Guerreros del olvido: Capítulo 8 + Exodo

Hola!!!! Les dejare un capitulo mas de esta interesante novela original!! Mañana debería subir Kuro no maou jeje y otra cosa mas se vera…

Disfruten!!!

PD: Roguro no tiene donde trabajar, pero hará el intento de tener algo para ustedes (saint’s)


Capítulo 8 – Séptima puerta

 

“Todos los seres tenemos 7 cuerpos, unos separados de los otros, sólo vemos el cuerpo físico con el que nos manifestamos en este plano, pero si se unen todos los cuerpos en una explosión de energía se puede lograr un poder semejante a los dioses, pero el cuerpo físico no podrá soportarlo por mucho tiempo, así que utiliza este poder solo cuando debas proteger lo que más amas, sólo cuando estés dispuesto a sacrificar tu vida…”

Andux, Guardián del compas del tiempo

 

 

Mi cuerpo ya no responde, estoy llegando al límite, pero debo darte un poco más de tiempo, lo siento Ketany desearía verte reír una vez más pero este es todo mi poder, esta es mi séptima puerta, la puerta del espíritu…  ¿Que como llegue a este estado?, para contestarte debo retomar mi historia ha hace unas horas cuando me enfrente a Magimanti, el guerrero de Leviatan.

 

Su criatura, una formidable hidra de 9 cabezas, cada vez que cortaba una de sus cabezas otras más nacía y como si fuera poco empezó a realizar ataques de fuego, gracias a la agilidad de mi bestia podría esquivarlos pero eran tantos a la vez, primero me impacto uno y poco a poco sus tiros se hacían más precisos y potentes como si se amoldara a mis habilidades, también comenzó a esquivar mis ataques por lo que cada vez era más difícil acercarse y atacarlo.

 

Unos soldados de Leviatan se acercaron con sus armas desenfundadas al sitio donde se encontraba Ketany, uno de ellos recito un conjuro y una pequeña marca empezó a brillar en la frente de Ketany.  Leviatan se levantó de su silla y bajando su garra dio la señal de eliminarla.

 

Intente soltar la espada pero estaba completamente sujeta a ella. – No podrássss liberarte hassssta vencerme.- dijo Magimanti.

 

Al recibir la señal el guardián más cercano levanto su espada pero antes de dar el golpe una intensa luz se desprendió del brazalete y la inmensa serpiente que antes había sido derrotada se materializo y ataco a los guardianes dejándoles inconscientes.

 

-¡Es la enviada de Bahamut!, ¡a quien consiga eliminarla le daré mi bendición! – grita Leviathan.

 

Varios de los espectadores intentaron enfrentar a Ketany, pero la serpiente los derroto fácilmente.  Ketany trato de levantarse, pero perdió el equilibrio, su respiración era demasiado caótica, luego se recostó y poco a poco pequeñas palabras empezaron a rodearla formando una gran esfera.

 

El caballero oscuro se acercó lentamente a Ketany, la serpiente le ataco desprendiendo grandes cantidades de veneno, la armadura se desintegro lentamente y un hombre de piel negra, cabello plateado y ojos morados emergió de ella; levanto su mano izquierda y un aura negra invadió  a la serpiente que desapareció de inmediato. – Ahora es tu turno, no tengo nada contra ti, pero debo hacerlo para cumplir mi deseo – dijo Ketu mientras levantaba lentamente su mano.

 

– Debo eliminar rápidamente a la hidra y rescatar a Ketany, no hay otra opción tendré que utilizar la técnica prohibida – pensó Etmakur.

Primera puerta agilidad; el lobo metálico desapareció, sus movimientos eran muy difíciles de seguir; atacó a la hidra y logro cortar 4 de sus cabezas.

Sssorprendente, pero no es sssuficiente.  La hidra se agacho; cada una de sus cabezas apunto a un sitio diferente liberando fuertes cantidades de fuego convirtiéndose en una inmensa bola de fuego, y se acercó al lobo.

