Metalord Revolution Capitulo 27

CAPITULO 27 CAZAESPÍRITUS

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

Dos días han pasado y como se tenía en cuenta fue el tiempo necesario para llegar Corbelt, era cerca del mediodía, el conductor de la carreta que Mendel alquilo no nos dejó directamente al pueblo, sino en un campo abierto con un camino de 2 kilómetros que llevaba directo al poblado.

 

—Hasta aquí llego yo como se había acordado, no quiero poner un pie en un poblado atormentado por un espíritu maligno –Dijo el conductor asustado marchándose tan pronto bajamos.

 

El camino hacia Corbelt estaba acompañado de decenas de árboles como arbustos en ambos lados, mi lado paranoico interno me decía que era un buen sitio para ponerla una trampa a alguien y asaltarle.

 

Avanzamos estando a tan solo a la mitad de llegar y repentinamente detuvimos nuestros pasos cuando tanto yo como Mendel escuchamos sospechosos sonidos venir del follaje de nuestro alrededor, cinco individuos nos rodearon (tres por delante y dos por detrás), por sus mantos oscuros y cara cubierta por pañuelos del mismo color deducía lo que obviamente eran, asaltantes y habíamos sido emboscado (a veces detesto cuando mi lado paranoico esta en lo cierto).

 

Note algo curioso, los cinco centraban su vista sobre Mendel, como si yo fuese invisibles para ellos o quizás no les importaba dado a que era solo un niño a sus ojos, uno de los asaltantes (situado de frente) se coloca mirando cara a cara hacia mi compañero de party, de su mano derecha sostiene cuatro cuchillas entre sus dedos, enseguida dichas hojas se fusionan en la piel del individuo como si se volviesen garras, incluso las manipula haciéndola más larga.

 

Mendel no se vio intimidado por el mago de la garra-cuchillas, mantuvo una mueca confiada en sus labios y una mirada atenta a su contrincante, pronto el asaltante se lanza sobre él para atacarle, estaba a punto de interferir cuando el mismo Mendel con un gesto de su mano izquierda en señal de “alto” me dice que no me entrometa.

 

El asaltante falla su ataque no una sino varias veces, Mendel era veloz como ágil y parecía estar jugando con él en vez de pelear en serio. El asaltante toma distancia y le apunta con su garra haciendo que estas se estiren y extiendan a una casi indistinguible velocidad en dirección hacia él.

 

Por fortuna mi compañero logra evadirlo y las garras prosiguen su camino hasta perforar un árbol y partirlo en dos.

 

—Ya va siendo hora de terminar con esto, lo siento señores, pero tenemos prisa –Dice un muy calmado Mendel.

 

Él extiende su mano derecha y de la punta de cada dedo unos hilos se manifiestan, dicho hilar mágico había llegado hasta enredar el brazo armado de su oponente de la garra, Mendel hace presión cerrando el puño con el que invoca dichos hilos y consecutivamente corta la mano armada del asaltante.

 

El hombre herido grita ante el inminente dolor que padecía, solo para acto seguido ser atrapado desde los brazos y el torso por los hilos del mago calvo, inmovilizado y con toda resistencia inútil de por medio, Mendel se le acerca sacando de su cintura una navaja con la cual apuñala sin piedad la cabeza del sujeto matándole en el proceso. Sus compañeros al ver con horror el morir de uno de los suyos comienzan a retroceder lentamente.

 

—Ahora me doy cuenta, de este pequeño e inútil “grupito”, solo él era mago, ¡jajaja!, esta vez me la han hecho más fácil –Comenta el mago calvo mirando con ojos asesinos al resto de los hombres que nos emboscaron.

 

Estos repentinamente huyeron al darse cuenta de que eran no-magos, pero Mendel acaba con ellos, lo hace tomando las cuchillas usadas por el mago de la garra que había asesinado, dichas cuchillas retornaron a su estado original cuando su usuario falleció y con un margen esplendido de puntería lanzo cada una de ellas (siendo un total de 4) con ayuda de sus hilos a cada uno de los asaltantes que huían (siendo también 4), les atino a todos en la cabeza.

