Kuro no Maou: Capítulo 43

Se supone que lo debía subir ayer pero… se me olvido xD

Ya que se le va a hacer jeje, lo único que puedo decir es…

Disfruten!!!


Capítulo 43 – Ángel asesino de Dragón

 

–Esto es.

Liuchrome al mando de la batalla instintivamente.

A pesar de que la primera línea aún no estuviera al borde del colapso, Liuchrome ya había recibido informes de que muchas formaciones cuadradas habían sido destruidas.

Hasta ahora, antes de que una formación cuadrada fuera destruida, Liuchrome enviaba soldados de la reserva que estaban a la espera en la retaguardia para evitar que pasaran. Pero ahora incluso la reserva ha sido vaciada. Sólo la unidad de caballería pesada requerida en la “ofensiva final” le quedó.

Liuchrome no era lo suficientemente estúpido para enviar al azar a la caballería. Si fuera para el asalto lo habría considerado, pero era la defensa. Utilizar la caballería en la retirada era básicamente usar las tropas en exactamente lo contrario de su fuerte real.

La caballería pesada que está revestida de armadura de placas, es una tropa extremadamente poderosa. Encima de ello, eran la elite de los Caballeros del Templo. Su capacidad no se dudaba.

Pero, el punto más fuerte de caballería es su movilidad y ofensiva. Por ejemplo, cuando el oponente se encuentra en una posición desventajosa, si tienen que interceptar una carga (Ball: entiéndase carga por una avanzada de topas cargando hacia el enemigo) desde el flanco por la caballería, así, el enemigo quedaría definitivamente sacrificado. Básicamente, si uno utiliza caballería con sincronización precisa, se puede lograr la victoria al instante.

Pero, si en su lugar el momento esta desorganizado, las pérdidas no serán risibles.

Y si son destruidos una vez, no tienen ninguna reserva para ellos tampoco.

Los caballos se utilizan junto con sus armaduras, en comparación a un soldado, el coste y el tiempo de levantar a uno no puede estar incluso en comparación con los demás.

Tampoco son útiles sólo en determinadas situaciones, pero también son demasiado valiosos para utilizarlos temerariamente.

Por lo tanto, cada famoso comandante en la historia del continente de Arc leyó el flujo del campo de batalla en primer lugar y, a continuación, utilizo esas tropas para mostrar su fuerza máxima.

Liuchrome no era tan talentoso como los famosos comandantes, pero él sabía que la finalidad del uso de cada una de las tropas, y no perdió calma cuando se enfrentó con una situación desventajosa.

Su aspecto externo era ciertamente único, pero en su interior era racional, y alguien que podría tomar decisiones con calma y confiables. Es por ello que Ars lo escogió de entre todos sus subordinados porque creía que Liuchrome podía ofrecer el resultado deseado.

Y ahora, Liuchrome se dio cuenta más rápido que cualquier otra persona que si el flujo de corriente continua así, los cruzados serían definitivamente aniquilados.

Por lo tanto, antes de que tenga que enfrentar la peor situación, decidió que sería mejor retirarse por el momento.

Pedir a los Cruzados, que están aquí para cumplir la voluntad de dios, no era una tarea fácil para un mediocre comandante en absoluto.

No se puede dar marcha atrás, ninguno tenía planes, por lo tanto no hay ninguna opción, pero el sacrificio de los Cruzados mientras que se desea a Dios por un milagro. Un mediocre comandante podría tomar sólo la acción anterior.

Y, luego, Dios dará un milagro para un tonto con un corazón lleno de compasión; Liuchrome entiende que esa cosa que nunca sucedería.

Un milagro es un milagro porque no está pensado que ocurrirá. En función de esas cosas, era lo mismo que aceptar derrota desde el inicio, Liuchrome pensaba así desde el fondo de su corazón. Esta es la razón por la que los que llevan a un ejército a la victoria eran nada más y nada menos que a los humanos que estaban luchando.

Y en esa posición en la que estaban a punto de perder, era su deber el salvar tantas vidas como fuera posible. Liuchrome estaba a punto de ordenar la retirada, en este mismo momento.

* GUOOOOOOOO * —–

Con un rugido capaz de agitar los cielos, un gigantesco objeto negro descendió de los cielos.

Se estrelló directamente cerca de las líneas del frente en donde los dos ejércitos estaban enfrentados.

En este momento ambos ejércitos detuvieron sus manos y rápidamente corrieron en todas direcciones con el fin de salvarse a sí mismos.

Lo que finalmente se estrelló en la colina Goldran que ya estaba pintada con sangre.

Se trata de la identidad que era conocido por cada uno aquí, pero ellos no se dieron cuenta hasta que realmente había caído en el suelo.

Era un gigante dragón negro.

Las alas que podrían crear una tormenta con sólo aletearlas fueron hechas pedazos, los pies que hicieron la tierra temblar y las manos que tenían garras que podrían cortar todo han sido completamente separadas del cuerpo e increíbles heridas podían verse.

La cola que era como el muro de un castillo también ha sido cortada y no se puede encontrar por ninguna parte, el cuerpo como como cuerpo está lleno de lugares donde las escamas han sido destruidas o arrancadas, y todo el cuerpo estaba cubierto de manchas de sangre.

Y el fuego ardiente de sus ojos tenía menos brillo que un desgastado ruby. Cada uno allí entendió que la vida de este gran cuerpo se estaba acabando.

