Metalord Revolution Pack!

Hola gente!!! comienzo con una pequeña noticia ¡Por fin actualice todas las secciones de las diferentes novelas! eso es para que no anden alegando de que se les perdió un capitulo o anden diciendo que no actualizamos nunca -_- bueno otra cosa, para los que no sabían aun que Death March se estaba publicando en el blog de khiel eso ya quedo actualizado en la lista que esta la sección de Slaverod. El volumen 6 de dicha novela ya esta completo (como 40 capítulos o algo así) y el 7 se esta trabajando (va por el capítulo 10).

Por Slave harem pregúntenle a GranHelios, el esta a cargo de los siguientes 3 capítulos jeje… Y por Kuro ya tengo casi listo el cap -.- entre hoy y mañana debería estar.

Bueno dejando esos temas a un lado…

Disfruten!!!


CAPITULO 12 –  NUEVO COMIENZO

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

Regrese a casa tras las clases, tanto ha cambiado desde el asalto de los forajidos, ¿realmente todos en Windaz nos han aceptado?, podre ser incrédulo, pero es difícil confiar en alguien, sobre todo en un pueblo entero cuando en una ocasión han intentado matarte asándote vivo.

Estando en mi habitación empiezo la planificación de mi siguiente “obra” por crear, actualmente tenía una pistola (Springfield XD) y un subfusil (Uzi), por lo que es momento de pasar a un nuevo nivel, tenía en mente un lanzagranadas pero era obvio que estaba fuera de mis capacidades, entonces lo otro que se me ocurrió es un fusil, me debatía entre uno de combate o asalto.

¿Qué diferencia hay entre un fusil de asalto y un fusil de combate?, en mi criterio la diferencia entre ambos es el calibre y la distancia, un fusil de combate tiene el cañón más largo para proveer disparos de mayor precisión y distancia alrededor de 700 metros o más (conllevando la desventaja del retroceso y peso de por medio), mientras que uno de asalto es más ligero en cuanto a peso usando calibres más pequeños teniendo la ventaja de la maniobrabilidad, siendo ideales para combates a distancias menores a los 700 metros en donde un fusil de combate perdería su ventaja al encontrarse contra uno de asalto a esta distancia. De momento no tengo en mente emplear un arma de tan larga distancia y menos si su retroceso es mayor, por lo que mi elección decanta por un fusil de asalto.

Dado que recibí muchos regalos metálicos desde barajita decorativa para el hogar o accesorios para el cuerpo, sería ideal usarlo y no malgastar el metalito de momento, un mineral de gran valor no crece en los árboles y la cueva subterránea no tiene provisiones infinitas de esta.

Alguien golpea la puerta interrumpiendo mi trabajo, como madre aún no estaba en casa decidí ir a atender a la visita, abriendo la puerta me encuentro con una desaminada Riza Gramwind de frente. Estaba a dos segundos de cerrársela a la cara, cuando noto en su mano derecha llevar una daga de empuñadura dorada, pero lo que más llamo atención de esa arma era un aura mágico a su alrededor, ¿un arma mágica?.

—Riza… ¿qué estás haciendo con esa cosa en manos? –Le pregunte a la bruja de cabellera naranja.

No respondía, se mantenía en un constante silencio lo que me intranquilizaba, por fortuna tenia escondida en mi cintura la pistola, dado a la forma en que actuaba puse una mano en la empuñadura del arma por si acaso.

—Riza… ¿qué carajos haces con esa maldita daga en las manos? –Vuelvo a preguntarle.

Con lo único que respondió fue volteando la mirada hacia abajo y dar un suspiro.

—¡¡Responde!!

Era el tercer aviso, me estaba sacando de mis cacillas haciéndome sostener la empuñadura de la pistola con más fuerza.

—Tienes razón… no puedo deshacer todo el daño que te hice –Dice Riza levantando la vista —Pero al menos, podre igualarlo.

Tras declarar dichas palabras, levanto en alto la daga que blandía y se apuñala a sí misma en el hombro izquierdo.

— ¿¡Que estás haciendo grandísima estúpida!? –Exclame anonado por su idiotez.

Reaccione a tiempo para poner mis manos sobre la daga y quitársela, cada segundo desperdiciado había hundía más el filo del arma en su carne, tras retirársela un frenético sangrado se desato, puse mis manos con el fin de contenerla, alguien cercano presencia lo ocurrido y fue por ayuda.

— ¿Con esto… estamos iguales? –Pregunta Riza con una forzada sonrisa en su agonizante estado.

Perdió el conocimiento, pero por fortuna brujas con habilidades curativas llegaron a tiempo, mientras retenían la hemorragia con su magia era trasladada al hospital, allí comenzó el tratamiento para estabilizar su condición, surgiendo un resultado bueno y malo, el bueno es que vivirá, pero el malo es que la daga con la cual se hirió, estaba encantada con una maldición incura mucho más potente que el yo tenía sobre mi herida.

Riza es ambidiestra, aunque tiene una mano más hábil por un margen menor siendo la izquierda, es decir originalmente era zurda, por eso mismo se apuñalo en el hombro izquierdo.

Miha Gramwind, madre de Riza llega al hospital tras enterarse lo de su hija, es recibida por mi madre quien le notifica los detalles de su condición, mientras yo continuaba aquí esperando sentado en la sala de espera dado a que ella aún estaba inconsciente como para recibir visitas.

—Tú eres Rozuel, ¿no? –Pregunta Miha sentándose a un lado mío —Es la primera vez que nos vemos, aunque ya te conocía por tu madre.

—Lo sé, usted trabaja en la biblioteca del pueblo –Dije yo — ¿Y bien?, ¿no dirá nada?

—¿Sobre qué?.

— ¿No está enojada?, de manera indirecta provoque que su hija terminara en esta forma, aun así no voy a pedir disculpas, mis decisiones no las tomo a la ligera.

—Está bien, no estoy enojada o guardo algún resentimiento.

— ¿Y eso es porque…?

—Se por todo lo que has pasado, Rozuel, soportaste momentos difíciles impropios para alguien de tu edad y lograste mantenerte firme ante todo, no exagero al decir que es admirable y si soy sincera pienso que para ser solo un niño tiene una asombrosa madurez semejante a la de un hombre adulto.

Es fácil cuando tienes el cuerpo de un niño de 4 y la mente de un hombre superior a los 30.

—Lo cierto es, que quiero darte las gracias –Comenta la madre de Riza.

— ¿Darme las gracias?, ¿por qué? –Consulto ante la duda.

—Es gracias a ti, que mi hija ha logrado madurar.

— ¿Madurar?, ¿en qué sentido?, no le veo en que forma alguien madura después de apuñalarse a sí mismo con una daga encantada.

—Se llama convicción, presiento que Riza ahora será más segura de lo que siente.

—¿Y eso que significa?.

—Jeje, cosas de mujeres.

La madre de Riza se despide de mí con esa última frase, pronto se le he concedido el permiso de parte de las curanderas de verla en donde esta internada al ser un familiar, quedarme aquí ya no tendría sentido de momento, pero regresaría cuando fuera posible hablar con ella.