 

—Problema resuelto –Manifestó mi compañero mago.

 

— ¿Quiénes eran estos tipos?, parecían tenerte en alta “estima” –Comento sarcásticamente.

 

—No te voy a mentir chico, conozco a uno de estos –Dice señalando al mago muerto —La historia se resume en lo siguiente, él perteneció a cierto grupo de gente que me estafo y yo les desvolví la estada por doble, como me salí con la mía, no ven otra forma de saldar este rencor que matándome.

 

—¿Qué fue lo que les hiciste para que te deseen matar?.

 

—Robe su dinero, una buena suma, después de eso me volví aventurero y tiempo después escuche lo de la llave y el cofre del reino de Valkarian.

 

—Me empezaba a preguntar cómo es que siendo un aventurero de rango 2 tenías tanto recurso económico.

 

—Tus sospechas son comprensibles, chico, no a todos les revelo tal historia, es algo… que prefiero dejarlo en el pasado, pero inevitablemente el pasado volvió a fastidiarme en mi trabajo, otra vez.

 

No era la primera vez que lo atacaban (según él), con una pequeña fortuna robada logro obtener los medios para hacerse con una mayor fortuna, Mendel espero el tiempo suficiente para llegar a este día, pensó que tardaría años en lograr ese codicioso sueño, era evidente su manera de pensar, muchos aventureros añoran con volverse ricos lo más pronto posible, cada encargo como el que tenemos es una posibilidad que brinda oportunidades o una muerte segura.

 

—Lo que me resulta curioso, es que supieran que venía hacia aquí –Agrega Mendel.

 

— ¿Qué quieres decir? –Pregunte yo.

 

—Que el conductor de la carreta no era un tipo supersticioso, ese maldito actuaba sospechoso, a mí me parece que se dejó vender y accedió a un acuerdo con este miserable para tenderme esta emboscada, no importa… después que lo vuelva a ver le daré su merecido, por ahora sigamos.

 

Proseguimos nuestro camino hasta que de repente nos topamos con un enano encapuchado de túnica negra que captó nuestra atención.

 

—Saludos viajero –Dice el misterioso joven con una voz similar a un niño —Parecen envuelto en un dilema espiritual.

 

—Si eres un adivino, no me interesan tus pronósticos, ahórratelo renacuajo –Le contesta Mendel ignorándole y siguiendo adelante.

 

Iba a hacer lo mismo hasta que este extraño me mostro un reluciente objeto envuelto entre un pedazo de manta celeste.

 

—Sé que han venido a enfrentar a ese espíritu maligno, pero como otros fallaran, a no ser… que lleves esto contigo –Me dice el enano encapuchado de voz infantil ofreciéndome tal objeto.

 

Era una daga, aunque el metal de su cuchilla parecía de gran calidad, en realidad era ordinaria.

 

— ¿Y cuánto piensas cobrarme por eso? –Le pregunte yo.

 

—Nada, es todo tuyo –Me contesta entregándomelo a mis manos.

 

Centre mi atención en el objeto, al tacto con mis dedos no sentía nada especial de este cuchillo, pensaba que se trataba de algún artefacto mágico, pero a simple vista solo era un arma común y corriente, cuando voltee para mirar al sujeto que me la entrego tenía intención de hacerles preguntas por esto, pero había desaparecido, con solo distraerme unos segundos, se esfumo en unos instante sin hacer el menor sonido.

 

— ¡Oye chico!, ¿¡vienes o que!? –Exclama Mendel quien se había adelantado bastante.

Continuamos avanzando como si nada, pero en mis pensamientos repercutirán sobre la identidad de aquel enigmático enano encapuchado, séase o no un adivino o lo que fuera, la daga que me fue entregado me traía cierta inquietud como dudas, pero decidí conservarlo aun así, tenía esa sensación de que para algo iba a servirme.

 

Minutos después de los eventos recientes, llegamos hasta el final del camino en donde el follaje termina, allí somos recibido en la entrada hacia el poblado de Corbelt por un anciano canoso de barba corta y bastón.

