Guerreros del olvido: Capítulo 1

Aquí comienza una nueva novela!! esta vez es una novela original de un nuevo entusiasta que se esta adentrando en este mundo, ¡el es Etmakur!

Espero les guste este capítulo, que aunque es corto, deja con ese gustito el cual nos deja con ganas de más.

Disfruten!!!

PD: ahora yo me vuelvo a estudiar y hacer trabajos T.T


 

Capítulo 1

“Dame un nuevo corazón señor, un corazón fuerte para luchar, un corazón valiente para darlo todo por mis sueños.”

Siempre me he sentido atraído por este lugar, la oscuridad es más profunda,  pero cuando dejas que esa densidad se desvanezca, se siente algo que arde por dentro pero no es el sentimiento de odio o rabia, es algo diferente, una emoción mejor que cuando se logra la victoria o la venganza, un vivir que embriaga y da paz; todo desaparece por un instante  y el vacío cubre todo, la oscuridad se desvanece y por un momento se puede ver algo diferente, un mundo nuevo y atrayente, un mundo de luz.  He escuchado miles de leyendas acerca de este mundo; un sitio donde no impera la ley del más fuerte, matar o morir; un sitio donde no es necesario estar alerta, un sitio donde no tienes que luchar.

He sido guerrero de miles de batallas y aunque he logrado muchas victorias algo me falta, nunca me he sentido satisfecho y siempre que termino con uno de mis enemigos siento su vida, vivo sus recuerdos y eso es algo que no me agrada, pero no puedo dejar de luchar, es algo que fluye en mi sangre, es mi razón de ser.

En nuestra raza tenemos varias reglas inquebrantables, algunas de ellas son que nunca podemos negarnos a una pelea,  si la pelea es muy reñida el vencedor debe cumplirle una voluntad al vencido  y somos dueños de lo que vencemos por lo que al vencer a alguien obtenemos derecho hasta de su vida, por esto he obtenido infinidad de esclavos, pero existe una vida que tomé sin querer y aun me atormenta.

Recuerdo el campo de batalla, era un guerrero sin comparación, ante sus movimientos la tierra temblaba, sus ojos inundados de fuego quemaban la razón por lo que muchos terminaban huyendo y sus manos y piernas eran tan rápidas que retaban el mismo aire. Luche con él por varios días, nunca había tenido un oponente tan formidable y me divertí como nunca, tanto que ya no me importaba el premio ni mi propia existencia, solo quería seguir luchando con todas mis fuerzas, quería honrar al guerrero que tenía al frente, así que emplee todo mi espíritu en un último ataque que como supuse fue esquivado, pero en el último instante lo recibió de lleno con los brazos extendidos, agradeciéndome con una sonrisa por la pelea.  No quería que desapareciera, solo quería volver a pelear con él; me le acerque y dijo:

  • -he decidido ser tu esclavo pero antes de esto debes honrar el pacto del vencido, como guerrero debes de cumplir mi última voluntad, en mi aldea existen unas virtuosas doncellas que han consagrado sus existencias al servicio del dios de la vida, pero nuestro regente ha considerado hacer suya a una de ellas y al ser rechazado decidió vengarse por lo que la tomo prisionera y sacrificara a las demás doncellas la próxima luna llena, entre ellas mi hija, deseo que las rescates ya que no puedo enfrentarme directamente con mi señor por mi juramento de lealtad – y mientras hablaba mis ojos se nublaron y caí en un profundo sueño…

 

 

En el campo de Batalla.

De entre las sombras surge la figura de una nereida que se acerca lentamente a los guerreros, en su mano derecha brilla una luz rojiza.

  • -Peleaste muy bien Nachary, en realidad haces honor a tu título, perdona por haberte obligado a esta pelea pero era necesario, espero lo entiendas, aunque no creí que tu contrincante cayera tan fácilmente en un hechizo de sueño.

Nachary se inclina respetuosamente.

  • -Es para mí un honor cumplir sus órdenes. Lady Ketany, Quisiera pedirle un deseo egoísta si me permite decirlo.
  • -Claro, claro dime lo que quieras – dice Ketany con una sonrisa.
  • -Este guerrero tiene mucho potencial, deseo entregarle mi título y ser su tutor si usted me lo autoriza – dice Nachary.
  • -Sabes lo que eso implica – responde ketany pensativa.
  • -Así es Lady Ketany.

 

 

En las cercanías de la ciudad de Leviatan.

Un carruaje tirado por tres poderosos caballos se detiene, nachary desciende del carruaje y llevando su mano al pecho dice.

Ledy Ketany hemos llegado a la ciudad de leviatan, me retiro en espera de su señal, por favor tenga cuidado y rescate a mi hija.  Diciendo esto nachary se desvaneció en el aire.

Ketany sonríe de oreja a oreja, – Siiiii, por fin solos, no sabes cuánto tiempo te he esperado mi querido amo-  Luego pronunciando varios hechizos curo las heridas del guerrero, cambio sus ropas y por ultimo retiro el hechizo de sueño.