Con el pasar de los días, madre me conto que en el hospital todos los días Riza era frecuentemente visitada por parte de sus amigas, incluso lo de apuñalarse a sí mismo fue el tema favorito en boca de todas en la escuela, algunos lo veían como un acto de “coraje” y otros lo llevaban como algo “pasional”, tratando de mujeres no iba a debatir su forma de interpretar las cosas, simplemente pase de largo e hice oídos sordos.

Con las clases de magia dando inicio, me preparo para ir a casa hasta que en el pasillo soy llamado por una joven bruja de nombre Laida quien dice ser una amiga cercana de Riza, me comunica que ella ha despertado y ahora puede recibir visitas en donde está reposando.

—Gracias por el aviso, pero entiendes que por hacerlo estas faltando a la clase de magia, ¿por qué te tomas la molestia? –Pregunte yo.

—Jeje, cosas de mujeres –Contesto ella retirándose para regresar a la dicha clase.

Me fui directo al hospital siendo recibido por madre quien estaba en su turno y las demás curanderas que la acompañaban, desde allí fui llevado a una amplia sala en donde se encuentran todos los internados del lugar, estando allí mismo la bruja malherida de cabellera naranja quien llevaba extensas vendas sobre su hombro izquierdo acompañado de ungüentos para el dolor y otros medios curativos empleados para detener la hemorragia, debido a que incura evitaba sanar la herida, solo se podía cubrir la hemorragia hasta el momento en que la maldición vaya disminuyendo su efecto.

—Viniste –Dice ella leyendo un libro sobre magia con su mano derecha.

—No tenía mucho para hacer –Dije tomando asiento en la silla cercana a su cama —En verdad estas locas, ¿lo sabes?.

—Si… pero al menos, pude igualar las cosas, ¿no?.

— ¿”Igualar”?, yo diría que te llevaste el doble de porción, a diferencia tuya, la herida que me dejaste hubiera sanado en una semanas más, pero gracias al ungüento hecho con las hojas del hada roja ya me encuentro curado completamente, sin embargo la maldición incura en tu herida es mayor, hasta el punto en que incluso el ungüento rojo que me diste es incapaz de disipar tal grado de maldición, según las curanderas estiman que estarás así como alrededor de 16 a 18 meses.

—Está bien, es lo menos que merezco después de lo que te hice, a propósito, aun no respondiste a mi pregunta.

—¿Cuál pregunta?.

—No eres bueno recordando, ¿verdad?.

Revisando en mis memorias, me detengo en ese fragmento de recuerdo en el momento exacto en que retiro la daga sobre Riza y ella herida seriamente pregunta mientras sostiene una forzada sonrisa “¿Con esto… estamos iguales?”.

—Ya lo recordé… si, estamos igual.

Nos quedamos hasta tarde charlando, en el trascurso me conto la razón del porque tenía ese obsesivo desprecio sobre mí, jamás iba a sospechar que se trataría de un trauma en relación con su padre al cual nunca conoció, me pregunto si muchas brujan terminan con un trastorno similar a causa de eso.

Para cuando salí del hospital ya era de noche, me dirigía a casa pero justo en la salida me encuentro con Naya.

— ¿Tendrías un momento?, la Eldar quiere verte, es importante –Comenta ella.

Siendo escoltado por la bruja morena de la larga espada, llegamos a la sala donde se encontraba sentada sobre su escritorio la mismísima líder del pueblo y no estaba sola, allí también estaba la profesora Naly Scheen quien se veía angustiada.

— ¿Qué es tan importante como para llamarme? –Pregunte.

— ¿Recuerdas el día en que casi fuiste asesinado por una trampa mágica de fuego? –Manifestó la Eldar como el tema principal.

—¿Qué hay con eso?.

—Encontramos a la responsable, no… es más correcto decir que ella se entregó.

Tanto la bruja líder como Naya miraban fijamente a la profesora, entonces comprendí.

— ¿Así que fue usted? –Le pregunte mirándola a los ojos.

—Si… yo lo hice –Confiesa con sinceridad.

—¿Por qué?.

—El día en que venciste a Riza en el duelo de práctica, no tolere que un no-mago fuera capaz de vencer a una de mis estudiantes, entonces… me deje llevar por mis emociones y ese fue el resultado.

— ¿Por qué confesaste?, por como lo veo jamás te habrían descubierto.

—Después de lo que hiciste por Windaz a pesar de la manera en haber sido tratado, no podía sentirme tranquila sabiendo lo que hice.

Ya entiendo, es alguien que siente remordimientos, una persona emocionalmente así es susceptible a confesar tarde o temprano, porque para ellos es la única salida para los males que la mente le juega, en mi anterior vida he conocido a sujetos así que asesinaron con armas que yo mismo les he proporcionado y el peso de la cordura por ensuciarse las manos con sangre fue mayor a lo que pudieron soportar, degenerando con el pasar del tiempo a la locura, algunos encontraron la salvación confesando sus actos y otros siguieron resistiendo, suprimiendo por cualquier medio ese pensar con finales fatales.

—A pesar de haber sido tu profesora, ¡por mi negligencia solo te cause dolor!, puedo entender si nunca llegara a tener tu perdón… -Decía entre lágrimas con amargura emocional.

—Naly, ¿sabes cuáles son las consecuencias de atentar contra la vida de alguien del pueblo? –Le pregunta con seriedad la Eldar.

—Lo se… estoy preparada para mi castigo.

El crimen por el intento de homicidio a alguien en Windaz es la muerte, la Eldar había dejado ese veredicto a mi decisión, mi arma quien aún seguía en mi cintura, estaba al tope de munición, solo con una bala bastaría para culminar tal acto, pero cuando más lo pensaba, menos valía la pena poner la mano en la empuñadura de la pistola.

—No voy a matarte, sigo vivo y con eso me basta, pero tienes razón en algo, no voy a perdonarte por haber intentado asesinarme –Aclare yo.

—Entiendo…–Fue lo último que oí de ella.

Al habérsele perdonado la vida, el castigo consecuente es la expulsión, le Eldar declaro sin dudar a Naly Scheen oficialmente expulsada de Windaz, a ella se le fue permitido llevar algunas de sus pertenencias y previamente marcharse del pueblo bajo el manto de la noche para siempre. Es curioso, lo último que vi en su rostro al irse no fue miseria o tristeza, sino una mueca sonriente bañada de sus lágrimas.

Vuelvo a reflexionar sobre aquella pregunta que me hice hace días; “¿realmente todos en Windaz nos han aceptado?”, siempre me he mantenido incrédulo en cuanto a confianza se trata, pero quizás esta vez, pueda darme la certeza de ser algo crédulo y creer, que este es un nuevo comienzo.

Continuara…




CAPITULO 13 – EL MERCADER EXTRANJERO

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

[EDAD: 5 años]

Volvía a casa después de practicar un poco de tiro al blanco con la pistola y la uzi, entre los estudios y la creación de mi nueva arma, casi deje en el olvido a mis primeras obras y salí al bosque para pulir mí puntería con ambas, además es la excusa perfecta para darle tiempo a madre.

