos yace un artefacto de mucho poder al que es llamado “AK-47”.

 

Era demasiado bueno para ser cierto, si rechace grandes lujos para evitar que mi arma termine en manos de un gordo comerciante o de un asesino a sueldo, menos quisiera que terminara para una especie de organización pandillera a nivel global.

 

—Ya entiendo adónde va esto, no te molestes en intentar convencerme, no está a la venta y punto final.

 

—Intercambiar el artefacto por la información es irrelevante, el precio solicitado es mostrarme de lo que es capaz.

 

— ¿Qué?…

 

—Quisiera “ver” con mis propios ojos el poder de tal objeto, una simple demostración de su capacidad, nada más y nada menos, una vez hecho, te entregare la información que pides sobre el paradero de Basan Nios.

 

Era extraño y bastante sospechoso, ¿qué es lo que trama realmente?, no pide el arma como “moneda” de cambio, sino una demostración de lo que es capaz, podría decir con suma confianza que yo saldría ganando, pero era demasiado obvio que aquí había gato encerrado, sin embargo, ¿qué opciones tenia?.

 

Necesito dar con el paradero de Basan Nios, el gremio de comerciante quien era mi mejor opción estaba fuera de lugar y no tenía nada más a que recurrir hasta que llego este extraño ofreciéndome la solución de forma directa, pero a un presunto costo dudoso.

 

— ¿Acepta o rechazas mi propuesta? –Me pregunta el contacto encapuchado de “El Búho”.

 

—Bien, pero yo escojo el sitio –Respondí de inmediato.

 

Acepte, porque de no hacerlo me encontraría en un callejón sin salida, si quería dar con ese comerciante debía aceptar su propuesta, ¿qué mal puede hacer solo enseñarle unos cuantos disparos de mi arma?, estaba seguro de tarde o temprano me arrepentiría de conocer esa respuesta.

 

Nos encaminamos a la entrada del bosque de Argoh, señalando un árbol, preparado el AK-47 y apunte a la planta disparando en modo semiautomático y después lo cambio a modo automático hasta detenerme tras gastar más de la mitad de las balas del cargador, el enigmático vendedor de información se acerca al agujereado árbol examinando el daño producida por el rifle.

 

— ¿Con esto basta? –Le pregunte.

 

—Sí, esta demostración ha sido satisfactoria –Responde él.

 

— ¿A qué viene todo esto?, ¿por qué tanto interés en solo querer ver lo que hace mi arma?.

 

—Las respuestas a esas preguntas son irrelevante, has cumplidos tu parte del trato, aquí tienes mi parte.

 

Me entrega a mano un mapa bastante detallado, en él figuraba la aldea de Argoh y donde me encontraba actualmente (entrada al bosque) marcado con una X negra, y por medio de flechas e indicaciones simples señala tanto la distancia como a donde ir con una X roja el sitio donde estaba Basan Nios.

 

—“Pueblo de Arkay” –Era el nombre del lugar en donde encontraría al comerciante — ¿Debo suponer que esta información es veridi…?

 

Para cuando volví a enfocar mis ojos sobre aquel individuo, este ya había desaparecido por completo, solo me queda confiar en que “El Búho” no era un fraude como vendedor de información, ya tenía las indicaciones, ahora solo queda buscar transporte.

 

Aunque me pregunto, ¿cómo es que ese sujeto o el mismo “Búho” se enteró o supo sobre mis armas?, supongo que de momento esta pregunta se quedara sin responder.

 

Continuara…

 

 

EPILOGO:

 

PERSPECTIVA: Dey

 

Por fin hemos llegado durante el anochecer al trayecto final de este trabajo, la aldea de Argoh, concluyendo de una vez con mi contratista Abral Griss pagando lo acordado y obteniendo los 10.000 Bals en 10 monedas de oro. Con este trabajo finalizado solo me quedaba volver a la base de la orden a esperar el próximo o si tengo suerte alguien me contrataría de camino.