Segunda Puerta Fortaleza; la piel de lobo se cubrió con un denso pelaje ataco a la bola de fuego y logro eliminar 5 cabezas.

Exxxxcelente hace mucho no luchaba asssi, ahora denten esssto; las nueve cabezas empezaron a rugir; el sonido era tan potente que taladraba la cabeza e impedía pensar.

Tercera puerta voluntad; el lobo rugió potentemente y el sonido de las hidras dejo de escucharse.

Cuarta puerta Fuerza; las garras del lobo se hicieron más grandes y sus colmillos filosos; cuatro colas se movían en diferentes direcciones, esta vez logro acabar con 7 cabezas.

SSSiiii, esssoo esssperaba, ahora cae ente mi mejor técnica.  Los ojos de las hidras comenzaron a brillar, la piel del lobo empezó a petrificarse.

Quinta puerta resistencia; la piel petrificada callo como polvo, la  hidra perdió sus nueve cabezas y fue completamente eliminada.

En esos momentos el caballero oscuro levantaba su mano izquierda mientras la serpiente desaparecía.  – Ahora es tu turno…

Debes llegar a tiempo, sexta puerta pensamiento; el lobo se movió interponiéndose entre Ketany y el caballero oscuro, intento atacarlo pero Ketu activo su aura negra y el lobo empezó a desintegrarse.

Septima puerta espíritu, el lobo ya no estaba a la vista, en su lugar se encontraba Etmakur, tenía la piel plateada y unos guanteletes con 7 gemas de diferentes colores…




EXODO

 

 

“Quieres ver un milagro, comienza viendo tu alma”

 

Después que nuestros antepasados lucharan contra el dios Humano y nuestro líder asesinara a su mujer Celeste, fuimos esclavizados, maldecidos y condenados; nosotros sus descendientes, seguimos siendo diezmados, en ningún lugar tenemos paz, todos nos desprecian y cazan, somos su presa, trofeos de las demás razas.  Lo único que hacemos es escondernos, ocultarnos y escapar, vivimos temerosos hasta de nuestra sombra.  Que desilusiones para nuestros antepasados, guerreros poderosos y orgullosos de piel de acero, infatigables, inquebrantables, solo queremos vivir en paz, no deseamos seguir huyendo.  Ya nuestros pies están cansados y nuestra alma agotada; en muchas ocasiones pienso que la mejor salida, la solución es morir pero temo por mi pueblo, por las personas que me siguen, buscamos un sitio en el que podamos vivir en paz, un sitio para llamar hogar.

Hemos escuchado de unas tierras prohibidas, una zona conocida como la ciénaga de la muerte, un sitio en donde no existe vida, donde todos temen ir, es nuestra última esperanza, nuestro santuario.  Si hemos sido rechazados por los vivos, talvez en este reino de muerte encontremos nuestra esperanza, no deseo que se extinga nuestra raza, ya hemos pagado suficiente nuestro pecado, los no nacidos no deben llevar esta carga, miro a mi lado, mi compañera de vida me sonríe suavemente, en su vientre lleva nuestro hijo, deseo que vivas, que no sigas el camino de tus padres mi querido Etmakur.

Nuestro objetivo es presentarnos ante el guardián del abismo, protector de uno de los 4 fragmentos del compás del tiempo (único mecanismo de cambiar la historia sin recibir el castigo de los dioses) y ofrecernos como sus vasallos, solo deseamos a cambio un sitio para vivir y su protección, no me importa si me utilizan como escudo si esa es su intención, solo quiero que mi familia viva, sin importar que.