 

 

Al despertar, mis heridas estaban curadas, vestía finas ropas y me encontraba a la entrada de una inmensa ciudad, la ciudad de leviatán…

Mis pensamientos estaban desordenados, lo último que recordaba era mi pelea, luego un profundo sueño, mire a mí alrededor y había una hermosa nereida con una amigable sonrisa.

  • -Buen día amo, espero su viaje haya sido de su agrado, nos sentimos muy honrados de su presencia, permítame presentarme soy …

Unas poderosas trompetas tronaron a lo lejos y todo el mundo entro a la ciudad.

  • -Debemos entrar, el señor leviatán se presentara en la sala publica, creo que va a anunciar algo importante.

Nos bajamos del carruaje, en medio de la ciudad, mi mente se encontraba un poco confundida, ¿Qué estoy haciendo aquí?, ¿cómo llegue?, ¿Quién es mi acompañante?, ¿Porque me llama amo? y ¿Porque siendo un espíritu marino tiene su cabellera rojiza?

  • -Pensé que los espíritus marinos solo tenían el cabello oscuro – dije.
  • -Y yo creía que los guerreros no tenían en su cabeza algo más que solo luchar – sonrió la nereida – no te preocupes, pronto responderé todas tus dudas amo, pero primero debemos ver a Leviatan, espero que no se haya enterado.

 

En medio de nuestra conversación Fuimos interrumpidos por unos mercaderes, que se quedaron mirándonos atónicos, luego de retirarnos escuche como decían:

  • -no puedo creer que sea él, es imposible…
  • -Claro que no tonto, aún es muy pronto para que llegue a la ciudad, pero deberíamos retirarnos a otro sitio, mientras las doncellas del templo de la vida estén prisioneras no podremos hacer buenos negocios – respondió otro comerciante.

 

La ciudad estaba forjada en un valle rodeado de montañas, sus muros la cercaban de manera circular, solo una entrada, solo una salida, miles de guardias se encontraban en todo el camino y su número aumentaba a medida que nos acercábamos al castillo, la morada de leviatán, el gran dragón marino.

  • -Como es que vives en la superficie, sé que eres una nereida por tu piel azul y tus escamas plateadas.
  • -Si te gustan – contesto la nereida sonrojándose – no sabía cómo organizarme para la ocasión, nos encontramos en terreno sagrado gracias a las sacerdotisas del templo de la vida por lo que todos los seres pueden vivir en estas tierras sin importar si son terrestres, acuáticos, ígneos, aéreos o etericos, todos conviven aquí como si fuera su propio territorio.

Llegamos  al castillo de leviatán, sus muros estaban forjados de escamas de los anteriores leviatán, se decía que cada una de ellas posee tanto poder que podrían cortar hasta las dimensiones.  En su interior magníficamente decorado se encontraban cuadros de guerras pasadas, de la primera guerra de los cielos, de criaturas que nunca había visto ni imaginado en mi vida y había un cuadro de ella, la 109° raza, la raza de los olvidados, el tabú de los dioses…

Nos sentamos en una sala circular, había infinidad de seres, algunos de ellos se veían formidables oponentes, mi sangre de guerrero hervía de la emoción, valdría la pena todo esto que no entendía por el placer de una buena lucha.

Él entró, imponente entre los dragones, su poder era abrumador, era una presión que oprimía todos los nervios, quería luchar, muchos salieron de la sala al no resistir su aura, luego él sonrió.

  • -Ya están aquí los que deben estar, si pudieron resistir mi aura casi en su nivel mínimo, son dignos de escuchar mis palabras. Sé que muchos de ustedes han escuchado de la traición de bahamut, él se ha enfrentado a mi poder solo porque quiero a su hija como mi esposa, deseo generar la raza de los dragones definitiva y esta es una oportunidad única.

Luchar, Luchar, deseo Luchar, mi sangre de guerrero ardía como nunca, ningún oponente había generado tanta emoción en mi ser, bueno a excepción de mi anterior contrincante, me levante por mi instinto y al tratar de moverme vi como la nereida encadenaba mis pies con un muro de agua.

  • -Detente amo, ese es un contrincante que aún no puedes vencer, espera un poco más, debemos saber qué es lo que quiere.

Su agua mágica fue calmando mi ímpetu y poco a poco me fui calmando, sé que no puedo vencerlo pero sé que no tendré otra oportunidad así.

  • -Y es por eso que tengo cautivas a la sacerdotisas del templo de la vida, por tanto solo hay una opción para solucionar esto, si nos enfrentamos directamente nuestro poder podría acabar con todos los mundos, así que hemos tomado una decisión, cada uno de nosotros escogerá un guerrero que lo represente, bahamut ya ha escogido uno y pronto llegara a nuestra ciudad, deseo escoger al más fuerte entre los míos para que reciba mi bendición y pelee por mi causa y sé que ese alguien está aquí, el vencedor lo tendrá todo, el respeto de los dragones, mi bendición que aumentara grandemente sus habilidades, además el prestigio de competir por el título de guerrero dragón y un deseo sin restricción, así que quien quiere enfrentar mi prueba y ser el elegido…

7 pensamientos en “Guerreros del olvido: Capítulo 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s