 

Pero aún tenía otros planes antes de continuar, para mi fortuna siendo ya de noche y con plena luna en el cielo seguro que podría dar con “él”, me aleje lo más lejos de la aldea de Argoh situándome cerca del bosque y confirmando que nadie se encontraba a mi alrededor, pude proseguir con lo siguiente.

 

De mi bolsillo saco un pequeño cristal mineral transparente que sujeto con dos dedos, lo levanto a lo alto en dirección hacia la luna y en contacto con la luz lunar, empieza a emitir un pequeño brillo blanco en su interior.

 

—Sabía que este medio funcionaria –Dije yo.

 

Voltee a mi costado y allí lo encontré, vistiendo con grueso ropaje que ocultaban casi todo su cuerpo, con botas y guantes negros y el símbolo del ojo de un búho en el pecho de su vestimenta, solo su boca era visible, era uno de los tantos contactos del misterioso y reconocido vendedor de información, “El Búho”.

 

— ¿Supongo que ahora te preguntaras como obtuve este “reflejo lunar”?, sabiendo que estos cristales son uno de los tantos medios para contactar con ustedes y que no son para nada sencillos de conseguir –Comente al contacto del búho.

 

—Irrelevante, como sea que te hayas hecho con uno no importa en absoluto, has solicitado los servicios de mi maestro, “El Búho”, ¿qué información buscas con exactitud?.

 

—En realidad, esperaba más bien ser yo quien te vendería información.

 

—¿Quieres venderme información?.

 

—Vamos, sé que ustedes tienen bastante medios para obtener información que acumulan para su “extenso” negocio, se habla sobre chantajes, extorciones y por supuesto compra de la misma información que luego revenden a un mayor precio a otros.

 

—Explicación irrelevante, conozco lo necesario el sistema de mi maestro, solo te he preguntado para confirmar, ¿deseas realmente venderme información?.

 

—Sí, para eso te contacte.

 

— ¿Y qué información posees que sea lo suficiente valioso para ser interés de mi maestro?.

 

—Es sobre un artefacto, o mejor un dicho un tipo de arma única, gran potencial y capaz de hacer frente a criaturas abomínales tanto gigantes como pequeños, y lo mejor de todo es que no prescinde de la magia, ¡un arma con semejante poder que no usa magia!, el nombre de esta creación es llamado por su creador como “AK-47”.

 

Detuvo mi explicación levantando su mano izquierda y apuntándome con su palma abierta.

 

— ¿Qué estás haciendo? –Pregunte atento.

 

—Comprobando la veracidad de tus palabras –Me responde el contacto del búho.

 

—Ya veo, así que cuentas con una habilidad que te permite saber si alguien miente o no.

 

—No detecto falsedad o mentiras en tu conjetura.

 

—Entonces ya que tú mismo has comprobado que no miento, ¿estas interesado?.

 

El contacto del búho tras mi pregunta, pone su mano derecho sobre su oreja y comienza a mover sus labios en silencio, como si hablara con alguien, estuvo haciendo eso los próximos 15 segundos.

 

—Se ha aprobado la negociación de tu información, ¿cuánto pides por ella?.

 

La negociación se llevó a cabo durando unos minutos y logre sacar una buena suma para mí, como ese niño rechazo mi oferta de negocios que pudo habernos hecho ricos a ambos, entonces recurrí a otros medios para beneficiarme por mi cuenta, como todo comerciante haría.

 

—Ha sido un placer hacer negocios contigo –Le dije al contacto del búho tras recibir mi pesada bolsa con oro —Oh, y si por esa casualidad quieres comprobar con mejor detalle la verdad de mis palabras, el creador de dicho artefacto está “muy” cerca de aquí, je, aunque claro eso ya es cosa tuya y de tu maestro.

 

Me retire satisfecho con mi dinero y no volvería a ver al búho y sus contactos hasta la próxima vez, cando necesite volver a negociar con ellos, aunque pasara bastante tiempo considerando la cantidad que he ganado esta noche.

 

Continuara…

2 pensamientos en “Metalord Revolution Capitulo 41

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s