En el camino muchos miembros de mi raza los Raquireas (Rakiria es la segunda raza creada, el objetivo de sus antepasados era ser los escudos y guardianes de todas las razas, su principal característica es su piel que es tan resistente como su voluntad y pueden cambiar su forma a voluntad, la preferida es de lobo, según las leyendas tienen un solo líder de raza y este posee la voluntad más fuerte que le permite tal protección que  los dioses lo ven difícil para lastimarle, el ultimo líder de raza fue Ratzor el cual logro cortar el cordón del alma de Celeste amada del dios humano y guardiana del compas del tiempo; Ratzor fue detenido por el dios Humano cuando trataba de activar el compas para hacer de la raza Rakirea la raza dominante durante toda la eternidad, durante el combate el compas fue dividido en cuatro trozos y Ratzor fue finalmente derrotado y aunque logró huir nunca más se supo de él; los demás Rakireas al quedar sin líder perdieron su voluntad de luchar y con esto su poder) se nos unieron, era un gran éxodo.

 

Al mirar a mis camaradas, no sé porque brilla en sus ojos una chispa de esperanza, bueno la verdad es que es mejor creer en algo que vivir temerosos de recibir la muerte en cualquier sitio.  Empezamos siendo solo un puñado pero a medida que avanzábamos se nos unieron miles y no solo Rakireas, muchas otras razas se nos unieron, elfos, orcos, hombres bestias, gnomos quienes eran esclavos principalmente, gracias a nuestro número creciente, muchas razas no nos atacaron, creo que en el fondo son unos cobardes.  Todos me seguían y obedecían mis órdenes y en poco tiempo empezaron a llamarme lord; por esto, para evitar problemas y trabajo permití que los líderes de cada uno de los grupos que se nos unieron comandaran su propia gente, eso sí, se debían cumplir ciertas reglas, la principal no se permite matarnos  entre nosotros mismos sin importar el asunto ya que si es duro ser asesinado por deporte por otras razas peor es hacerlo entre nosotros mismos, en el caso de un asunto de fuerza mayor se reúnen los ancianos y entre todos se haya la solución.  No es que sea pacifista, es que si somos más será más fácil llegar a nuestro destino, además no me importa matar o morir si con esto puedo salvar a mi familia, a mi raza.

Cada líder de grupo escogió entre los suyos a quien tuviese una habilidad especial para transmitirla a los demás generándose múltiples divisiones, de medicina, de caza, de arquería, de cocina, de magia, de artesanía, de armas y armaduras, de logística, de guerreros, en si se buscaba que todos estuviesen en algún grupo, algo como el que no trabaja no come, lo que más me sorprendió fue lo fácil que todos se adaptaron y el espíritu que colocaban en lo que hacían como si en ello dependiera sus vidas.

 

Mi esposa se encargó de la enseñanza de los principios de curación y los secretos de la arquería, siendo una alta elfo es un honor que me aceptara como su pareja, un Rakirea común.  Pronto los más jóvenes aprendieron magia básica, la única que logré perfeccionar fue la de reforzamiento y aumento de poder y nuestros arqueros adquirieron tal habilidad que podían acertar un blanco hasta a 800 metros de distancia y si usaban técnicas de reforzamiento podían atravesar rocas con flechas normales.

 

Los cazadores iban a la delantera  atrapando monstruos que nos servían de alimento además de proveernos de materiales para la fabricación de todo tipo de utensilios desde armas (garras, colmillos, huesos, glándulas venenosas) armaduras (piel, escamas, caparazones, huesos) ropas, implementos de cocina, herramientas de trabajo entre todo, prácticamente nada se desperdiciaba.

Por mi parte, mi entrenamiento era con la vanguardia y los diferentes líderes; cada vez nos volvíamos más fuertes, recuperábamos poco a poco el orgullo de nuestra raza, la voluntad del guerrero y la piel de acero.