Hoy era mi cumpleaños y como todos los años, madre preparaba un pastel para festejarlo, con el tiempo que estuve afuera ya debe de haberlo terminado, ya me imagino como será, apenas entre gritara sorpresa con el pastel justo en la mesa. Estaba frente a la puerta de mi hogar, sin hacerla esperar más, la abrí y realmente me encontré con una inesperada sorpresa.

—¡¡SOPRESA, FELIZ CUMPLEAÑOS ROZUEL!!

Era la unísono exclamación a todo volumen no de una persona sino de varias, resulta que madre no era la única en casa, varios habitantes del pueblo (incluidos los pocos hombres), tanto adultos como niños habían llegado a nuestra casa para hacer los preparativos y armar una fiesta de cumpleaños para mí con muchos bocadillos servidos y un pastel con el triple de tamaño que las que madre hace para estos días.

Era la primera vez que tenía una fiesta de cumpleaños de esta magnitud, y lo digo literalmente, ni en mi otra vida me vi reunido de tantas personas para festejar que me he hecho un año más viejo, ni cuando era huérfano ni menos un traficante de armas, aquellos días la pasaba a solos con videojuegos y comiendo helado, oh y en el orfanato simplemente lo disfrutaba solo.

No tenía idea de cómo reaccionar ante algo así, trataba de sonreír pero era difícil porque no se me daba bien las falsas muecas.

—Relájate, parece como si nunca hubieras estado en una festividad –Dijo cierta bruja de cabellera naranja apareciendo a mis espaldas.

Paso un tiempo, aún tenía el brazo muy vendado, pero ahora podía disfrutar de estar fuera del hospital siempre y cuando no haga algo imprudente que le obligue a hacer esfuerzo físico de más a su miembro lastimado por la maldición.

—Eso es porque ciertamente NUNCA he estado en una –Le comente yo.

—Cierto… había olvidado ese detalle, lo siento.

Una de pocas veces habla de más, pero al menos si la comparo con la Riza de antes, era como si aquella bruja arrogante nunca hubiera existido, su cambio había dado un giro radical de 180 grados.

Por otro lado me asombra el hecho de que incluso en una época tan primitiva de un mundo diferente existan las festividades de cumpleaños tan iguales como los de mi procedencia natal, parece que su origen viene de décadas atrás, quizás un siglo, no hay detalles precisos pero se remonta a que una nación extranjera inicio esta moda y otras empezaron a imitarla teniendo un gran impacto cultural a nivel global por todo Avalia hasta los días de hoy.

Era molesto tener que charlas con las chicas, más bien aburrido, pero en el fondo se sentía bien, era agradable entablar una relación social que no tenga que ver con negocios, estar solo tenía sus ventajas pero también el no estarlo tenía las suyas.

Llegamos a la parte de los obsequios, habiendo desde mucha vestimenta, presentes metálicos y preparados alquímicos de fragancia (si, incluso los perfumes ya existían en Avalia), pero entre los más destacados, estaba un anillo regalado por un hombre barbudo cuarentón quien trabajaba como un herrero en Windaz (además de ser el esposo de la bruja alquimista).

No era un anillo cualquiera, el hombre me explico que su talento mágico radicaba en los encantamientos, de modo que este objeto metálico estaba encantado y al colocármelo en el dedo índice sentí una breve sensación indescriptible al ponérmelo.

—Me siento… más fuerte –Dije en voz alta.

El encantamiento del anillo me brindaba mayor fortaleza física, dicho de otra manera siendo un niño de 5 años ahora tendría la fuerza de uno de 10. Comprobé su efectividad yendo al patio y usando unas botellas vacía de vino como blancos, saque la pistola y disparando a unos cuantos, me percaté de que resistía el retroceso sin problema alguno.

— ¿Realmente soy más fuerte? –Me preguntaba de forma incrédula en mi cabeza.

Probé con la uzi sobre lo que quedaba de botellas vacías y resistía el retroceso como si mi cuerpo tuviera el balance físico de alguien mayor a lo que soy, este obsequio me venía literalmente como anillo al dedo.

Los invitados a mí alrededor aplaudían emocionados disfrutando del espectáculo que les brindaba el verme usar las armas de fuego, alguna vez tenían la reacción opuesta, las cosas sí que han cambiado bastante.

Eso me recuerda a una anécdota de hace unas semanas atrás en que la Eldar me llamo una vez para hablar sobre un asunto en relación a las armas de fuego que había creado, me propuso como idea originada de su mano derecha Naya, el crear una dotación de estas para el pueblo, con tal armamento en manos creen que sin duda estarían mejor preparadas para futuros ataques venideros.

— ¡Me niego! –Exclame yo ante su pedido —Tengo mis razones para que estas armas sean solo empleadas por mí, lo siento, pero mi respuesta es no y así se mantendrá.

—Entiendo, disculpa por pedirte algo tan egoísta de mi parte –Dice la Eldar agachando la cabeza con humildad.

— ¡Mi señora!, yo soy la de la idea, yo debería ser quien se disculpe –Manifiesta Naya sintiéndose avergonzada.

No hubo resentimientos, ambas aceptaron con toda sinceridad mi decisión, Windaz comenzaba a volverse poco a poco el hogar que deseaba, por lo que no podía permitirme el aun proliferar las armas de fuego que creaba para otros, tenía la idea de que aunque al principio las razones sean buenas, las consecuencias a futuros podrían ser desastrosas.

En cuanto a la fiesta, término acabando para la noche, después ayude a madre con la limpieza con ayuda de algunas chicas de mi clase y al finalizar me fui a cama tras despedirme de ellas, hoy sin duda fue un día entretenido, pero tenía la sensación de que más cosas inesperadas aún estaban por desenvolverse en mi vida.

Para el siguiente día tuvimos clases normales como siempre, es un buen momento para aclarar que desde el exilio de la profesora Naly Scheen, otra bruja más joven ocupo su lugar con gran profesionalismo, tras llegar la hora de las clases de magia, antes de que pudiera retirarme a casa, Naya llega al salón de clase buscándome.

Me llevo al patio de la escuela en donde estaban las chicas realizando su practica con la magia junto a la profesora, claro que mantuvimos una buena distancia de ellas, pero me vino a la duda; ¿porque me llamo aquí y que era esa cosa que cargaba en una mano envuelto en una tela blanca?, mi segunda pregunta fue contestada al instante cuando la desenvolvió para relucir una pequeña espada ligera la cual lanzo en cercanía a mis pies.

—Levántala, desde hoy seré tu instructora en el manejo de la espada –Comunico Naya respondiendo a la primera cuestión.

— ¿Vas a enseñarme a usar la espada? –Pregunte.

—Sí, aunque esas “armas de fuego” que has creado son realmente poderosas, siguen teniendo la misma debilidad que un arco sin flechas, entonces hazte la siguiente pregunta, en el momento en que te quedes sin “flechas”, ¿cómo te defenderás cuando tu vida corra peligro?.

