Metalord Revolution Capitulo 22

CAPITULO 22 PRIMEROS PASOS

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Entre al edificio del gremio de aventureros, desde adentro se notaba lo más espacioso que era, como el de mercaderes tenía una pinta de cantina, solo que en esta se hallaban individuos armados séase con espadas, dagas y otras variedades de armas blancas además de haber miembros femeninos presentes, no había duda de que todos pudieran ser magos.

 

Sobre un costado pegado a una pared se encontraba un extenso tablón con varias hojas escritas de diversos trabajos en ella para aventureros, frente a mí a unos cuantos metros estaba una barra siendo atendido por un hombre alto de camisa marrón sin mangas, de corto cabello negro con brazos delgados pero de pecho fornido que tenía una etiqueta con su nombre en el que ponía “Hersel”, me acerco a dicho sujeto dispuesto a hablar con él.

 

—Hay chico, ¿qué asuntos traes con el gremio? –pregunto él.

 

—Quisiera ser un aventurero, ¿es aquí donde debo registrarme? –Conteste yo.

 

—¿Un aventurero?, ¿tu?, ¿qué edad tienes?, ¿9 o 10 años?.

 

—8 años para ser exacto.

 

— ¿Y tienes en mente ser aventurero con esa edad?, chico, no sé qué imaginación tuya habrás tenido para tener tal idea, pero ser aventurero no es una vida de arcoíris y aventuras épicas como uno cree.

 

—¿Acaso se precisa tener cierta edad para ser un aventurero?.

 

—No, pero te estoy dando un consejo, vete de aquí chico, mientras aun sigas respirando y tengas tus miembros o todas partes del cuerpo aun intactas.

 

—Entonces guárdese el consejo, tengo mis razones para ser aventurero, con o sin advertencias.

 

Hersel me miraba algo disgustado tras mi comentario, pero enseguida cambio por completo su gesto riéndose a carcajadas.

 

— ¡Me agradas chico, tienes agallas y eso lo reconozco! –Opino él de forma amistosa —Si tomas la puerta a mi izquierda, llegaras al lugar en donde se realizan las inscripciones para ser aventurero, buena suerte chico, ya ansió verte en acción.

 

Una puerta marrón era la señalada, sin titubear entre a ella, llegue a una pequeña sala en donde lo único que había en frente de mi era un extraño individuo o cosa, se trataba de un torso o la parte superior de un cuerpo humano pegado sobre un mostrador, vestía una túnica de cuerpo completo con capucha color café y se denotaba únicamente su rostro de un color blanco profundo, como si no fuera humano, dicha cosa podía moverse y hablar.

 

—Acércate joven, no te preocupes, soy el encargado de registrar a los nuevos aventureros –Me habla aquella cosa.

 

— ¿Qué eres? –Pregunte yo.

 

—Soy un sirviente de Henkalter, el dios que representa a los aventureros.

 

—¿Los aventureros le rinden culto a un dios?.

 

—No precisamente, mi señor no le agrada la idea de ser venerado o tener iglesias o templos que le rindan culto, a mi señor le encanta ser testigo de cómo ustedes los aclamados aventureros siguen las pasiones de su oficio, de allí fue creado este sistema para hacer legítimos el nombre de un aventurero. Como habrás notado no soy humano o un ser semejante de este mundo, solo soy una mera creación de mi amo para seguir su voluntad, carecemos de nombre propio, pero nos hemos ganado un apodo entre los tuyos bajo el alias de “Servus”.

 

— ¿Este sistema es como una especie de creación de “identificación de aventurero”?.

 

—Muy preciso, así es joven, al registrarte como un aventurero, tendrás el estatus “oficial” de uno, lo que te permitirá tener permiso para realizar encargos de cualquier gremio de aventurero en el mundo, por supuesto antes de continuar debo comunicarte sobre las reglas que se rigen del oficio que has elegido.

 

Era como estar oyendo los “términos y condiciones” de ser un aventurero, por lo que entiendo proponía lo siguiente:

 

1: Acceso total al tablón de encargos y mercadería exclusiva para aventureros.

 

2: El nivel de un aventurero es determinado por su “rango”, dicho rango es representado por un número (1, 2, 3, 4, 5, etc.), a mayor número mayor será el rango (cosa obvia).