Cuando llevábamos la mitad del camino y la luna de sangre se encontraba en su mayor fulgor, se realizó una ceremonia sagrada para invocar la bendición de nuestros antepasados, los ancianos formaron una estrella de cinco puntas con un circulo en su interior donde me senté al lado de mi esposa Anali, el viento se hizo cada vez más lento y en un instante todo se transformó en silencio, una sombra prominente se me acerco y colocando su mano en mi hombro dijo: – llevas una gran carga entre tus hombros hijo mío, soy el padre de los Rakireas, uno de mis hijos traiciono a los cielos por eso tu carga es aún más pesada, eres el ultimo del linaje de raza, el más puro de los Rakireas, tu destino es gobernar y proteger, tienes mi bendición y la lealtad de toda nuestra raza, te acompañaremos por siempre en la decisión que tomes nuevo líder Rakirea…

El tiempo siguió su rumbo y mi piel empezó a brillar tomando una tonalidad plateada, el símbolo de la realeza de la raza Rakirea, todos se arrodillaron alrededor nuestro.  Anali también adquirió una tonalidad plateada aunque un poco más clara que la mía, era obvio que había sido reconocida por los ancestros como mi Reina, mi compañera de vida.

Seguimos nuestro camino sin mayor percance y un mes después cuando la luna negra se encontraba presente llegamos a la ciénaga de la muerte.  Un sonido de ultratumba se escuchó en toda la ciénaga – Quien es su representante, acercaos –

Caminé hacia un grupo de rocas que empezó a apilarse. – Puedo ver tus deseos, ¿pero crees que puedes formar parte de mis sirvientes?, te pondré a prueba –

Un gran ejército de esqueletos de múltiples razas se formó alrededor de las rocas, esqueletos fuertemente armados de humanos, enanos, elfos, semibestias, gigantes y algunos hombres dragón eran alrededor de 1000 de ellos.

Mis compañeros guerreros y arqueros trataron de acercarse pero un gran muro de luz se formó; lanzaron sus flechas con reforzamiento al igual que diversas magias de ataque pero no lograron hacerle ni un rasguño.

-tienes hasta que tu mujer dé a luz – dijo el guardian Andux.

Analí profirió un grito de dolor, estaba comenzando su actividad de parto, varias mujeres Rakireas la llevaron a una tienda.

Reforcé mi cuerpo y mi poder con magia, no había tiempo que perder, con mis garras atacaba lo más rápido que podía, abandone la defensa por el ataque, recibí innumerables heridas pero no importaba, mientras tuviera un halito de vida seguiría luchando por mi familia, por mi raza, no importara que mi cuerpo gritara por el sobreesfuerzo que mis garras se sintieran pesadas como plomo, debía seguir luchando, luchando por el deseo de todos, por la libertad…

Los esqueletos reducían rápidamente sus números y al eliminar el ultimo una gran sombra emergió, era el guardián mismo un gigante de tres metros de altura con dos grandes espadas de aura negra, un casco con dos cuernos y una larga cola con varias púas, tome las espadas de un guerrero dragón  y me abalance sobre el guardián, – demasiado lento – escuche a mis espaldas mientras recibía un poderoso puntapié que me lanzo varios metros, aunque llevara reforzamiento mágico, el impacto fue demasiado doloroso, decidí atacar sus pies para disminuir su movilidad y velocidad utilizando todo el poder que me quedaba, el gigante ni se preocupó por esquivar, recibió el impacto de lleno sin defenderse pero no genere ni un solo rasguño, por el contrario mis brazos se entumecieron por el impacto y mis garras quedaron destrozadas.  Fui agarrado del cuello por una de las manos del guardián y con la otra tomo una espada.  En ese momento se escuchó el llanto de un niño y una voz que grito – detente Andux –

– Parece que cumpliste la prueba – un cristal de múltiples colores flotaba alrededor del gigante que se encontraba arrodillado. – me gusta tu determinación líder Rakirea, no eres tan fuerte como Ratzor, pero para mis planes es suficiente, le propongo un trato… si en realidad quieres liberar a tu pueblo, desde ahora serás mi cuerpo, te transformaras en el dragón oscuro Rakirea y todo tu pueblo serán una nueva raza de hombres dragón, por cierto tu hijo será entrenado por mi mejor guerrero Andux, sus verdaderos poderes serán sellados hasta que logre transcender la séptima puerta de su alma y dime ¿Qué decides?-…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s