Ciertamente las armas de fuego me confieren una buena ventaja en este mundo, pero si llegara a toparme con una situación en que me encontrara escaso o sin munición en plena batalla o cualquier conflicto que peligre mi vida, me toparía en una desventaja inmensa, aprender a usar un cuchillo no bastaría cuando tu enemigo es un mago de alto nivel o un espadachín profesional, entonces si aprendiera a usar la espada, contaría con un medio secundaria de defensa para situaciones en que mi “primera línea de fuego” (mis armas de fuego) quedaran momentáneamente indisponible.

—Sin duda el aprender a ejercer la espada desde una temprana edad me resultaría una eficaz ventaja para más adelante, bien, entonces que así sea –Dije tomando la espada del suelo.

—Así se habla –Comenta Naya de buen humor —Considera esto el regalo de cumpleaños de la Eldar y mío, aunque fue mi señora quien lo pensó, yo solo decidí contribuir a la causa.

A partir de hoy cada día en la escuela recibía en las correspondientes horas de clases de magia, mi propia clase obligatorio sobre el manejo de la espada, el primer día fue aplastante cuando Naya me obligo a luchar contra ella usando la espada que me dio y la bruja sin drama pudo vencerme sin tener que blandir la suya, no pude siquiera rozarle, pero eso no me desanimo, así se empieza al principio.

De regreso a casa tras una exhausta práctica, me encuentro con que madre se encontraba en el salón de visitas con compañía, era un hombre de su edad de cabellera corto negro y prendas de aldeano algo finos, junto a un joven de unos quince años.

El adulto se presenta como Walter Bargus, un mercader y el chico a su lado era su aprendiz de nombre Euber al cual adopto desde muy pequeño. El mercader y su aprendiz era no-magos como yo, y a pesar de que eran forasteros, ambos eran muy bien tratados por Windaz tomando en cuenta que Walter lleva una década comerciando con el pueblo, ¿por qué será el buen trato a pesar de sus rasgos?.

El comercio juega un papel crucial en la economía de Windaz, de hecho es una parte esencial para esta, las brujas necesitan del comercio para que su poblado subsista, de comerciar obtienen productos necesarios que les imposible conseguir sin salir del pueblo.

Todo se remonda a que las brujas tienen una reputación siniestra en las sociedades de Avalia, son vistas como “magos de mal augurio” por lo que para ella intentar vivir fuera de los aquelarre es de por sí difícil debido a la fuerte discriminación que sufren, es por eso que habiendo un comerciante en Windaz tienen garantizado la supervivencia de su poblado.

No hace falta decir lo difícil que fue para Windaz conseguir un comerciante, debido a la reputación mencionada de las brujas casi nadie se ofrece a comerciar con ellas y menos cuando el pueblo lo rodea un bosque peligroso, para ellas la llegada de Walter fue una bendición y mientras el aquelarre le ofrecía protección en su ruta (debido a lo costoso que era para él contratar un mercenario guardaespaldas) el hombre pudo llevar a cabo su profesión en el pueblo junto a su aprendiz en estos años.

—Tú debes ser Rozuel, tu madre me conto muchas cosas interesantes de ti –Me hablo el comerciante con una confiable carisma —Un placer conocerte, ¡vamos Euber salúdalo también que no estas hecho de piedra!.

—S-sí, un placer conocerlo –Dice su aprendiz con algo de timidez.

Eran amistosos, y por lo visto se llevaba bastante bien con madre, de hecho “demasiado” bien, no era la primera vez que los veo juntos, en otras ocasiones los he visto charlar en el pueblo, ¿podría ser que los dos lleven alguna relación especial?.

Los días trascurrían y el mercader comenzó a visitar con mayor frecuencia a madre, era más que obvio que los dos se traían algo entre ellos, fue en una tarde mientras su aprendiz se encontraba en la posada de Windaz que los dos llevaron su relación a otro nivel, mientras trataba de dormir en mi habitación a alta horas de la noche los dos comenzaron a ponerse ruidosos en la habitación de madre, ¿en serio pensaron que un niño no escucharía sus “tiernos momento mutuo”?, si no tuviera la mentalidad de un adulto esto me traumaría de seguro, aunque no deja de perturbarme a cierta manera.

Pasado algunas semanas mientras continuaba produciendo mi nueva arma, madre me llamo para notificarme de una noticia importante en compañía de Walter y su aprendiz.

—Rozuel, pronto tendrás un hermanito –Comunico madre.

Era más que obvio con lo “activo” que estaban en esos días, de igual forma no pude evitar asombrarme y felicite a madre por ello. En cuanto a Walter tanto él y su aprendiz pronto vivirían con nosotros, originalmente residían en una aldea llamada Argoh, luego pasaron a mudarse en el pueblo de Sota cuando empezaron su comercio con Windaz.

En consecuencia a esto, se contrató mano de obra para construir una habitación a la que el nuevo integrante de la familia viviría una vez haya nacido, en cuanto a Walter el dormiría en la habitación con madre y Euber compartiría cuarto conmigo. Al principio resultaba incomodo concentrarme en mis trabajo con las armas con él cerca pero luego me acostumbre, claro que estuve que estar con el guantelete todo el tiempo en mano para ocultar la identidad de mi habilidad ESP.

Nos adaptamos rápido en nuestras vidas cotidianas junto a Walter, Euber y mi futuro hermano o hermana por venir, madre estaba en su trabajo como curandera, Walter y su aprendiz habían salido de Windaz para vender los productos exportado del pueblo y regresar con nueva mercancía, en cuanto yo me encontraba en el bosque de una tarde de un miércoles practicando con la pistola para no oxidar mi puntería, usaba como objetivo un blanco que talle en un árbol similar a los usado en los juegos de lanzar dardos.

¡BANG! ¡BANG!

El sonido de las balas disparadas me reconfortaba, con cada disparo exhalaba sintiéndome aliviado como si esto fuera mi yoga personal.

— ¡Oh!, tienes unos juguetes llamativos ahí –Me habla una mujer a mis espaldas.

Al voltear frente a mí se encontraba una joven de edad adolecente, por su sombrero puntiagudo deducía una bruja y por su cabellera naranja, se me hizo otra idea.

—Ese cabello… ¿guardas alguna relación con Riza Gramwind? –Pregunte a la bruja desconocida.

—Sí, soy su querida hermanita mayor –Contesto ella con un tono algo infantil.

A diferencia de Riza, su cabello era más corto, tenía entendido que tenía hermanas pero jamás la había visto en el pueblo, se nota que ha estado afuera por vario tiempo.

— ¿Qué hace la hermana mayor de Riza aquí en el bosque? –Pregunte.

—Tenia curiosidad por conocerte, parece que en mi ausencia cosas interesante ocurrieron entre mi hermana y tú.

Sus palabras me pusieron algo nervioso, ¿vería ella con mal o buena intención lo de Riza y yo?, ella era solo una amiga, pero charlas como estas son abiertas las malinterpretaciones.

—Sí, muchas cosas pasaron.

—Entiendo, y… ¿la detestas aun?.

—Claro que no, eso ya es cosa del pasado, aunque si me lo hubieras preguntado hace dos años atrás quizás habría tenido una respuesta diferente, ¿por qué esa pregunta?.