 

Reconoció nuestras identidades como aventureros, nos dio la bienvenida y nos pidió seguirle, llegamos hasta un llamativo edificio de dos pisos en donde residía un noble, era un gordo de elegante vestir con un sombrero verde de forma triangular, se presentaba como el “Loren” de Corbelt.

 

Un Loren es el nombre del cargo como funcionario destinado a administrar o gestionar un determinado estado en nombre del gobernante del reino (similar a un señor feudal), en este caso este gordo era el equivalente de un intendente o alcalde, así como la Eldar era la bruja líder del pueblo de Windaz, incluso la aldea de Argoh tiene su propio Loren (solo que desconozco quien es, es más, ni me importa).

 

Nos explicó detalladamente sobre los primeros días en que el espíritu apareció, los intentos por detenerlo y la decisión de llevar este problema a un gremio de aventureros, el pueblo llevaba un mes con este problema y fue hace como 8 días que lo llevo a un gremio, ósea que era un encargo reciente con solo una semana de existencia.

 

Según parece si este espíritu sigue dando problemas, esto podría dañar la reputación de Corbelt lo que desembocaría no solo a la pérdida de su preciada biblioteca, sino el retraso del progreso tanto económico como social de este pueblo.

 

Con la situación explicada en boca del gobernante de esta tierra, el anciano quien resulta ser uno de tantos eruditos veteranos de la biblioteca, nos conduce hacia el edificio, al llegar el sitio era sin duda la edificación más grande de esta tierra.

 

Esa biblioteca tenía un tamaño semejante a un palacio, por fuera uno pensaría que se tratara de una catedral o una arquitectura perteneciente a alguien de la realeza, pero lo cierto que este era la biblioteca, el anciano explica que este lugar lleva existiendo hace alrededor de 200 años, lo que lo vuelve un patrimonio importante de Corbelt,

 

Unas escaleras conducían hasta la inmensa entrada del edificio, hasta allí el anciano deja de guiarnos, temeroso de dar un paso más a causa del ente que reinaba el sitio como suyo, nos deseó suerte y nosotros proseguimos por nuestra cuenta.

 

—Aun llegando a este punto te pregunto, ¿por qué me invitaste a mí a este encargo?, si tenías lo necesario para vencer a un espíritu maligno y dado que eres un mago fuerte, ¿por qué invitar a un niño como tu compañero? –Le pregunte a Mendel.

 

—He aquí un detalle que no te explique sobre el artefacto mágico, solo puede activarse cuando estemos cerca del espíritu, en ese momento comenzara a “cargarse” su poder, tomara un tiempo, sin embargo puedo acelerar el proceso de su carga bastante concentrando mi propia energía mágica en el arma, pero al hacerlo no podre usar mis habilidades mágicas para otra cosa, la concentración es absoluta y de ser interrumpida, tendría que comenzar de vuelta –Explico Mendel —Es cuando allí entras tú, según ese anciano ese espíritu posee objetos físicos inanimados para atacar a quien sea que este en su dominio, debes protegerme de lo que sea que venga hacia mí con tu extraño artefacto mágico hasta que mi arma este lista.

 

Tenía su lógica, aunque no quita el hecho de que pudo haber pedido la misma tarea al contratar a un aventurero de un rango igual al suyo, por mucho que le haya sorprendido de que derrotase a un ciclope por mi cuenta, no me bastaba para creer que por esa razón me había elegido a mí.

 

Llegamos al interior de la biblioteca, la primera sala que atestiguamos era inmensa, con decenas de estantes de libros apilados de forma lineal, seguimos un camino recto entre los muebles de nuestro alrededor, a primera vista era un sitio bastante tranquilo, demasiado tranquilo.

 

—“¡ARGHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!”…

 

Un fuerte grito de tono espectral se hizo sentir en todo el lugar, la tranquilidad se volvió terror y el entusiasmo en nervios, de repente varios estantes comienzan a alzarse por los aires como si una fuerza bestial invisible los empujara.

 

— “¡LAAAAAAARGO!” –Nos advirtió la voz del espíritu.