 

3: Realizar actos criminales siendo uno, llevara a penalizaciones desde perder el estatus de aventurero temporalmente, para siempre e incluso convertirse de un “renegado” que llevara a la eventual caza de este a manos de otros aventureros como un encargo personal del gremio.

 

4: Acceso total a un depósito personal de dinero y objetos del aventurero en el gremio, el cual tendrá un límite y será determinado por el rango, cuanto mayor sea el rango también lo será el tamaño del depósito.

 

Ignorando los sermones morales, eran las explicaciones más importantes a considerar. Para finalizar debía pagar un monto de 100 Bals para hacer oficial mi registración, por fortuna no habría que pagar cuotas por “X” periodo de tiempo, una vez se pague el monto inicial seré oficialmente uno.

 

Desde mi viaje hasta aquí, he gastado un total de 45 Bals (25 en posadas y 20 de forma “imprevista”), teniendo desde el inicio 200 y restándole esos 45, me deja con 155 en total y ahora restando otros 100, me quedarían 55 Bals.

 

Entregue la paga en dos monedas de plata de 50 Bals cada uno, pronto sobre mi antebrazo derecho una intensa luz verde comienza a brillar en mi piel, un circulo se manifiesta sobre el brillo mostrando en él un pequeño cuadro con mi retrato y a su costado información personal sobre mí que iba desde mi edad, fecha de nacimiento, genero, mi estatus de mago (el cual me nombra como “no mago”) y por ultimo raza (dando a entender que existen aventureros semihumanos).

 

Básicamente era como una tarjeta de identificación plasmada en mi brazo de forma mágica, debajo de toda la data sobre mi vida, se hallaba en letras grandes la palabra “Rango” y a su lado el número 1, de forma clara determinada mi actual nivel como aventurero.

 

—El registro se ha completado, la “marca del aventurero” que posa sobre su brazo podrá ser visto por otros, pero solo podrán ver el rango que posees, mas no tanto el resto de la información sobre ti solo será visible para ti mismo –Explica el ente llamado Servus –Otra cosa, si llegara a darse el caso de que llegues a perder el miembro que tiene la marca del aventurero, no te preocupes, la marca desaparecerá de la extremidad cortada y podrá volver a ser colocada en cualquier parte del cuerpo sin costo alguno.

 

Lo que me aterraba no era perder la marca, sino un miembro, pero he aquí un dato curioso, la marca del aventurero podía ser colocada en cualquier parte del cuerpo, séase en el hombro, espalda, pecho o incluso un miembro inferior, aunque claro ha habido cierto picaros que han querido colocárselos en… “ese sitio de abajo” (y no hablo de las piernas), obviamente tales peticiones por cuestiones morales fueron rechazadas.

 

Al salir de la habitación, regreso al salón anterior, los diversos aventurero que llevan más tiempo que yo me observan con ojos curiosos, evito sus miradas mientras me acerco al tablón de encargos del gremio.

 

—Así que ahora eres un aventurero oficial, ¿eh, chico? –Me dice el hombre llamado Hersel.

 

—Si –Respondo resumidamente.

 

—Supongo que para alguien tan joven, debes tener un gran talento mágico en que confiar para aceptar un oficio tan peligroso.

 

—No tengo poder mágico alguno.

 

—¿Cómo?, ¿ósea eres un no mago?.

 

—Si.

 

— ¿¡Y aun así te planteaste a la ligera la idea de ser aventurero!?.

 

—No, no me tomo cosas como estas a la ligera, pero si, decidí ser un aventurero a pesar de no ser mago.

 

Hersel se veía sorprendido pero más preocupado por ver que un niño de 8 años realizar este tipo de trabajos, tras un suspiro el hombre encargado de administrar las bebidas e información del gremio, me detallo sobre las misiones o encargos que podía realizar.

 

Cada hoja que detallada sobre un trabajo, venía acompañado además de dos cosas importantes a tener en cuenta; la recompensa (mostrada debajo de la explicación del encargo) y el rango necesario para tomarlo. Hersel me explica que un aventurero novato como yo de rango 1, solo puede elegir un encargo de mi nivel o un nivel mayor al mío, es decir como máximo puedo aceptar encargos de rango 2 o menor.

 

Si fuera de rango 2, sería entonces de rango 1, 2 y 3, cuando llegue a Rango 5 podre realizar encargos con dos rangos mayores de diferencia como máximo (es decir Rango 5 = acceso a encargos de Rango 7 o mínimo), además solo puedo tener un trabajo a la vez (no es posible aceptar o tener dos encargos al mismo tiempo).