—Nada en particular, solo quería llegar a una conclusión.

—¿Qué clase de conclusión?.

—La conclusión… ¡de que realmente eres interesante!.

Tenía una conducta muy sociable y hablaba con mucha humildad, todo lo opuesto a la vieja Riza, habría sido interesante haberla conocido en esos primeros años en Windaz. Pronto su hermana llega corriendo del cansancio como si hubiera estado buscando a su hermana desde un buen rato.

— ¡Hermana!, ¿¡sabes cuánto llevo buscándote!?, ¡tan pronto me entere de que llegaste hace unas horas al pueblo fui a casa para verte y descubro que no estás ahí!, por suerte te vieron venir por aquí, de todos modos, ¿qué estás haciendo aquí en el bosque con Roz?.

—También es un placer volver a verte hermanita –Dijo ella ignorando a su pregunta.

— ¡No cambies de tema! –Responde su hermana algo molesta —No nos vemos en años y cuando finalmente regresas a Windaz tengo que ser yo quien te busca para reencontrarnos.

—Perdona por eso hermanita, es que tenía curiosidad por conocer a tu novio.

— ¿¡N-no-no-no-novio!?…

Al decir eso toda la cara de Riza se sonrojo, a pesar de que su hermana solo lo decía en broma, ella se lo tomo tan en serio que de una manera histérica y exagerada negó tal afirmación.

— ¡Jajaja!, calma tan solo te tomaba el pelo, aunque pones una linda carita cuando te sonrojas –Dice ella pellizcando con ternura uno de los cachetes de Riza.

—Ya basta, me pones en vergüenza frente a Roz.

— ¿Y que hay con eso?, no son novios después de todo por lo que no veo razón para avergonzarse, y ya que aclaraste ese asunto, ¿no te importaría si lo vuelvo mi pareja verdad?.

Esa pregunta hizo que se pusiera aún más sonrojada.

— ¿C-c-como es que se te ocurre semejante pregunta? -Dice Riza entre nervios.

—Es que lo encuentro tan interesante, que no me importaría tenerlo como novio, además es tan adorable también –Contesta la hermana mayor con un rostro de satisfacción.

— ¡Me niego!, no tengo razones para sostener una relación tal tipo –Conteste por mi parte cubriendo algo de ese sonrojar en mis cachetes.

— ¡Qué tierno eres intentando ocultar el hecho de que estas abochornado! –Comenta la sociable bruja de cabello corto anaranjado hacia mi persona.

Haciendo a un lado el bochornoso momento, la hermana mayor de Riza, Liha Gramwind, explica la razón de su retorno al pueblo. Si bien ella se marchó de Windaz a la edad de 10 tras finalizar su último año en la escuela a los 9, partió para ampliar sus conocimientos de magia y fortalecerse, estando afuera por 3 largos años y ahora a los 13 ha regresado a su sitio natal.

Su retorno se debe porque pronto darán inicio a la “Competencia Juvenil entre aquelarre”, un evento realizado entre varios aquelarre que se da cada 5 años con el propósito de exhibir a las más talentosas y juveniles brujas, cada clan envía a tres de sus mejores y jóvenes miembros al lugar donde se llevara a cabo, la regla dictan que debe ser una bruja que no superen los 20 años, es decir con tener 21 ya no podrá participar en la competencia.

Dicho evento trata principalmente de enfrentamientos entre diversos aquelarres donde participarían clanes pequeños como grandes, es básicamente un torneo de combates mágicos y todas ellas sobre brujas, por supuesto el grupo vencedor de esta competencia se llevaría un merecido premio en grandes cantidades de oro y el reconocimiento como las más jóvenes y fuertes brujas de la generación.

Y ella no era la única, había visto a otras brujas de edades adolecentes que nunca antes note pese a que llevo ya 5 años en el pueblo, ¿también habrán venido del exterior tras una larga ausencia?, 3 serán escogidas para ese evento, no me cabía la menor duda de que la hermana de Riza podría ser una de ellas.

Una campana se hizo sonar convocando a todos los habitantes hacia la capilla, allí la Eldar como toda una política emprendió un discurso acerca de la competencia de aquelarres y a las nominadas del pueblo para participar, siendo un total de 9 brujas que no superaban los 21 años y la más joven del grupo era Liha Gramwind.

Se debatió la elección en combates de 1 VS 1 similar al duelo que tuve contra Riza hace tiempo, como costumbre las reglas eran dejar inconsciente a tu oponente sin matarlo, tras terminar los preparativos del escenario comenzaron los encuentros. Fuego, tierra y otros elementos eran lanzados entre las combatientes, círculos mágicos aparecían en el aire o delante de la palma de una bruja al apuntar a su rival desatando ataques mágicos de mayor poder destructivo comparado a aquellos realizados sin dichos círculos, había leído que los círculos mágicos solo aparecían en ciertos conjuros o cualquier movimiento mágico que poseen una mayor concentración de mana, en pocas palabras se estaban dando con sus mejores técnicas.

Eventualmente los combates finalizaron dándose a conocer las tres brujas ganadoras; Talía Archan (17 años), Julia Rodra (15 Años) y Liha Gramwind (13 años), fueron las victoriosas elegidas por el aquelarre Windaz para participar en la competencia, me compadezco por la que se enfrentó a la hermana de Riza, la maldición incura en sus heridas le dolerán por días hasta que esta desaparezca, por fortuna no fueron lastimaduras serias, solo tenía algunos raspones y hematomas causadas por contundentes golpes de magia de viento, no es de negar que esa chica tiene un dominio de combate con su magia años a luz que su pequeña hermana.

Poco después una celebración se llevó a cabo por las brujas ganadoras y al día siguiente se emprendió la partida del trio elegido hacia el destino del lugar en donde se llevara la competencia, en la puerta de la residencia Gramwind se encontraba Riza despidiéndose de su hermana mayor.

— ¿Volverás a casa después de la competencia? –Le pregunto Riza.

—Me temo… que no será posible –Contesta Liha con un gesto algo afligido.

—Entonces… ¿no volveré a verte en mucho tiempo otra vez?.

—No digas eso, puede que la distancia nos separe, pero el recuerdo nos mantendrá unidas, antes de irme quiero entregarte esto.

El obsequio era un rosario de color blanco y negro que tenía incrustado en el centro una piedra preciosa roja con forma de lágrima, pareciendo en cierto modo místico a la vista.

—Este objeto… ¿es un rosario de Lacrimosa? –Pregunta Riza.

—Sí, la olvidada diosa Lacrimosa, aquella cuya leyenda decía que sus lágrimas eran capaz de curar cualquier cosa, incluso la misma muerte –Contesta ella poniendo el rosario a su hermana.

—Pensé que el culto de Lacrimosa había desaparecido hace casi un siglo con todo artefacto procedente de ella, esto es algo de mucho valor, ¿por qué entregármelo?.

—Que preguntas las tuyas, es un regalo de tu querida hermanita mayor, con ello recordarme será más fácil y además este preciado rosario te protegerá, como dicta la leyenda de la diosa.

—Te echare de menos…

—Yo también hermanita.