La cosa que había caído del cielo no es otra cosa que el cadáver del Rey Dragón Gaevinal.

Nadie noto que en frente del cuerpo de este gigantesco rey dragón, una sola sombra estaba allí.

La lanza que había penetrado profundamente en la frente, y quien la sostuvo era una niña con un traje manchado de sangre.

Se había convertido en algo tan rojo oscuro que no se sabía si era debido a chorros de sangre o debido a su propia sangre. Su hermosa cabellera plateada fue cubierta también de rojo y había perdido su esplendor original. No tenía su brazo derecho y tal vez porque su ojo derecho había sido aplastado, se cerró como lágrimas de sangre fluyendo hacia abajo.

Pero ella estaba claramente pie mientras pegaba la lanza en el cadáver del Rey Dragón. El ojo izquierdo abierto mantuvo un brillante color rojo y demostró que aún estaba viva.

La muchacha era Sariel.

Cada uno de los que lucharon aquí fueron testigos del nacimiento de la leyenda de un humano que derroto a un dragón frente de ellos.

“E-Es un Ángel.”

Alguien murmuro.

“El Ángel derrotó al dragón.”

Ángel, había diversas explicaciones acerca de su identidad, pero las palabras que se habían planteado aquí era la creencia común de todos aquí.

“Aah, qué hermoso.”

Bañada con sangre y vísceras, habiendo perdido el brazo derecho y el ojo derecho, y aun así, la figura de la chica sosteniendo firmemente la lanza en sus manos era para cada soldado de los Cruzados, la cosa más hermosa que habían visto nunca.

Una escena tan vívida, que nunca olvidarían jamás en toda su vida.

Pero, en el caso del ejército de Daidalos lo que hizo la chica, por lo menos, no era lo mismo que para los cruzados.

Sariel derrotado a Gaevinal, ese increíblemente increíble hecho fue entendido por todos y cada uno en la colina Goldran.

Pero la sensación de que tenían en sus corazones no era la emoción de poder ver una leyenda, si no que era el choque de la muerte del incomparable dragón.

En cualquier caso, era lo suficientemente grande como para que todos ellos olvidan el moverse.

Y uno de los que se recuperaron más rápido entre ellos fue Liuchrome.

Ante la mirada estupefacta de los subordinados ahí de pie, levantó su voz y proclamado así.

“¡He aquí! ¡El gran 7° Apóstol Su Excelencia Sariel ha matado malvado Rey Dragón! ¡Ahora es el momento, cuando podremos aniquilar el malvado ejército de demonios! ¡¡Todas las tropas ataquen!!”

La orden de atacar de Liuchrome claramente ha resonado. Seguros de su victoria, los cruzados recogieron sus armas, gritaron, y cargaron. Se enfrentaron al ejército de Daidalos que había perdido por completo su espíritu de lucha frente a la realidad de que el insuperable Rey Dragón había sido asesinado.

“Date prisa, rescate a Su Excelencia Sariel. También, dé la orden a la primera unidad de caballería pesada que ataque—.”

Por fin el momento de invertir había llegado. Este fue el único momento en el que su menos numerado ejército podría aniquilar al fuerte ejército de Daidalos. Con esto en mente, Liuchrome rápidamente dio órdenes una tras otra.

Actualmente, la diferencia entre el número de soldados entre los dos ejércitos de la colina Goldran, en comparación con el inicio, estaba en la misma proporción. De hecho, debido al mantenimiento de las formaciones, los cruzados estaban en una situación de desventaja.

A pesar de que el enemigo había perdido su comandante, si al instante respondieran con un contraataque, se convertirá en una batalla de desgaste y, al final, los cruzados se perderían.

Pero, en este momento, se trata de una situación en la que diferencia de moral decidirá el resultado.

Los cruzados que estaban a punto de perder su línea de frente, recuperaron su espíritu y la confianza en la victoria con el logro de Sariel, y lanzó un contraataque.

Y a lo que Liuchrome estaba apuntando era a la realización de la táctica, conocida en el período de los estados en guerra como [Norikiri]. (Ingles: Norikiri es una táctica de unidades de cinco a diez jinetes que cabalgan hacia el enemigo para provocar confusión)

Lanzando la caballería contra el agitado enemigo, se trataba de una maniobra destinada a destruirlos rápidamente, la más fácil de usar, así como la táctica más confiable.

Y este era el único momento en que el tan esperado [Norikiri] podría ser utilizado.

Frente a esto, el ejército de Daidalos que no había podido recuperar su espíritu de lucha había caído en la confusión.

El Perder a su Rey, ya sea para luchar, correr, o retirarse, eran incapaces de tomar alguna de esas decisiones mientras se enfrentaban a los cruzados que se encontraban en su mejor forma.

Y por último, la tropa de caballería pesada de plata que había recibido el apoyo de mejora de los magos, comenzaron su avance para decidir el resultado de esta batalla.

En la parte frontal del ejército blanco, incapaces de hacer nada más que individualmente intentar defenderse, la suerte del ejército de Daidalos se había decidido.

Esta batalla que luego sería conocida como la Batalla de Goldran, terminó con la gran victoria de los cruzados.

Tres días más tarde, durante el 10° día del mes de Enrai (Trueno Distante), los Cruzados capturaron completamente la capital de Daidalos.

7 pensamientos en “Kuro no Maou: Capítulo 43

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s