 

Cada trabajo superado además de la recompensa monetaria, mi marca de aventurero lo registrara y entre más haga, subiré de rango, es como si fuera un videojuego del estilo RPG, completas búsquedas y ganas experiencia con el fin de subir de nivel para aceptar retos más difíciles para recompensas mayores.

 

Otro dato importante, es que además de los encargos del tablón, también existen otras formas de aceptar trabajos del gremio, entre ellos están los “encargos privados” en el que un aventurero puede ser solicitado por un cliente para un trabajo personal (del cual la mayoría resultan tener mejor paga que los del tablón) y también es posible ser parte de encargos que superen mi rango actual, o séase podría participar en un encargo de rango 4 si un aventurero que tiene dicho trabajo (por tener el nivel necesario) me invita para hacerlo junto, formándose en esto los llamados grupos (o “party” en inglés) en el que las recompensas se comparten tras finalizarla.

 

Mientras observaba en tablón de encargo, meditaba sobre mi situación, mi objetivo clave es juntar 20.000 Bals, pero de momento mi objetivo prioritario por ahora es ganar económicamente lo suficiente para sustentarme, si no me mantengo bien todo ira para mal en peor, mi salud es vital para seguir vivo y en óptimas condiciones para hacer este trabajo.

 

De momento tenía 55 Bals en mi inventario, además de poca comida de las provisiones suministradas por Windaz, tener una habitación en la posada me costaba 15 Bals, si eso le sumamos comida, tendría lo suficiente para dormir bajo un techo dos noches y cenar (tendré que pasar de largo el desayuno, almuerzo y la merienda).

 

Mirando diversos encargos, encontraba fatídicos propuesta de trabajos que iban desde jardinería, ser ayudante de zapatero, carpintero o incluso de un sacerdote (esto último ni de chiste lo haría), casi todos daban recompensas pobres desde 20 a 40 Bals para largas jornadas laboriosas, aunque si bien con 30 Bals una persona le basta para valerse al día, seguía siendo un encargo miserable, no es de extrañar que los comienzos de un aventurero sean un dolor de culo.

 

—Disculpe Hersel, ¿por casualidad sabes cuál es el trabajo con mejor recompensa que pueda obtener según mi rango? –Le pregunte al hombre.

 

—Veamos… -Contesta buscando bajo la barra donde atiende a los aventureros —Aquí esta, es el encargo de rango 2 que más paga pero también la más difícil.

 

Me entrega la hoja y mirando la recompensa que consistía en 200 Bals, no dudaba en querer aceptar dicho trabajo.

 

— ¿Por qué este encargo no estaba en el tablón? –Pregunte yo.

 

—Ese encargo lleva como tres meses en el tablón y nadie se ha molestado en hacerlo, cada tanto se reemplazan hojas de viejos trabajos con nuevos, como máximo a cada una se las deja un mes en el tablón y si nadie la acepta, se queda bajo la barra hasta ser colocada nuevamente en otro periodo de tiempo, aun si no están en el tablón estas siguen vigentes y puedes ser aceptadas –Explica Hersel —Para hacerlo simple, si no encuentras un trabajo de tu agrado en el tablón, puedes consultar por lo que están bajo la barra.

 

—Entiendo, gracias por el detalle Hersel, tomare este trabajo.

 

— ¿Estás seguro?, chico, ¿no estarás loco por casualidad?, siquiera eres un mago y estas aceptando llevar a cabo una tarea que dejaría hecho trizas a cualquier novato con alto entusiasmo, ¿de dónde sacas tanta confianza?.

 

—De la voluntad y el metal.

 

—¿Metal?.

 

Le pregunte por indicación de donde debería ir para llevar a cabo esta tarea, después de recibirla emprendo marcha para dirigirme al punto indicado explicado por el hombre, no sin antes recibir por parte de él un saco grande (totalmente gratis) para depositar en este los “ingredientes” claves necesario que el encargo solicita.

 

Tras salir del gremio y mientras avanzo vuelvo a mirar el trabajo que acepte.

 

—“Se necesita 10 cerebros de Goblin, estos pueden ser hallados en el bosque de Argoh, posdata: se pagara un pequeño bono de 5 Bals por cada cerebro extra que se traiga”.

 

Continuara…

4 pensamientos en “Metalord Revolution Capitulo 22

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s