Un abrazo entre hermanas es seguido de una emocionalmente dolorosa despedida, pero reconfortado por el lazo de su hermana, Riza sujeta con ambas manos el rosario como si rezara por el bienestar de Liha deseándole suerte en su viaje, desde entonces todos los días empezó a llevar el rosario en su cuello.

Con el pasar de los meses el momento llego, el día en que mi hermana nació y vino a este mundo bautizado con el nombre de Laiza Drayt, resulto ser un parto normal sin complicaciones, Laiza era una adorable bebe con muchos rasgos heredado de madre tanto en lo físico como mágico y así la familia creció con el quinto reciente miembro.

Continuara…




CAPITULO 14 – INNOVACIONES & TRAGEDIA

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

[EDAD: 8 años]

Finalmente mi nueva creación esta lista, bueno de hecho la finalice hace dos años, pero le he añadido ciertas mejoras desde entonces. Primero que nada debo resaltar que arma he fabricado y optimizado hasta ahora.

En mi anterior vida como traficante de armas, he fabricado tantas veces a esta belleza mortífera, de hecho con ella he logrado ventas record más de una vez, la apodan como “pequeña bastarda de destrucción masiva” por ser el arma más proliferara del mundo en toda la historia de la humanidad desde su invención, hablo del rifle de asalto AK-47.

Desde su creación a manos de Mijaíl Kaláshnikov, este rifle ha sido un éxito constante al punto de ser incluso fabricado y utilizado por grupos criminales, llegando a ser empleado en conflictos bélicos tanto de pequeños como a grandes escala, la razón son varias.

Primero por su baja manufacturación (su producción en masa es económico), además de tener una buena potencia e increíble resistencia al deterioro, un fusil AK-47 pocas veces se trabara aun si no tiene un buen mantenimiento o si el polvo la cubre, haciéndola tan fiable y de excelente elección para combates del tipo guerrilla, es por eso que grupos terroristas llevan usándola como arma predilecta por muchas décadas.

Logre construir mi propia AK-47 a los seis años después de pasar por mucha revisiones, es increíble la cantidad de tiempo invertido tomando en cuenta el número de veces que hecho esta arma con anterioridad en mi anterior vida, supongo que mi nuevo cuerpo trata de asimilar el crear algo más complejo que una pistola o uzi.

Entre sus nuevas mejoras con el paso del tiempo, primero incluí una mira telescópica que tome del cristal de aumento empleado en telescopios que conseguí gracias a mi padrastro Walter, la mira se asemeja a un monóculo el cual adherí a la parte superior del rifle al fundir los bordes con metal para crear el soporte de esta, lo segundo es la creación y utilización de un diferente tipo de munición.

Verán con el pasar de los años y gracias a mi viejo con algunos de sus contactos de mercader, logre que me consiguiera una piedra mágica de fuego de esencia pura, las más económicos son las “esencia parciales” en el que albergan el elemento adentro (en el caso de una de fuego una pequeña llama) y la piedra sirve como sello para encerrar y emplear su poder, pero las piedras mágicas del tipo “esencia pura” fusionan tanto la magia del elemento como la piedra dando por resultado que todo el objeto sea un cristal puro envuelto en poder, en cambio en una de esencia parcial la piedra no tiene propiedades del elemento, tan solo invoca el poder del dicho elemento que yace en su interior hasta acabarse (en el caso de una de fuego hasta que la llama se extinga), mientras que una de esencia pura se acaba hasta que todo el cristal desaparezca.

De aquí se me ocurrió una idea, extraer una diminuta porción de la piedra de esencia pura de fuego y colocarla dentro de una bala al fabricarla, el resultado es la creación de balas incendiarias, al impactar está en un objetivo, la inercia del choque provoca el estallido del fragmento desatando fuego en el blanco, lo que produciría además de la herida de la bala daño extra elemental de fuego mágico, esta fue mi teoría y cuando fabrique el primer cargador de munición incendiaria del AK-47 fue un éxito total.

Pero no me detuve allí, a los 7 años mi viejo Walter consiguió una piedra de esencia pura de rayo, creando mi denominada “munición eléctrica”, claro que no podía darme el lujo de malgastar al montón, verán el costo de una piedra de esencia pura es cara, pero muy cara, y en mi poder tan solo albergaba una de fuego y otra de rayo que me fue regalada en mi cumpleaños por Walter, de modo que calcule la producción de dicha munición con mucho cuidado obteniendo en total por una piedra entera tres cargadores enteros de cada uno.

Aclaro que intente hacer lo mismo con una de esencia parcial, pero debido a que el cristal de estos no alberga la mismas propiedades que una pura me resulto imposible, además de que si una del tipo parcial se daña o se rompe saliéndosele el elemento de su interior sellado, esta pierde su magia porque el chiste es que es la fuente de su poder.

Pero no me detengo allí, además del AK-47 y sus mejoras, también logre crear hace poco otro tipo de arma, una granada, no una explosiva sino de otro tipo, que conste que en esta no use fragmentos de piedras de esencia pura, sino otro material, se trataba de un gas (no inflamable) verde oscuro producido por plantas que crecen en cuevas subterráneas en donde todo el sitio está inundado de este compuesto gaseoso creando una atmosfera que sustenta la vida vegetal que crece en esas áreas, las plantas no tienen mucho valor pero si este verdoso gas.

Este compuesto gaseoso de fétido aroma es comercializado como un poderoso repelente que se imbuye en las cosechas para no ser víctimas de insectos u otros depredadores herbívoros, su aroma letal no altera a las plantas al que se las coloca (de modo que son comibles una vez cosechadas), su obtención es algo complicado, muchos profesionales usan artilugios especializados que constan de esferas (u objetos con otras formas) de vidrios mágicos cuyo efecto es dejar que el gas pase a través del material pero no salir de esta, algo bastante útil, la única contra de este trabajo eran los medios para combatir su fétido olor durante la recolección, algunos se cubrían la nariz con algo aguantando la respiración lo más posible y otros usaban artefactos mágicos para cubrir sus fosas nasales acompañado de magia elemental de viento que les brindaba soporte de aire para respirar, eran los medios más empleado dado a que aún no existían mascaras anti-gas en este periodo.

Originalmente Walter traía en recipientes de vidrio este material por petición de brujas encargados de grandes cosechas del pueblo, mi instinto de curiosidad me hizo asomarme para verlo más detalladamente, lo investigue y llegue a una conclusión.

—“¿Y si lo usara como arma?”

No he leído o indagado sobre que hayan usado este gas repelente como un medio bélico, entonces seria provechoso que yo le sacara partido a la situación, le pedí a Walter de ser posible conseguir un poco más de ese gas para mi uso personal, el cual no tuvo problemas para ello.

Tome como referencia el diseño de una granada de fragmentación, solo que en vez de pólvora tendría en su interior este compuesto gaseoso y el objeto en si tiene como composición única puramente metal, aquí me complique bastante debatiéndome como sería posible lograr que la granada liberase el contenido de su interior, aunque podía crear dicho objeto con mi don de materialización no había un detonador ni nada por el estilo para llevar a cabo la función de “estallar”, fue entonces que se me ocurrió otra idea.