 

—Está comenzando –Dice Mendel tras desenfundar la maza.

 

Comenzó a centrar sus energías mágicas en la maza, aunque curiosamente no sentía como si emanara alguna energía mágica de él o dicho artefacto, sin embargo podría considerar la posibilidad de que mi percepción no alcanzará tal magnitud (solo quizás).

 

Una puerta ubicada a unos metros más adelante se abre de golpe ante nosotros, de él una armadura completa de caballero se acerca caminando sin una persona en su interior, el espíritu la había poseído, siendo sincero me alegra de que no sea un Gaki, una armadura normal como esa podía ser susceptible a mi rifle.

 

Pero el ente estaba lleno de sorpresas, energías mágicas irradian en el metal de la armadura, específicamente sus brazos y piernas, estas comienzan a alterarse, se estiran y toman formas extensas como filosas, empezó a correr directo hacia ambos.

 

—¡No te quedes quieto, chico, haz algo!.

 

—¡Ya lo sé!.

 

No me arriesgaba a probar un combate cuerpo a cuerpo con esa cosa, por lo que fui directo a usar el AK-47, apunte y dispare a la armadura poseída, las balas fácilmente atravesaban el metal de esta, comencé por sus piernas logrando asestarle para que perdiese el equilibrio y cayera, desde allí fui directo a sus brazos.

 

Pero la entidad maligna no se quedó de brazos cruzados, al ver que la amenaza que enfrentaba era demasiado para su posesionado cuerpo, desata su furia haciendo levitar estantes cercanos a él que usa como escudo para mis siguiente disparos, la madera se parte entre las balas y pronto estas se desencadenan en diversas astillas las cuales flotan apuntando hacia nosotros, era claro lo siguiente que iba a ocurrir.

 

Le advertí a Mendel y ambos nos hicimos hacia un lado escondiéndonos tras un estante, las astillas flotantes salieron disparados hacia adelante como proyectiles, pero sin nadie a quien dar, solo siguieron su rumbo hasta dar contra la pared. Recargue mi rifle y salí de donde estaba apuntando hacia el frente, no había nadie, la armadura desapareció, el espíritu se había retirado.

 

— ¡Debemos avanzar, si se aleja demasiado la maza podría perder su efecto de carga!- Exclamo Mendel.

 

Avanzamos por la puerta de donde salió el espíritu a darnos la bienvenida, al cruzarla llegamos por un estrecho pasillo, de seguir nos topamos con un cruce llevándonos a elegir entre tres caminos.

 

— ¡Por aquí, la maza percibe el espíritu indicando que está en esa dirección! –Dice Mendel señalando a la izquierda.

 

Tomando el camino elegido, dimos con una sala aún más pequeña que la anterior, había cerca de una docena de estantes apilados en filas de 3, el espíritu no parece haber manifestado su presencia en este lugar… aun.

 

—Aquí no hay nada, incluso yo podría sentir a esa cosa estando cerca –Comento en voz alta —¿Estas realmente seguro de que el espíritu está aquí?.

 

—Oh no te preocupes –Me contesta Mendel dándome una leve palmada con su mano libre sobre mi hombro derecho —Yo no me preocuparía tanto por el espíritu.

 

—¿Por qué lo dices?.

 

Enseguida un montón de hilos se manifiestan sobre mi cuerpo, habían aparecido desde mi hombro derecho para luego extenderse sobre mí y enredarme, me encontraba incapaz de moverme y toda resistencia era inútil, pues mis brazos y piernas estaban sujetas también, estos hilos los reconocía, no era producto del espíritu, sino de nada más y menos que Mendel.

 

— ¿¡Que significa esto!? –Pregunte enojado a mi presunto “compañero”.

 

—Significa, que todo salió según lo planeado –Contesta él con un rostro maquiavélico que denotaba malicia.

 

Continuara…

5 pensamientos en “Metalord Revolution Capitulo 27

  1. Me gusta el toque del cuchillo del enano encapuchado, muy de historias del medioevo.
    PD: Me extraña que todavía nadie haya comentado: “He estado lo suficiente en Internet para saber como terminará esto”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s