¿Y si en el anillo de seguridad al retirarla enviase una señal a la granada por medio de mi PSI para dar la orden de abrirse en una cuenta regresiva?, como mi poder es la manipulación del metal, estaría implementado dicha función en un efecto retardado, de hecho de lograrlo estaría nuevamente ejerciendo un MIP (Movimiento de Influjo Psionico).

Lo creí imposible ya que siempre requería de tocar el metal para manipularlo, pero sucedió, primero use granadas vacías como practica y puse a prueba mi teoría, puse mis manos sobre el anillo de seguridad concentrándome en esa orden mental, lo que debería suceder es que cierta porción de mi PSI quede impregnado en esta, de esa manera al retirar el anillo se activaría un temporizador psíquico que en pocos segundos partiría la granada a la mitad.

Los primeros intentos no hicieron nada, en el segundo la granada pareció moverse a los pocos segundos de quedar inmóvil en el suelo como si hubiera querido partirse, al tercer intento lo conseguí, la granada se abrió pero el tiempo estimado fue de 25 segundos, originalmente deseo que ese tiempo se reduzca a 5, ya que 25 es demasiado y si me encontrara en un combate real le estaría dando demasiado tiempo a mi enemigo de reaccionar a mi movimiento.

No fue sino hasta el octavo intento en que conseguí un control estable y equilibrado del tiempo de su “detonación”, cree otras granadas de práctica iguales para poner a prueba el mismo resultado y funciono, cabe decir que para mayor comodidad al sostener una, altere el metal de esta haciéndola más ligeras a la mano, procurando no reducir drásticamente mucho de su peso ya que le quitaría bastante resistencia y si fuera demasiado liviana el viento podría afectar su trayectoria al lanzarla.

Rellenar la granada fue algo difícil, cuando se usa este gas sobre plantaciones se la vierte con una botella de vidrio como si un líquido se tratase. En mi caso al crear una granada entera (vacía), le hago momentáneamente un agujero manipulando el metal y en ella deposito el pico de la botella hasta llenar el objeto, una vez hecho manipulo el mental nuevamente del material y cierro el agujero lo más pronto posible.

Walter me trajo lo suficiente como para crear 9 granadas en total, una tarde en el bosque decidí usar una para probar su funcionamiento y ver resultados. Al retirar el anillo y lanzarla se inicia la cuenta de 5 segundos, pasado el tiempo se parte en dos liberando de forma masiva su contenido al exterior como una cortina de humo verdosa, no solo había creado un arma secundaria efectiva para entorpecer a aquellos inmersos en esta sino que además era excelente para obstaculizar la visión de otros que se encuentren fuera de rango para ser afectado, pues este gas era tan espeso para ver a través de ella y tarda un buen rato en desvanecerse por completo.

—Hermano…

Esa voz familiar, en medio del bosque se presenta una pequeña niña bruja de cabello marrón y ojos castaños.

— ¿Otra vez probando tus extraños inventos? –Pregunto ella.

Esa niñita era Laiza Drayt, mi pequeña hermana, había cumplido hace poco su tercer año, sus parentesco físicos se asemejaban bastante a madre, sin duda tomo mucho de su herencia.

— ¿Qué puedo decir?, me gusta experimentar –Digo por mi parte —Me imagino que habrás hecho tu tarea antes de venir aquí.

—Eso debería preguntarte yo, pasas la mayor parte del tiempo con tus raros artefactos que casi ni estas en casa, puede que papa, mama y Euber no lo noten… pero yo lo sé.

Se ruborizaba de solo mencionarme ese detalle que parecía adorable, comprendí su punto y di mi respuesta.

—Puede que tengas razón, ¿qué te parece si este fin de semana la pasamos todos en familia?, este sábado habrá una festividad para conmemorar otro año desde la fundación de Windaz, ¿cuántos años es que tiene el pueblo ahora?, creo que son…

—125 Años es la edad de Windaz, este sábado cumplirá 126 desde su fundación, ¿te olvidas de algo tan básico?, eso es por prestarle demasiada atención a esos inventos tuyos.

Pequeña e inteligente, tomo rasgos intelectuales a solo dos años de edad y a los tres fue catalogada como un poder mágico de nivel B, pero se estima que con practica puede ascender a ser una bruja de nivel A.

— ¿Eso en tu hombro es una herida? –Pregunto ella al mirar fijamente mi hombro derecho.

Tenía un pequeño golpe provocado accidentalmente al lanzar una de las granadas de practica y perder en el proceso el equilibrio hasta caer dándome en el hombro contra una roca dura en el suelo, no era algo alarmante pero siendo Laiza como es, no duda en hacer algo al respeto.

Coloco una de sus manos sobre esta y la curo de inmediato al manifestar sobre la palma un poco de agua que recubrió el lastimado e hizo desaparecer todo rastro de este, cesando hasta el más mínimo dolor que emitía.

—En verdad te pareces tanto a madre, algún día vas a ser una talentosa bruja –Le dije acariciando su cabeza.

—Y-ya por favor, aún es pronto para alardear sobre mi poder mágico, aunque… gracias por el cumplido –Comenta ella sonrojándose.

Culmino por hoy con mis artefactos retirándome del bosque junto a mi hermana, en el camino me encuentro con Riza quien en su hombro albergaba un pequeño animal de inusual aspecto de ardilla de ojos azules y un pelaje rojizo que emitía un aura en forma de diminutas chispas continuas y la punta de su cola tenía una flama.

— ¡Oh!, ¿¡eso es un espíritu familia!? –Dijo Laiza con asombro y maravilles al observar a tal criatura.

—Sí, logre mi contracto hoy con este pequeñín al cual bautice como Pyr –Responde Riza acariciando la barbilla del mágico ser.

Había leído sobre ellos, los espíranos o llamados comúnmente espíritus familiares, son seres provenientes su propio plano denominado Espiria, estas criaturas pueden pactar con cualquier mago que tenga afinidad con ellos.

—Que adorable –Opina Laiza acariciando la cabeza del animal espíritu.

¿Se supone que esa cosa sea bella?, a simple vista uno se daría un buen susto al ver un animal así, pero viniendo de Avalia no me sorprende su concepto de belleza.

—De modo que no soy el único en pulir nuevas experiencias.

—Lo mismo digo –Comenta Riza mirando las granadas que realice — ¿Y qué hace tu nuevo “juguetito”?.

—Hmmm… puede que pronto lo sepas, al menos claro que los malos olores no te trauma.

—¿Qué significa eso?.

El continuo ruido del habla unísono de mucha gente llama mi atención, todos miraban hacia un punto en específico y antes de acercarme por curiosidad para ver que se trataba, entre ellos se muestra alguien caminando con mucha prisa con una pierna cojeando, observando atentamente a ese individuo me doy cuenta que era nada menos que Euber.

Estaba sucio, malherido y con la ropa estropeada, dirigiéndose a mí con una agitada respiración hasta alcanzarme y tomarme de la camisa para mantenerse de pie, parecía que en cualquier momento colapsaría y observándome con unos desesperados ojos me susurra al oído.

—C-c-c-c-colina… iglesia… forajidos… d-d-de… Lars…

Fueron sus únicas palabras antes de perder la consciencia. Al poco tiempo fue llevado al hospital donde comenzó su tratamiento, no sé cuántas horas pasaron pues ya era de noche y aun no había noticias de Euber, tanto mi hermana como yo seguíamos esperando alguna novedad.

Una de las curanderas sale de la sala en donde se internan a los pacientes, me levanto preguntando por el estado de mi hermano, pero ella con una vista baja y demacrado rostro emocional se niega a dármela, por lo que decido entrar para verlo con mis propios ojos, pero ella me sujeta deteniéndome e insistía más de una vez de que no lo hiciera.

De la desesperación me libre de ella al empujarla y aproveche para entrar, apenas llego vi a madre llorar intensamente sobre la cama en donde yacía Euber, con una sábana encima cubriéndole.

—No… no puede ser…

Me acerque retirándosela y tomando de sus hombros para despertarlo pero sin importar cuantas veces lo hiciera todo era en vano, sus ojos no expresaban signo de respuesta y su cuerpo estaba rígido, las curanderas del lugar me detuvieron alejándome de él para tratar de calmarme, tenía la mente de un adulto pero negaba la realidad y era que Euber estaba muerto. Laiza aprovechando la confusión entra y al verle a su hermanastro fallecido, rompe llanto también como madre.

Lo que lo mato fue un veneno sumamente letal, antes de que pudieran tratarlo la toxina ya había alcanzado varios órganos vitales. Según en conclusión sacada por las autoridades del pueblo, la carreta de Walter fue asaltada por bandidos, la herida envenenada de Euber fue provocada por el impacto de una flecha en su espalda y con esa prueba estaban seguros.

No podía llorar de tristeza, no podía gritar de la desesperación, porque lo que realmente sentía por dentro no era pena, era rabia, una descomunal acumulación de ira hacia los responsables de esto, ahora lo recuerdo, Euber lo dijo.

—“Forajidos de Lars”…

Pronto me entero de que la Eldar como Naya y las hábiles mujeres con experiencia en combate tenían en mente llevar a cabo un grupo de brusquedad para hallarlo, no solo Walter corría peligro sino también las dos escoltas que la acompañaban quienes era brujas del pueblo, dado a que se desconocía si ellos estaban vivos o muertos, estaban empeñados en encontrarlos.

—Pido ir en ese grupo también –Solicite yo.

—No, tienes que quedarte aquí y apoyar a tu madre y hermana, ellos te necesitan aún más ahora –Negó Naya mi petición.

—Puedo hacer más ahí afuera que ser un soporte emocional aquí, ¡así que iré también!.

— ¡No lo harás! –Dijo la Eldar tras escucharme —Puedo entender perfectamente tu pesar, pero marchar de forma imprudente con el frenesí de odio que sientes no hará más que traerte infortunio, déjanos esto a nosotras y ve con tu familia.

—¡Me niego!, no pienso quedarme de brazos cruzados cuando el infeliz de mierda que mato a Euber sigue ahí afuera, ¡yo también iré!.

— ¡La respuesta es no y es una orden de tu Eldar!, no me obligues a tomar medidas severas contigo, no quiero hacerlo pero lo hare con el fin de que no cometas una tontería.

—Inténtelo si puede.

Me marche del hospital tras ese intercambio agresivo de palabras entre yo y la Eldar. A diferencia de todas ellas, yo tenía una clara idea de donde podría estar Walter, las últimas palabras de Euber (“Colina” y “Iglesia”) nunca se las comente y antes de marchar me fui a casa a prepararme.

Continuara…

EPILOGO: Perspectiva narrada en tercera persona…

Caminando a altas horas de la noche en el bosque del pueblo se hallaba Rozuel que tras escabullirse de Windaz decide llevar a cabo su sendero de venganza, estaba armado con todo lo que su ingenio y don había creado, en su espalda llevaba su AK-47 sujeta con una correa para portar el fusil, sobre su cintura albergaba un cinturón marrón con varios bolsillos hecho por él para cargar la munición, las granadas y el resto de sus cosas preparado para ir a una guerra personal.

En su camino su paso es bloqueado con la aparición de una bruja de rostro conocido que intenta impedir su cometido, era la misma muchacha de la vez en que el pueblo fue atacado y ella sola defendía el punto este.

—Nos vemos de nuevo, mocoso –Saludo ella con un rostro serio.

—No interfieras –Le responde Rozuel con la misma faceta.

—La Eldar me lo conto todo, ¡estas cometiendo una estupidez!, ¡solo la desgracia acompañan a los ineptos que se dejan llevar por tales razones!.

—No volveré a repetírtelo, apártate.

—Lo siento, mocoso, pero de ser necesario te detendré por la fuerza, es por tu propio bien.

—Como quieras, que así sea entonces.

La bruja adopta una posición defensiva esperando cualquier momento por parte del muchacho, ella estaba al tanto de su peligrosidad y las herramientas con la que combatía a sus enemigos, no podía evitar sentirse nerviosa.

Rozuel no uso su fusil, ni su pistola o uzi, sino que tomo una de las granadas que llevaba consigo y se la arrojo a la bruja, ella desconociendo tal artefacto miro al objeto con ojos fijos hasta que esta se abre liberando un pútrido gas verdoso que entorpece su respiración y comienza a afectar su consciencia.

— ¡Este gas…!

Corre deprisa desesperada por salir de la cortina maloliente y al conseguirlo respira con agites para recuperar el aliento perdido, fue en ese preciso momento en que su guardia bajo y el chico por su retaguardia la ataco dándole con la culata del AK-47 en la nuca dejándola inconsciente.

—Nadie impidiera que consiga mi objetivo, ¡nadie!…

La joven bruja despertó 30 minutos después, otras habían llevado al lugar pero ya era tarde, Rozuel para entonces lejos estaba de su alcance.

Continuara…

NOTAS FINALES:

1: [EPILOGO]: Habrán capítulos que tendrán epílogos que narran pequeños fragmentos ya sean de otros personajes o por un narrador en tercera persona.

11 pensamientos en “Metalord Revolution Pack!

  1. como que tienen 3 a 5 años? puedo entender la actitud del protagonista por que es un reencarnado pero los otros personajes de esa edad actuan como pubertos ._.
    en fin, que haya sangre de los forajidos :v

    Me gusta

  2. guao que buenísima novela esta novela me ha sacado muchas emociones (furia, tristeza, felicidad, pero mas que todo una felicidad algo malévola por parte de prota jejeje) gracias por sacar esta novela espero sigas subiendo mas capitulo gracias por leer mi comentario.

    Me gusta

  3. Esperaba ansiosamente esto.
    PD: ¿Son todas las brujas genios? Parecen bastante maduras para tener 5 años o menos. Y no me refiero solo a la hermanita, también a las otras, en especial a Riza.
    PD2: Ahora que me doy cuenta… en un capitulo dijeron que el Dios de la brujas es hombre (si mal no recuerdo), pero las brujas son todas mujeres ¿Este Dios quería un harén o algo así?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s